| 3/3/2016 12:00:00 AM

Se vienen alzas en pollo, huevo y cerdo

Se viene un incremento en los precios del pollo, el huevo y el cerdo en los próximos meses. Este es el panorama de esta industria, afectada por la devaluación.

El sector de proteína blanca –que incluye carne de cerdo, pollo y huevo– está seriamente afectado por la devaluación. Los altos costos de insumos como la soya, el maíz amarillo y el sorgo, usados para la producción de alimentos balanceados, tienen en jaque a los empresarios.

Los márgenes de rentabilidad para las compañías son cada vez menores, pues difícilmente pueden trasladarles todo el impacto a los consumidores, más si se tiene en cuenta que en este momento esos costos representan cerca de 80% de los totales, dice Juan Felipe Montoya, gerente de Incubadora Santander.

El año pasado la industria importó alrededor de cuatro millones de toneladas en insumos. Si bien Colombia tiene disponible un contigente de maíz amarillo, enmarcado en el acuerdo comercial con Estados Unidos, que puede ingresar al país con cero arancel y que para este año es de 2,5 millones de toneladas, lo cierto es que esta cantidad no es suficiente para cubrir la demanda.

Orlando Cortés, gerente de Pollos Bucanero, cree que esta cantidad se acabará en mayo y a partir de ese momento deberán empezar a importar el producto con un gravamen de 14%, lo que de inmediato se traducirá en mayores costos para los industriales, adicionales a los que ya genera la tasa de cambio. Con este panorama, los empresarios tienen claro que en el segundo semestre se registrarán incrementos de los precios.

Pollo sin arancel

No obstante, el panorama para el sector podría agravarse luego de la propuesta del Gobierno de quitar temporalmente (seis meses) los aranceles a la importación de carne de pollo, como parte de las medidas que buscarían combatir la inflación.

Andrés Valencia, presidente de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), considera que esta medida es innecesaria, pues la carne de pollo ingresa sin aranceles por cuenta de los compromisos en el marco del TLC con Estados Unidos.

En este momento hay un contingente que le permite al país norteamericano exportar 31.000 toneladas de muslo y contramuslo sin arancel, mientras las alas, la pechuga y el pollo entero también entran sin gravámenes y sin límite en cantidad.

La medida, dice Cortés, generará que países como Brasil –mayor exportador de carne de pollo en el mundo– invada el mercado local con sus productos y genere una sobreoferta que llevará a la quiebra de los empresarios más pequeños, además de que incrementará los niveles de informalidad. El arancel actual con los países del Mercosur es de 109% en promedio.

La decisión del ejecutivo supondría la importación de un volumen equivalente a 84.000 toneladas provenientes de cualquier origen, que se adicionarían a las del contingente de Estados Unidos; lo que, según Fenavi, equivale a un mes de producción nacional.

Esta problemática, sin duda, pone en mayores aprietos a una industria que el año pasado produjo 1,47 millones toneladas de pollo y 11.200 millones de unidades de huevos, siendo la industria que lidera el consumo de proteína de origen animal con un consumo per cápita de 30 kilos de carne de pollo y 252 unidades de huevos al año.

Valencia cree que, dada la actual coyuntura, la producción de pollo crecerá menos de 1% y la de huevo alrededor de 6%, frente al año pasado. En el caso particular de El Bucanero, Cortés prevé que el nivel de producción alcanzará las 16.000 toneladas, luego de haber producido 11.000 en 2015.

Más carne de cerdo

No muy diferente es la situación para los empresarios que se dedican a la producción y comercialización de carne de cerdo. Si bien el consumo de esta proteína se duplicó en los últimos seis años, al pasar de 4 a 8 kilos, y la proyección es que esta tendencia se mantenga, lo cierto es que los altos costos de producción, resultado de la devaluación, aunados a altos impuestos y las dificultades para la instalación y mantenimiento de granjas cerca de centros productivos ponen sobre el tapete una realidad común.

Carlos Maya, presidente de la Asociación Colombiana de Porcicultores, considera que tal como se ha comportado la tasa de cambio, en poco tiempo se registrará un incremento en los precios del producto que podrían oscilar entre 15% y 20%.

El año pasado el crecimiento de la producción de esta industria fue superior a 14%, al pasar de 277.000 toneladas a 315.000 toneladas, y la proyección para el presente año es que el aumento sea de por lo menos 6%.

Un aspecto positivo es que las importaciones de carne de cerdo se han reducido. En 2015 sumaron 45.000 toneladas y, según Maya, esas compras pueden continuar cayendo y esa reducción puede ubicarse entre 10% y 15%.

Desplazamiento de las granjas

Aunque estas industrias son diferentes y compiten entre sí, los cierto es que no solo las trasnochan los costos de los insumos. En algunas regiones del país, los Planes de Ordenamiento Territorial han modificado los usos de los suelos, obligando a que muchas empresas deban trasladarse, o en ocasiones incluso cerrarse.

Hay zonas particulares como Villeta, La Vega, Sasaima y Fusagasugá, en Cundinamarca, en donde hay empresarios que han tenido que salir y a otros para quienes su traslado se ha extendido con unos términos de más o menos cinco años. Lo propio sucede en el nordeste de Antioquia.

Para Maya, este tipo de reubicaciones hacen más difícil los procesos de producción e incrementan más los costos por temas logísticos y de transporte. A su juicio, esto sucede porque no existen reglas claras para proteger el desarrollo de dicho tipo de industrias.

En este panorama, al sector no le espera un año fácil, pero los empresarios tienen claro que seguirán apostándole a una actividad que es clave para los consumidores y la generación de empleo.

Bajas exportaciones

Un análisis de la Cámara de Comercio de Cali indica que, entre enero y noviembre de 2015, las ventas externas de proteína blanca cayeron 49,3%, frente al mismo periodo de 2014, pasando de US$2,7 millones a US$1,4 millones. La reducción estuvo relacionada con la baja hacia Hong Kong (-63,2%), que es el mayor comprador de estos productos. Adicionalmente, no se exportó hacia Estados Unidos, Ecuador, Nicaragua ni Antillas Holandesas, mercados a los que sí se había vendido en 2014. Según el informe, en el mencionado periodo las exportaciones de estos productos fueron realizadas por tres empresas: GCT Chicken 143A CI –empresa de Cundinamarca– que participó con 54,4%, Avidesa Mac Pollo (Santander), con 44,4% y Pollos El Bucanero (Valle) 1,2%. En carne de cerdo el país no exporta nada. Carlos Maya considera que esta situación obedece a que, por un lado, hay un rápido crecimiento de la demanda nacional y, por otro, falta diligencia de las autoridades sanitarias para apoyar la búsqueda de mercados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?