| 7/9/2004 12:00:00 AM

Se creció el pingüino

Aunque la hegemonía de Microsoft no está en riesgo aún, el hecho de que Linux cuente con las inversiones de grandes empresas de tecnología ha calentando un mercado que parecía inmutable.

Hace un mes, en llave con Hewlett Packard (HP) e IBM, Novell organizó en Bogotá "Linux day", jornada en la que se expusieron casos exitosos de empresas colombianas que habían acogido soluciones basadas en el sistema operativo de la comunidad de código abierto. Los testimonios y la numerosa asistencia al evento pusieron de manifiesto en el país lo que era evidente en el mundo: Microsoft tiene competencia.

Linux es una buena alternativa tanto desde el punto de vista financiero como técnico, afirma Beatriz Orduz, de la consultora Asic. "Es una tecnología de ruptura que implica disminución de costos, mayor confiabilidad, seguridad y flexibilidad en el ambiente informático; mejora considerablemente las posibilidades de integración y significa grandes oportunidades de escalamiento. Lograr todas las ventajas anteriores tiene un costo que de todas formas ha resultado ser mucho menor que el de otras plataformas", añade Orduz.

De ser programas casi clandestinos, las aplicaciones de código abierto con Linux a la cabeza, se convirtieron para Microsoft en un David respetable que cuenta entre sus clientes a empresas de todos los tamaños e industrias, como Boeing, Amazon, Google y Sabre, entre otras, en el mercado internacional; y la Compañía Colombiana Automotriz, Kokoriko, ETB, hoteles Decameron, Oracle, Seguros Bolívar y Suratep en el ámbito local. Y varios gobiernos municipales y nacionales en Japón, Corea del Sur, Alemania, Brasil, China, Finlandia y Noruega han dejado a Windows a un lado.

Según los estudios de la consultora IDC, en los próximos dos años, se espera un crecimiento del 176% en Latinoamérica en la adquisición de Linux como sistema operativo base, mientras en Europa, donde la penetración actual del sistema es muy alta, se prevé un crecimiento del 40%.

"Latinoamérica es un buen terreno para Linux pues aquí es 20 veces más difícil adquirir tecnología por su ingreso per capita", dice Juan Manuel Ruiz, gerente regional de desarrollo de Linux de HP.

"En la región uno de cada dos servidores corre sobre esta plataforma", complementa Ruiz.



Del mito a la realidad

Uno de los elementos que propiciaron el rápido viraje que se observa, fue el cambio en el imaginario de la gente, ya que durante muchos años se creyó que Linux, y en general el software libre, por ser gratuito era de mala calidad y además no era confiable por su falta de soporte.

Una mala traducción de la palabra free encasilló a programas como Linux en la categoría de gratuitos, cuando sus impulsores se referían más bien a que estos programas podían ser adaptados, mejorados y actualizados de acuerdo con las necesidades de los distintos usuarios. Si bien algunos fabricantes tienen versiones que se pueden bajar sin costo de internet, la tendencia es pagar por las versiones corporativas para así recibir soporte técnico. Linux, como cualquier otro software, requiere servicios de configuración y soporte que son pagos.

Además, desde sus inicios, sistemas como Linux contaron con comunidades de desarrolladores que los soportaban a cambio de contribuciones voluntarias; luego, fabricantes como Red Hat y Caldera, crearon negocios en los que pagaban a las comunidades por los productos que ellos vendían por pedido. Aunque esto nunca fue visto como un modelo de negocio competitivo frente al de las desarrolladoras comerciales, los beneficios inherentes a la flexibilidad del código abierto lo llevaron a extenderse y esto llamó la atención de proveedores de TI que observaban el interés de sus clientes en aplicaciones de código abierto.

Así, varias de estas proveedoras de soluciones de TI dieron el primer gran paso para la formalización del código abierto: la creación del Open Source Development Lab (OSDL). HP, Intel, IBM, NEC y Computer Associates crearon en 2000 esta organización, que hoy es el centro de adelantos e investigación de soluciones de este tipo.

De esta forma, el respaldo comercial y soporte técnico que las distribuidoras Red Hat, Caldera o SuSe proveían a los clientes de Linux, se fortaleció con la integración de desarrolladores prestigiosos que empezaron a presentar productos compatibles con ese sistema operativo.

Gracias a estas sinergias y una estructura de negocios basada en el soporte, Red Hat, que fabrica la versión más difundida de Linux en América, reportó el año pasado ventas por US$126 millones; HP reportó US$2.500 millones por la venta de productos y servicios relacionados con esa plataforma; IBM tuvo ingresos de US$1.500 millones en 2002; mientras Novell mostró de nuevo números negros en su segundo balance trimestral de 2004, luego de la compra de SuSe, con un superávit de US$10,4 millones, resultante de una facturación de US$293,6 millones.

