SE VENDE Celumóvil

| 10/22/1999 12:00:00 AM

SE VENDE Celumóvil

En un mes se debe cerrar el negocio. Bell South o Telefónica de España se quedarán con esta empresa, que vale entre US$1.000 y US$1.500 millones.

Si todo sale bien, el Grupo Empresarial Bavaria habrá logrado, en menos de tres meses, cerrar dos de los negocios más importantes de sus procesos de internacionalización y focalización de actividades. En septiembre vendió el 60% de Colseguros a Allianz­AGF, la mayor aseguradora del mundo; y a más tardar en un mes, se espera que Bell South o Telefónica de España tomen el control de Celumóvil. El único proceso que quedaría pendiente sería la venta de Avianca, ya que las negociaciones con Continental Airlines se frenaron.



El Grupo lleva un año en la búsqueda de nuevos socios para su negocio de telefonía celular. En febrero de 1998 tuvo que suspender una emisión de acciones por US$175 millones en la Bolsa de Nueva York, debido a que el ambiente en los mercados internacionales no era el más propicio. Hacía apenas cuatro meses se había producido el descalabro asiático y los inversionistas estaban reduciendo su exposición a los mercados emergentes.



Un equipo de 20 funcionarios de Bell South ya está haciendo el due diligence. Telefónica está en el mismo proceso.



Pero ahora, la situación es muy distinta. Desde finales de septiembre, un grupo de 20 funcionarios de Bell South se encuentra en el país haciendo el due diligence, al mismo tiempo que un equipo de representantes de Telefónica de España, y se espera que en las próximas semanas haya humo blanco sobre cuál será el nuevo accionista mayoritario de Celumóvil.



Al igual que sucedió con Colseguros, el Grupo está dispuesto a ceder el control accionario y administrativo de Celumóvil (Valores Bavaria tiene el 74,09% de la compañía). De hecho, la oferta de Bell South es por el 51 o el 60% de la empresa.



La valoración de la compañía está entre US$1.000 y US$1.500 millones y ya existe claridad entre los proponentes en torno a que se haría una emisión de acciones para lograr pagar las obligaciones financieras de Celumóvil. El alto endeudamiento en dólares de la compañía (alrededor de US$600 millones) la ha puesto en una difícil situación por la devaluación del peso y el frenazo de la economía, tanto que en julio pasado estuvo cerca de entrar en causal especial de disolución, cuando el patrimonio neto de la sociedad se ubicó por debajo del 50% del capital suscrito.



Otra gran diferencia frente al proceso de colocación de acciones que se frustró el año pasado es el cambio en la actitud de los propietarios.



Mientras el año pasado se interpretó como falta de compromiso con Celumóvil el hecho de que se pretendiera destinar el 76% de los recursos obtenidos con la emisión de acciones a repagar deuda contraída con Bavaria, las decisiones de los últimos días indican que el Grupo está dispuesto a jugársela toda para sanear la empresa.



A principios de octubre, se autorizó una emisión de acciones por US$280 millones, con el fin de capitalizar deudas subordinadas, lo que convertiría los recursos prestados por los accionistas a Celumóvil en capital propio de la compañía.



Con esta decisión, además, se aleja el peligro de que Celumóvil vuelva a estar al borde de una disolución técnica.



Además, tan solo en el último año se le han inyectado US$40 millones en capital de trabajo para facilitar su operación.



Los pretendientes



¿Qué compañías están detrás de Celumóvil? Bell South es una multinacional estadounidense que presta o desarrolla servicios de comunicación en 18 países fuera de Estados Unidos. Telefónica de España es la empresa de telecomunicaciones más importante de ese país, con 16 millones de líneas telefónicas.



Las dos tienen en común su fuerte vocación hacia el mercado latinoamericano. Telefónica tiene más líneas en la región que en España (17 millones), mientras que Bell South es la principal empresa de comunicaciones inalámbricas en América Latina, con inversiones por más de US$6.500 millones, y 4,1 millones de clientes.



Bell South inició su conquista del mercado latinoamericano en 1989, cuando lanzó su servicio inalámbrico en Buenos Aires, Argentina, y hoy está presente en Uruguay, Chile, Brasil, Panamá, Nicaragua, Ecuador, Perú y Venezuela.



Además de comunicaciones inalámbricas, Bell South presta los servicios de telefonía fija, larga distancia, acceso a internet, planificación de redes, redes de datos e información. En Estados Unidos ha ocupado varias veces en los últimos años el primer lugar en atención al cliente.



La multinacional ha querido entrar a Colombia desde 1994, cuando se concedieron las licencias para la telefonía celular y paradójicamente perdió contra Celumóvil. En estos momentos adquirir el control de una de las más grandes compañías de telefonía inalámbrica sería muy importante en su estrategia de expansión y le permitiría aprovechar mejor la infraestructura que tiene montada en Venezuela, al interconectar las dos compañías.

El principal problema de Celumóvil es su abultado endeudamiento en dólares de US$600 millones. Con una capitalización adecuada, la empresa tiene buenas perspectivas de crecimiento.



El intercambio comercial entre los dos países y el dinamismo de la frontera binacional favorecerían una mejor explotación de economías de escala y daría la posibilidad de prestar un roaming internacional a tarifas más competitivas.



