| 11/1/1994 12:00:00 AM

Seguro, mi vida

Los seguros de vida de compañías extranjeras tienen gran demanda, a pesar de no estar aprobados por la Superbancaria. Piénselo bien antes de tomar una póliza.

En Colombia está prohibida la venta de seguros de vida de compañías que no estén establecidas en el país. Cualquier aseguradora del exterior que desee entrar a competir en el mercado nacional, debe constituir una sociedad y cumplir con los requisitos de adecuación patrimonial y solvencia que exige la Superintendencia Bancaria. Sin embargo, cada día crece en nuestro medio la oferta de pólizas de vida de compañías extranjeras. Citizen, Crown's Life, CMI, Lloyd's, Eagle Star, American Life, Sun Life y Westem son algunas de las aseguradoras que se destacan por el mercadeo exitoso que están haciendo de sus productos.

Si bien estas empresas no están establecidas formalmente en el país, muchos colombianos se arriesgan a adquirir sus pólizas porque pueden beneficiarse de servicios adicionales, como atractivos planes de ahorro que hasta hace poco no existían en el país. Esto sin contar la rentabilidad, la buena inversión y el respaldo.

Según un reciente estudio del Centro Colombiano para el Desarrollo de la industria del Seguro, Cideseg, las compañías extranjeras han venido trabajando sobre algunos puntos vulnerables del sector asegurador nacional. Entre éstos se destacan los altos niveles de regulación prevalecientes en el pasado y la limitada gama de servicios.

Las aseguradoras del exterior estipulan el valor asegurado en dólares o cualquier otra moneda fuerte, y ofrecen productos que combinan el seguro tradicional con alternativas de inversión. Según Gloria Amparo Higuera, directora del Cideseg, "estas pólizas han sido tradicionalmente llamativas por el rendimiento que ofrecen en pesos". Hasta hace pocos años la sola devaluación garantizaba a los compradores de estos seguros un crecimiento mínimo del valor asegurado de 20% anual. Hoy en día, la devaluación anual es de 2% y cualquier inversión en dólares hay que pensarla dos veces.

Pero a pesar de que han perdido atractivo por la reevaluación, y de que la oferta nacional se ha sofisticado, las ventas de pólizas extranjeras siguen en aumento. Aunque no hay estadísticas oficiales sobre este segmento del mercado, la encuesta de Cideseg muestra que el 16 por ciento de los asegurados tiene pólizas en moneda extranjera.

Hay que tener en cuenta que a pesar de que el mercado potencial es muy alto, apenas el 10 por ciento de la población susceptible de asegurarse está protegida. Y de éstos son los de mayor nivel socioeconómico los que prefieren adquirir su seguro con una firma extranjera.

Debido en parte a la confusión que surgió sobre la autorización que tenían las aseguradoras colombianas para emitir pólizas en dólares, la oferta nacional es todavía incipiente en este campo. Con la Ley 9 de 1991 se les abrió esta posibilidad, pero fue eliminada en 1992 por medio del Decreto 1284. El año pasado, después de una resolución de la junta del Emisor, la Superintendencia Bancaria dejó en claro que las empresas nacionales pueden expresar en dólares los valores asegurados.

El pago de las primas y las comisiones de intermediación, sin

embargo, deben efectuarse en pesos a la tasa de cambio representativa al momento de la suscripción del seguro. Algo similar sucede con el pago cíe los siniestros. Aunque el esquema resulta un poco complejo, ha dotado a las aseguradoras colombianas de una valiosa herramienta para enfrentar la competencia extranjera, que exige al cliente pagar sus primas en dólares. lo que muchas veces lo obliga a tener cuenta bancaria en el exterior. Hasta hace unos pocos años las aseguradoras colombianas ofrecían un seguro simple, sin opciones de capitalización. Según Fernando Téllez, gerente comercial ole Delima, la firma de corredores de seguros más grande del país, ahora eso está cambiando. "La mayoría de las compañías nacionales ha desarrollado recientemente productos mixtos de ahorro y protección, similares a las de las aseguradoras del exterior", indica Beatriz Villate, jefe de salud y vida de Suramericana. Las primas de ahorro se destinan a un fondo de inversión administrado por cada compañía y sus rendimientos son distribuidos entre los asegurados, de acuerdo con sus aportes. Según William Martínez, gerente de vida y capitalización de Colseguros, " la rentabilidad de estos fondos no está garantizada en el tiempo y depende, naturalmente, de cómo evolucione la economía".

Pero a diferencia de otras inversiones, la rentabilidad de los ahorros no es tan decisiva a la hora de cambiar de póliza. -Pasarse de una compañía a otra siguiendo los vaivenes del mercado no es fácil", indicó Reynaldo Ramírez, gerente de seguros personales y capitalización de Seguros Bolívar. "Un seguro de vida es, ante todo, un servicio financiero de largo plazo". Por esta razón es aconsejable comparar bien los distintos productos antes de decidirse a tomar una póliza.

Si bien es cierto que las compañías extranjeras manejan acertadamente el mayor respaldo financiero que ofrecen sus casas matrices, y sacan provecho de su tradición en la expedición de pólizas en monedas duras y la oferta de un atractivo portafolio, muestran algunas debilidades que son importantes de considerar. Desde un punto de vista practico, resulta difícil para los compradores evaluar la idoneidad de una compañía que no esta establecida en el territorio nacional, lo mismo que la del intermediario que la representa. Este es un aspecto crítico reconocido aun por los mismos colocadores de este tipo de seguros.

Tal vez la mayor ventaja que ofrecen las compañías nacionales es el servicio al cliente y, lo que es más importante, reciben una estricta vigilancia de la Superbancaria. En el evento de una apelación, es siempre más fácil acudir a las autoridades nacionales que a las del exterior.

Estas desventajas de las compañías extranjeras pueden obviarse cuando el intermediario suministra suficiente información sobre la aseguradora, la legislación existente en el territorio donde está ubicada la casa matriz y los procedimientos que hay que practicar para presentar una reclamación

Por eso, siempre hay que tener cuidado a la hora de escoger al intermediario. Esta precaución toma mayor importancia si la póliza es de una aseguradora extranjera. Tenga presente que una adecuada asesoría puede librar a sus familiares de una penosa situación económica en caso de que usted llego a faltarles. Pero una mala asesoría puede acarrearle grandes molestias, aun en vida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?