Seguridad, indispensable

| 11/29/2002 12:00:00 AM

Seguridad, indispensable

Las industrias del sector han ganado en productividad, pero el factor clave para desarrollar el turismo es la seguridad.

El número de pasajeros transportados hoy por las aerolíneas es el mismo de 1994, mientras que la industria hotelera no ha recuperado los niveles de ocupación de 1995. Estos dos datos reflejan la caída en la demanda que ha afectado al sector turismo en los últimos años, y que ha obligado a los distintos actores a ajustarse para sobrevivir a las nuevas condiciones del mercado.



Ante la caída en los márgenes, los hoteles han adoptado una política de reducción de costos con la instalación de tecnologías para ahorro de agua y de energía, y la mejora de su productividad. Hace cinco años, la hotelería generaba un empleo por cada habitación, ahora genera 0,6, de acuerdo con Cotelco, el gremio del sector. Además, ha fortalecido sus canales de venta directa, de tal forma que las reservas hechas por agencias de viajes pasaron de representar alrededor del 17-18%, a situarse en 14,4%, con lo que el monto que pagaban por comisiones se ha reducido, así estas continúen en el 10%. En el caso de las aerolíneas, una industria que ha estado muy convulsionada por la crisis de la aeronáutica internacional, la pelea ha estado en la reducción de las comisiones a las agencias de viajes, canal por el cual venden el 80% de los tiquetes.



Esta reducción, que llevó la comisión de 10% a 8%, y la nueva política de venta de los hoteles han tenido un efecto directo sobre las agencias de viajes, el eslabón que está en la mitad de la cadena del turismo, y tal vez el único con una dependencia directa de los otros eslabones, en especial del transporte aéreo. No en vano el 90% en promedio de las ventas de las agencias corresponden a intermediación de tiquetes aéreos, de acuerdo con Aviatur.



Aunque no es fácil, las agencias están impulsando otras áreas de negocio para equilibrar la reducción de las comisiones y disminuir el peso de los tiquetes sobre su operación. La venta de paquetes turísticos completos (transporte, alojamiento, tour, alimentación), la organización de congresos y eventos en todas sus etapas y el fortalecimiento de los servicios de asesoría en viajes son algunos de los caminos que han tomado para diversificarse.



El fenómeno de internet también es un factor que influye en las agencias. Si bien hoy este medio solo maneja el 1,5% de las ventas de tiquetes, se estima que en un futuro puede manejar el 17%.



La dinámica del mercado ha hecho que las empresas mejoren su productividad y en algunos casos, como el de las agencias, replanteen sus negocios. Sin embargo, las características del sector hacen que tenga una gran dependencia de factores externos a los empresarios, como la infraestructura y la seguridad. Con respecto al turismo doméstico, el 80% de los turistas viaja por carretera, por lo que el estado de las vías y, sobre todo, la situación de orden público, son factores que represan o liberan la demanda, y que no son controlables por los operadores turísticos. Por eso, los esfuerzos que hagan las empresas en modernizarse quedan truncos cuando la situación de orden público afecta la imagen interna y externa del destino turístico.



El mejor ejemplo de la importancia del factor de seguridad son las caravanas turísticas que han buscado estimular destinos como Villavicencio, Boyacá, el eje cafetero y la Costa Atlántica, garantizando el control de las carreteras por parte de la Fuerza Pública para evitar retenes de la guerrilla o actos delictivos y así, darle seguridad al viajero. Con las caravanas, la ocupación hotelera en estas zonas volvió a bordear el 100%, cuando en muchos casos en los puentes no llegaba al 60%. En el caso del turismo internacional, el factor de seguridad tiene una influencia todavía más directa.



De acuerdo con el Ministerio de Desarrollo, se espera que la ocupación hotelera termine este año en 45%, con un leve crecimiento frente al 43,5% registrado en el 2001. El concepto de cadena productiva en servicios es nuevo, y en turismo apenas se están empezando a identificar las relaciones entre eslabones. A diferencia de otras cadenas, en el turismo no hay una relación vertical tan clara entre los principales eslabones, salvo en el caso de las agencias de viajes que hacen compras directas a transportadores y hoteleros. Pero, sin duda, en los factores de promoción y posicionamiento de los destinos turísticos, hay un gran potencial para que los distintos actores, incluyendo al gobierno, actúen coordinadamente.







Oportunidades

Las oportunidades en el turismo van de la mano con la seguridad. Hay un gran potencial para vender destinos de sol y playa o ecoturismo, pero si el orden público no mejora, va a ser muy difícil explotarlo.

Mientras eso sucede, en los mercados internacionales se venden islas de turismo, para promover destinos específicos en Colombia al margen de la imagen de inseguridad. Tal es el caso de San Andrés, Providencia y Cartagena, que se pueden promocionar como parte del Caribe, o Leticia, como Amazonas.

El Amazonas tiene un potencial enorme. Está en marcha un proyecto con la Organización de Estados Americanos, OEA, para integrar turísticamente la cuenca amazónica de Colombia, Perú y Ecuador.

Otra zona de turismo verde es la de Nuquí y Bahía Solano, donde se han invertido $215 millones para mejorar las viviendas de los nativos. Pero el reciente secuestro en Bahía Solano ha afectado este destino.

Cartagena es el principal destino para turistas extranjeros. Con el plan de cruceros, la visitan 200.000 turistas al año, cada uno de los cuales deja en promedio US$55. Santa Marta y San Andrés también están tratando de entrar en la ruta de los cruceros.



Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.