Telefónica de España, por su parte, ha estado muy agresiva en Colombia en el último año. Adquirió Telegan, una de las principales empresas de valor agregado que pertenecía a Corfigan y a la Inmobiliaria Ganadera (filiales del Banco Bilbao Vizcaya), y compró el 51% de Rey Moreno, el representante de MCI en el país.



Para completar, Telefónica es uno de los aspirantes a la compra de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y TV Cable. Hasta el momento, tiene una fuerte relación con el principal competidor de Celumóvil, ya que Comcel presta el servicio de voz por IP (protocolo de internet) por medio de Rey Moreno. Y si el paquete de la ETB incluye las acciones que la empresa bogotana tiene en Comcel (32%), Telefónica podría entrar por esta vía a la telefonía celular, en caso de que no se concrete el negocio con Celumóvil.



Qué compran



Celumóvil tiene el 36% del mercado de telefonía celular en Colombia, con presencia en el Oriente, la zona de mayor consumo y capacidad de compra del país, (cubre Bogotá). También participa en el área de la Costa.



Su más fuerte competidor es Comcel, que pasó del 28% al 40% de participación de mercado al adquirir Occel. A diferencia de Celumóvil, que tiene mayoría accionaria colombiana, Comcel está controlada por Bell Canada.



Si bien el negocio de la telefonía celular es uno de los más dinámicos del mercado mundial (pasó de 11 millones de usuarios en 1990 a 400 millones este año y las ganancias que produce esta industria han tenido un crecimiento sostenido mientras que las de la telefonía fija están cayendo), en Colombia el negocio ha tenido dificultades, derivadas básicamente del peaje de entrada y de la frágil estructura financiera de arranque que adoptaron las compañías.



Los operadores tuvieron que pagar la licencia más alta del mundo: US$1.200 millones, lo que generó una estructura de costos muy elevada para la industria, teniendo en cuenta el alto endeudamiento en que incurrieron las empresas. Celumóvil, por ejemplo, pagó US$455 millones para acceder al Oriente y a la Costa, un endeudamiento viable si la tasa de cambio fuese baja, pero en los últimos meses la tendencia se reversó.



Si Celumóvil consigue modificar su estructura de capital, reduciendo su alto endeudamiento en dólares, quedaría con muy buenas posibilidades de crecimiento, ya que las pérdidas que registra en gran parte tienen su origen en el alto costo de sus obligaciones financieras.



Las ventas de la compañía siguen siendo altas, a pesar de la reducción generalizada del tiempo al aire que se ha presentado en la industria, como efecto de la recesión de la economía. Para contrarrestar este fenómeno, Celumóvil reforzó sus sistemas de tarjetas prepagadas de llamadas. De acuerdo con un informe de la Corporación Financiera del Valle, la compañía está realizando el 70% de sus ventas totales con el prepago. Durante julio, por ejemplo, cuando estaba en pleno vigor la campaña publicitaria, logró triplicar su facturación. La ventaja de este esquema es que reduce los riesgos de cartera, aunque el consumo se disminuye, debido al alto costo del minuto.



Además, como parte de su estrategia para afrontar la crisis, la compañía emprendió este año un proceso de reestructuración que le ha permitido reducir sus costos administrativos y optimizar los procesos.



Celumóvil y Comcel han estado en una pelea a muerte por la conquista el mercado bogotano y del Oriente, que las llevó a una guerra de tarifas cuya máxima expresión fue el regalo indiscriminado de teléfonos celulares. Las dos empresas salieron golpeadas con la estrategia, porque se hicieron a clientes que tenían un consumo mínimo de minutos, o devolvían los aparatos antes de que las compañías hubieran podido recuperar su inversión. Sin embargo, esos tiempos ya pasaron y las dos empresas están empeñadas en mejorar su portafolio de clientes.



Las perspectivas



Colombia es el país de América Latina con una de las más altas tasas de penetración de la telefonía celular (4,6%), muy por encima de Venezuela, Chile, Perú y México.



Las perspectivas de crecimiento a corto plazo son muy bajas, debido a la restricción de gastos que ha impuesto el bajonazo de la economía entre los colombianos. Pero una vez se reactive la actividad económica, es previsible que la demanda por celulares recupere su dinamismo. No hay que olvidar que una de las industrias con mayores perspectivas de crecimiento mundial es la telefonía celular, sobre todo con el lanzamiento de la tecnología de tercera generación, que permitirá consultar internet directamente desde el teléfono, dando movilidad no solo a la transmisión de datos, sino brindando la oportunidad de acceso a quienes no tienen computadores personales. Si bien tanto para Bell South como para Telefónica de España adquirir Celumóvil es la mejor forma de ingresar al mercado colombiano con unas mayores economías que si lo hubieran hecho hace cinco años, la más beneficiada será, sin duda, Celumóvil, ya que al cambiar su estructura de capital tendrá asegurada su proyección y rentabilidad en el tiempo.



Por su parte, el Grupo Empresarial Bavaria abre un nuevo capítulo de su historia, en el que los negocios principales van a estar centrados en bebidas, medios de comunicación y sus industrias aledañas, mientras que consolidará cada vez más las alianzas en los demás sectores, cediendo inclusive la administración de las compañías. Si a la venta de Colseguros y Celumóvil se añaden las que están previstas para Sofasa y Avianca, Bavaria se convertirá en el grupo que más rápidamente se está acomodando para superar la destrucción de valor que ha generado la crisis colombiana, al tiempo que se catapulta hacia una nueva fase de internacionalización. En las próximas tres semanas se definirá la suerte de Celumóvil.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.