| 12/15/2010 8:00:00 AM

Sígale la pista

La firma Deloitte hizo un estudio sobre las principales tendencias energéticas en 2011.

El año entrante será movido en materia energética. No solo porque los precios del petróleo se mantendrán en niveles altos -entre US$80 y US$90 el barril-, sino porque el mundo entero será testigo de una serie de movidas en esta industria que cambiarán el curso de los negocios. La consultora Deloitte se dio a la tarea de hacer un estudio para seguirles la pista y estos son sus principales hallazgos.

Sigue la ola de fusiones

En 2011, las fusiones y adquisiciones estarán a la orden del día en los mercados emergentes, especialmente, en compañías de Rusia, Corea del Sur, Brasil y Malasia. Las operaciones en estas regiones representan ya el 30% de las actividades globales de este tipo, particularmente en los sectores de gas y petróleo. .

Las refinerías se mudan a oriente

El aumento en la demanda de productos refinados durante 2010 ha dado nuevo vigor a refinerías del mundo entero. En 2009, cinco nuevas refinerías entraron en producción, todas ellas en la región del Medio Oriente y Asia. En consecuencia, la capacidad de refinación del continente asiático se incrementó en más de un millón de barriles diarios durante dicho año, superando los aumentos reportados en Norteamérica de 393,000 barriles diarios. Entre 2011 y 2015, la capacidad de refinación de Asia se elevará otros 2,75 millones de barriles diarios. El gran cambio en el equilibrio continental del sector de refinerías petroleras es ya un hecho.

Despega la energía nuclear

Según el estudio de la consultora, que clasifica a la energía nuclear como una de las más limpias y confiables fuentes de energía disponibles, distintos países -incluidos los grandes productores de petróleo- tienen en su agenda el desarrollo de este tipo de energía. Sin embargo, deberán sortear el dilema que representa la carencia de talentos para potenciar el modelo.

El sol toma protagonismo

A partir de 2011, las tecnologías de energía solar comenzarán a migrar desde las instalaciones industriales hacia el segmento de las pequeñas empresas y los consumidores residenciales. La velocidad a la cual se lleve a cabo está transición dependerá de la celeridad con que las tecnologías de energía solar alcancen un punto de equilibrio en costos.

Sube el valor del agua

El agua es, hoy por hoy, el común denominador de todas las clases de energía disponibles: hidroeléctrica, nuclear, bio-etanol, carbón y gasolina. Las consideraciones sobre sostenibilidad se están convirtiendo no solo en elementos clave en la toma de decisiones de negocios, sino en factores decisivos para determinar la competitividad de las empresas. La administración del agua durante el ciclo de vida de los combustibles adquirirá cada vez más importancia.

Más tecnología de vanguardia

El desarrollo de nuevas tecnologías es vital para aquellas compañías que desean mantener la supremacía. Las firmas petroleras y gasíferas empiezan a mostrar una mayor interrelación con los proveedores de tecnología para apalancar desarrollos. Por ejemplo, Hewlett-Packard y Royal Dutch Shell unieron fuerzas para desplegar un sistema que permite medir reservas subterráneas.

El año de los vehículos eléctricos

La transición hacia la adopción masiva de vehículos eléctricos ya está en curso. Durante los últimos años, varios híbridos de uso comercial, potenciados simultáneamente por baterías y combustible, han entrado al mercado general. Toyota, Honda, Nissan, Ford y General Motors cuentan actualmente con modelos de gama popular en el mercado y las automotrices esperan que esta tendencia se mantenga. La industria del transporte está ad portas de experimentar una transformación de gran magnitud.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?