| 9/26/2008 12:00:00 AM

Siemens se la juega por Colombia

La multinacional alemana construye en el país una de las plantas industriales más modernas del continente para ampliar su participación en el mercado energético regional.

Las obras marchan a buen ritmo. Se trata del nuevo centro de producción que construye Siemens en Tenjo (Cundinamarca), donde se invertirán unos US$100 millones. Se espera que en enero de 2009 ya esté en operación la planta industrial que abarcará unos 40.200 m2 y que ya obtuvo el reconocimiento como zona franca permanente. Allí se fabricarán transformadores de energía de distribución y de potencia, motores monofásicos y trifásicos y el ensamblaje de tableros de control, de mando, de maniobra y distribución de corriente de baja, media y alta tensión.

Además de la fabricación de estos elementos, en el complejo -que llevará la razón social de Siemens Factoring- también se desarrollará software y audífonos para quienes padecen problemas auditivos.

Con la inversión prevista, la división industrial de Siemens registrará en el país un incremento de capacidad del 20%, con el cual la casa matriz espera fortalecer su presencia en otros mercados de la región austral como Chile y Argentina, así como en el de Estados Unidos y Centroamérica.

En lo que tiene que ver con la fabricación de transformadores y subestaciones móviles, el incremento de capacidad ascenderá al 44%, así la compañía se consolidará como una de la líderes en la región andina. De esta manera también buscará incrementar su participación en el mercado de Estados Unidos, a donde se dirige actualmente el 21% del volumen total de producción de esta clase de equipos hechos en Colombia.

A su vez, la fabricación de tableros de mando, de protección y de celdas para instalaciones de maniobra y distribución de energía estará enfocada a penetrar los mercados de Centroamérica.

Heinz Consul, el presidente de Siemens Colombia y Región Austral Andina, explica que el país se convirtió en la principal base fabril para la operación de la compañía en la región, motivo por el cual desde Bogotá se manejan todos los negocios latinoamericanos, excluyendo a Brasil. "Tenemos empresas hermanas en Perú, Ecuador y Bolivia. Este grupo de países ha crecido mucho, por lo cual en los últimos cuatro años triplicamos la facturación. En estos momentos tenemos pedidos por 1.100 millones de euros. Y desde hace unos meses también nos encargaron los mercados de Argentina y Chile", sostiene el empresario.

Adicionalmente, varias circunstancias han hecho que la demanda de transformadores de distribución y potencia se haya disparado en los Estados Unidos. Según Henz, en los últimos años se ha invertido mucho en la modernización de sus redes locales, las cuales trabajan con tecnologías del siglo pasado. Aún así, en este país no existe todavía una red integral de generación y distribución, lo que hace necesaria la inversión en distintos tipo de equipos como transformadores, autotransformadores y subestaciones móviles, señala.

Además, los huracanes y la integración energética con Canadá y Centroamérica generan una gran demanda en la sustitución de tecnologías. "De vez en cuando vienen olas de inversión y la actual lleva ya varios años. Por ejemplo, Venezuela está invirtiendo mucho en la modernización de sus redes, lo mismo en el caso colombiano. Estos proyectos indican crecimiento de las economías. Nosotros trabajamos en un mercado muy fácil de pronosticar porque el consumo de electricidad tiene una relación directa con dicho crecimiento económico. Si este va bien, a nosotros también nos va bien", señala Henz.

De hecho, los mercados de electricidad en Latinoamérica se encuentran en procesos de reestructuración, privatización y liberalización del sector, donde países como Argentina, Chile, Salvador y Colombia han incorporado competencia en sus mercados y han dado libertad de negociación de tarifas a usuarios con determinados límites mínimos de consumos. Otros han iniciado procesos similares.

Estas son algunas de las consideraciones que fueron tenidas en cuenta por la multinacional alemana para construir Siemens Manufacturing, que inicialmente nació como un proyecto de ampliación de las fábricas que tiene la compañía en el sector de Puente Aranda, en Bogotá, y que hoy están al tope de su producción. Pero después la iniciativa fue creciendo hasta convertirse en una de las plantas industriales de este sector más grandes de Latinoamérica. Poco a poco el proyecto fue cogiendo más velocidad y empuje hasta alcanzar un nivel de inversión muy importante, enfocado principalmente a la exportación, que coincidió con el nuevo régimen de zonas francas, lo que los motivó aún más a construir la planta con las dimensiones actuales.

En la planta de Tenjo está prevista la implementación de tecnología de punta, similar a la utilizada en las más modernas fábricas europeas de Siemens. De esta manera se planea estar a la altura de los más importantes avances y desarrollos de última generación en la producción de transformadores, motores eléctricos, tableros, ventiladores industriales y audífonos.

Para los fabricantes de equipos para el sector eléctrico, Suramérica representa un mercado similar al que está generando China con su desarrollo acelerado. Sin embargo, para empresas como Siemens, en esta parte cuentan con una participación que oscila entre el 15% y el 20%, lo que no sucede en el país asiático donde todos quieren una tajada del negocio. "Por eso no nos duele invertir en Colombia", sostiene Consul.

Cuenta el empresario alemán que al principio se pensó en construir las fábricas en la Costa, muy cerca de los puertos, para ahorrarse los costos de traer primero la materia prima hasta Bogotá y luego llevar de vuelta a los puertos equipos que pesan unas 200 toneladas. Pero para la fabricación de este tipo de maquinaria se requiere de un grado importante de calificación, recurso humano que no está muy disponible en ciudades como Cartagena o Barraquilla. "La capacitación y el entrenamiento nos quitarían mucho tiempo. En Bogotá tenemos la gente capacitada que necesitamos y, con el ahorro que nos ganamos operando como zona franca, compensamos los costos adicionales que nos genera la operación en Bogotá".

Otro nicho importante que está desarrollando la compañía y que tendrá su capítulo aparte en la nueva planta de Tenjo, es la fabricación de elementos para audiología. Se trata de audífonos que se fabrican en moldes hechos a la medida del usuario que padece problemas auditivos. El ensamblaje se logra con partes que llegan de Singapur y de Estados Unidos, y que son desarrolladas con tecnología de punta. Ser usuarios de zona franca permitirá minimizar costos en la producción de estos productos y articular una sola operación en toda Latinoamérica, para ser más competitivos en el mercado regional.

Siemens Colombia ha sido referente para las filiales de la compañía en los 170 países en donde está presente. La integración que se llevó a cabo con Venezuela para enfrentar los procesos de la globalización y disminuir costos, ha sido tomada como modelo para los futuros procesos integracionistas en otras partes del mundo. Ahora, con esta nueva planta, todos los ojos de la organización están puestos en Colombia, país que se ha convertido en el centro de las operaciones y los negocios de Siemens en Latinoamérica y desde donde proyectará, con esta moderna planta, su más reciente crecimiento en los mercados energéticos de la región.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?