| 2/2/2007 12:00:00 AM

Se cristaliza el sueño

Al occidente de Bogotá se está construyendo uno de los más grandes parques industriales del país, en el que se ubicarán más de 200 empresas y será una de las bases para el desarrollo del comercio exterior del país.

En los próximos días, Telmex iniciará la construcción de un moderno datacenter en las afueras de Bogotá, en la zona del proyecto Celta, con una inversión que superará los US$7 millones y se convertirá en el duodécimo centro de datos que tiene esta multinacional en América Latina.

Otras 20 empresas —como Helados Popsy, Biochem, Semillas Arroyave y Avantec— ya se han empezado a ubicar en este proyecto que nació hace un poco más de 3 años.

Para Enrique Tafur, uno de los ideólogos del proyecto, la meta era desarrollar lo que en su momento denominó el TransMilenio de la carga: un megaproyecto logístico, denominado Celta, ubicado al occidente de Bogotá en donde en 140 hectáreas pudiera desarrollarse un cluster empresarial, enfocado inicialmente al sector agroindustrial para aprovechar la cercanía de la producción de la Sabana con la confluencia de vías en esa zona que conectan con el occidente, el norte, el sur y el aeropuerto Eldorado, y servir de sede para otras industrias (ver Dinero No. 187).

El sueño se está haciendo realidad, gracias a una alianza entre la Cámara de Comercio de Bogotá, el municipio de Funza (que tiene el 10%) e inversionistas privados. La política de reducción del impuesto de industria y comercio en Funza permite atraer la inversión, mientras que el Plan de Ordenamiento Territorial del municipio amplió de 140 a 170 las hectáreas que se podrían desarrollar.

Inversiones Iberia, del grupo Taborda Vélez, es el vehículo financiero, con inversiones que bordean los $68.000 millones, representados en $30.000 millones en un banco de tierras de esa zona —se están manejando 110 hectáreas y las otras 60 son reserva para una ampliación en el futuro—; y los otros $38.000 millones en infraestructura y adecuación, obras que se iniciaron en abril pasado. Según cálculos de Daniel Linares, gerente de Inversiones Iberia, el negocio inmobiliario del proyecto podría ascender a $600.000 millones, representados en la ubicación de más de 200 empresas en el complejo industrial. "Sin embargo, estamos analizando cuál va a ser el modelo de negocio hacia el futuro, si en arriendo o en venta. Las empresas se quieren concentrar en su core business y no desviar sus recursos", agrega Linares.



La apuesta agroindustrial

Si bien empresas de telecomunicaciones, muebles, autopartes y sector marroquinero ya se están ubicando allí, el sector agroindustrial sigue siendo una de las prioridades, sobre todo de cara al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y otros mercados, con el desarrollo de un centro de logística de perecederos.

Así, al proyecto se vinculó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos —por intermedio de la TDA (Trade Development Agency)—, con recursos superiores a los US$500.000, para determinar la viabilidad de montar allí un centro de preinspección fitosanitaria y tratamientos cuarentenarios para aquellos productos perecederos que requieren tratamientos previos antes de ingresar al mercado estadounidense y que se puedan hacer desde origen en Colombia, garantizando casi cero devoluciones y mayor eficiencia en el envío.

Además, hay otros servicios adicionales que se requieren en la logística de perecederos, como la cadena de frío, para productos congelados y productos frescos. Esto incluye el área de empaque y servicios de consolidación de carga. En el caso de los productos congelados, el plan establece una planta que permita exportar hortalizas y frutas como materias primas agroalimentarias para la industria de alimentos de Europa y Estados Unidos, en productos como yogures, jugos y mermeladas, entre otros.

Ya se tienen los planes de negocio para el desarrollo de estos proyectos. El centro de preinspección requiere inversiones por US$12 millones, mientras que la adecuación de la planta de congelamiento, con sus túneles, asciende a US$8 millones. ¿De dónde saldrán los recursos? "Se tramitará ante la Superintendencia Financiera la creación y diseño de un fondo de inversión privado para atraer recursos para estos proyectos", explica Tafur, gerente de Celta Trade Park.

Un tercer componente —en el que trabaja Celta con la Cámara de Comercio de Bogotá, uno de los impulsores del proyecto— es el desarrollo de un centro de procesamiento que busca productos de mayor agregación de valor "no solo en el empaque o frescura, sino en el desarrollo de productos más sofisticados para mercados específicos. Por ejemplo, compotas para bebés o para enfermos o productos de catering para la industria de restaurantes y food services en el mundo. En noviembre, estuvimos con la Cámara de Comercio de Bogotá, en Francia visitando un proyecto en este sentido y el gobierno francés tiene interés en compartir esta experiencia", agrega Tafur.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?