| 3/18/2005 12:00:00 AM

Se rebosó la Copa

Esta compañía panameña compró AeroRepública, obtuvo frecuencias adicionales entre Panamá-Bogotá y San Andrés, firmó una alianza estratégica con Decamerón y fortaleció su negocio de carga en la Costa.

Como si se tratara de una partida de ajedrez, Copa Airlines ha ido moviendo sus fichas de manera estratégica en diferentes frentes del mercado aéreo colombiano. A medida que adelantaba las negociaciones para adquirir AeroRepública, que se llevaron a cabo casi de manera secreta en Estados Unidos con los socios mayoritarios de esta última (AIF, británico, y Aeron, estadounidense), el gobierno panameño y directivos de la compañía venían haciendo lobby ante las autoridades aeronáuticas para obtener una frecuencia adicional en la ruta Panamá-Bogotá-Panamá (solo contaba con una diaria entre las dos ciudades), lo que tenía con los pelos de punta a las aerolíneas nacionales que también operan hacia este país centroamericano: Avianca, Aires y West. Al mismo tiempo concretaba una alianza estratégica con hoteles Decamerón para promover el turismo de playa y de negocios hacia el istmo, aprovechando las inversiones que la cadena colombiana ha hecho en Panamá durante los últimos años. De otro lado, su filial de carga inauguró oficina en Barranquilla para canalizar mercancías de exportación hacia Centroamérica y Estados Unidos, como parte del proceso de consolidación de esta unidad de negocios en el país.

Con anterioridad, Copa había logrado la aprobación de vuelos directos entre la capital panameña y Medellín, Cali, Barranquilla y Santa Marta. Y pese a la férrea oposición de Avianca y de la Asociación del Transporte Aéreo en Colombia (Atac), Copa no solo logró una segunda frecuencia diaria entre Panamá y Bogotá sino que obtuvo una adicional para volar a San Andrés Islas, la cual se aprobó el pasado 19 de febrero. Este hecho no le gustó para nada a la industria nacional. Avianca lo calificó de inequitativo, pues sostiene que las aerolíneas colombianas no obtuvieron ninguna compensación equivalente. Directivos de la aerolínea se preguntan ¿por qué se le otorgaron nuevas frecuencias a Copa, si de acuerdo con la misma Aeronáutica Civil las rutas desde y hacia Panamá no presentan déficit de sillas y tampoco están sobreofertadas? Según cifras que manejan las aerolíneas, el promedio de ocupación de los vuelos es del 64%, lo que indica que los vuelos tienen aún mucha capacidad de oferta para lograr la rentabilidad requerida. Otro de los argumentos que esgrime la industria colombiana es que el interés real de Copa no es estimular el tráfico entre Colombia y Panamá, sino más bien ir tras el que va a destinos diferentes, pues del 100% de los viajeros que moviliza la compañía, el 85% tiene como destino final rutas servidas por aerolíneas colombianas. "En otras palabras, las ventajas para la operadora panameña provienen de la posibilidad de hacer vuelos de conexión desde Colombia a terceros países. La aerolínea del vecino país toma el mercado colombiano y lo lleva a los mismos destinos que las aerolíneas colombianas, es decir, tiene los mismos derechos que una aerolínea nacional sin serlo", sostuvo un directivo de Avianca.

Así mismo, los operadores colombianos agremiados en Atac cuestionan el hecho de que Panamá no aporta mercado a las aerolíneas colombianas. Por el contrario, sostienen que Colombia sí ofrece a Panamá un mercado de más de 5 millones de personas al año, cifra que, según el gremio, resulta muy atractiva para una aerolínea extranjera que tiene la posibilidad de complementar su operación con pasajeros provenientes de otros países, a lo que suma el enorme potencial de viajeros que genera la posición geoestratégica de Colombia dentro del continente americano, pues se convierte en el epicentro de América del Sur, Centroamérica, Estados Unidos y Europa.

Dinero trató de contactar a los voceros oficiales de Copa en Panamá, pero al cierre de esta edición no había obtenido ninguna respuesta. No obstante, Alfonso Ávila, presidente de AeroRepública, sostiene que el mayor beneficiado con este tipo de operaciones es el viajero colombiano, en la medida en que puede encontrar en el mercado nuevas opciones para hacer conexiones más eficientes a Centroamérica y el Caribe, por ejemplo. "Si viajar a estos destinos puede demorar prácticamente un día, ahora con Copa o por medio de sus convenios con AeroRepública puede tardar en algunos casos solo tres horas desde diferentes ciudades del país. Esta agilidad dinamiza los negocios y el tráfico", sostiene Ávila. De hecho, las dos compañías van a sincronizar horarios para que los viajeros colombianos puedan tener muchas posibilidades de conexión internacional, lo que a su vez le representará a AeroRepública un abanico de posibilidades para mejorar sus ventas. Por lo pronto, la operación de Avianca (dos frecuencias diarias en la ruta Bogotá-Ciudad de Panamá-Bogotá) continuará desarrollándose con normalidad.



Con los Decamerón

Otra movida importante y con la cual Copa busca un mayor tráfico de pasajeros hacia y desde Panamá, se concretó el pasado 18 de febrero, cuando firmó una alianza estratégica con los hoteles Decamerón para ofrecer paquetes turísticos con tarifas especiales y para realizar actividades conjuntas de promoción y ventas en Colombia, Estados Unidos, Centroamérica, el Caribe y Suramérica. La idea es replicar el modelo 'todo incluido' que la cadena desarrolló con éxito en Colombia con AeroRepública, pero esta vez con un enfoque netamente internacional. Decamerón cuenta en Panamá con el complejo Royal Decameron Beach Resort, sobre las playas de Farallón, con una oferta de 600 habitaciones. Y a mediados del año pasado, inauguró en la capital panameña el Hotel Radisson Decápolis, en el cual invirtió US$25 millones y con el que busca conquistar el mercado de negocios y viajes corporativos hacia Ciudad de Panamá. La meta del convenio es movilizar hacia estos dos destinos unos 35.000 pasajeros al año.

Otro de los objetivos de Copa en Colombia es consolidar el mercado de carga desde el país hacia Panamá, Centroamérica y Estados Unidos, y como parte de este proceso inauguró recientemente una nueva oficina en Barranquilla. La idea es duplicar este año los 8.000 kilos semanales que ya está transportando. De paso, Copa está promoviendo Cartagena como destino turístico para las próximas vacaciones de verano. Todas estas movidas de Copa en Colombia pondrán más candente el mercado doméstico al que recientemente ingresó el grupo brasileño Sinergy, que compró Avianca, y se ajustan a la tendencia internacional: Lan Chile creó filiales en Perú y Ecuador; Taca tiene propiedades en aerolíneas de Nicaragua, Costa Rica y Guatemala, mientras que en Europa se unieron Air France y KLM.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?