"Lograr ser precibido como un estándar impulsó a Linux, pues permite a sus usuarios pensar en desarrollos de largo plazo en un mercado donde el soporte es más importante que el código, distinto al ámbito de los desarrolladores", afirma Eduardo Franco, presidente de Oracle en Colombia y Ecuador, empresa cuya operación funciona sobre Linux.



De lo macro a lo micro

Novell es quizá la compañía que ha entendido mejor las necesidades del mercado frente a Windows y con la compra de SuSe por US$210 millones -en la que IBM aportó y de la que ahora se beneficia por medio de sus servidores-, que se sumó a la de Ximian, otro gran distribuidor, en agosto del año pasado, muestra un claro camino de integración de soluciones en un producto completo de escritorio que ofrecerá a la venta dentro de poco tiempo.

Esta movida hará que Linux salte de los grandes servidores empresariales, donde ha concentrado su crecimiento, al de los terminales de trabajo, el gran bastión de Windows.

En el campo de los servidores, Linux superó a Unix vertiginosamente y ya tiene 15% del mercado detrás de Windows, siendo el sistema que más rápido crece cada año, según la consultora IDC. La consultora agrega que en 2004 su participación llegará al 38% del mercado entre servidores y terminales.

Letvin Lozano, gerente general de Novell en Colombia, afirma que están dadas las condiciones para un gran crecimiento. "Lograr el respaldo de empresas como HP e IBM a los usuarios de código abierto acaba con cualquier mito y refleja la fuerza que tiene en nuestro mercado, que seguirá creciendo de la mano con la satisfacción de los clientes que ya migraron hacia estas soluciones. Además, cuentan con el respaldo mundial de Novell y ya no están aislados", sostiene Lozano.

Cifras en mano, Lozano afirma, que Latinoamérica se volcará hacia Linux y las soluciones de código abierto.

"Los estudios dejan ver que los actuales clientes de Linux dicen estar muy satisfechos -90%- con el desempeño de las aplicaciones que manejan. Esto puede incidir en las empresas que están evaluando usar Linux, que son el 60% de las consultadas por IDC", destaca Lozano.

La estrategia de Novell para facilitar la asimilación de Linux y asegurar su crecimiento presenta tres figuras básicas en las que se agruparán los partners de todo el mundo bajo un 'ecosistema' global:

* Solutions providers. Distribuidores y mayoristas, consultores e integradores de sistemas que ayuden a ofrecer las soluciones Novell/SuSe Linux.

* Technology partners. Desarrollarán, distribuirán y asistirán aplicaciones y hardware que soporte o se integre con la tecnología Novell/SuSe Linux.

* Partners de formación. Especialistas en formación que ofrecerán capacitación on-line y presencial sobre tecnologías y certificaciones.



Reacción educativa

La respuesta de Microsoft no se ha hecho esperar. En primera instancia, en precio. Hace unas semanas, Microsoft anunció en Colombia el lanzamiento del nuevo paquete Office, 70% más barato y con tres licencias. Además, desde principio de este año, lanzó un plan en el que por cada licencia que compra una empresa, tiene derecho a otra para hogar para sus empleados.

Otra estrategia es vender versiones 'personalizadas', como el "paquete tailandés", una edición de WindowsXP con OfficeXP, configurada según las exigencias del gobierno de Tailandia.

Sin embargo, Juan Alberto González Esparza, gerente general en Colombia, subraya que para Microsoft el precio es el punto menos importante y prefiere enfocarse en educar a sus clientes sobre lo que ofrecen los productos de Windows.

"Nos concentraremos en hacer que la gente conozca más lo que hay dentro de las aplicaciones sobre Windows para que las explote al máximo, y en lo que hay detrás de Microsoft como empresa, para que entienda que somos un ecosistema con más de 750.000 socios de negocios desde desarrolladores hasta distribuidores", explica González Esparza.

"Nos hemos acercado a hablar con comunidades de desarrolladores como ParqueSoft para explicarles lo que podemos ofrecer y que ellos creían no existía en Microsoft. Creamos el esquema Empower, en el que un desarrollador puede acceder por US$500 a todos los productos que tenemos en el mercado y a las tecnologías que lancemos en el futuro. Además, desarrollamos un lugar en internet en el que asesoramos y apoyamos productos sobre nuestros sistemas, brindando la oportunidad de que sean conocidos mundialmente y los asesoramos en el mercadeo", detalla González Esparza.

Sin embargo, la tendencia de código abierto se para con firmeza sobre los hombros de Microsoft. Stephen Walli, gerente mundial de desarrollo comercial de Windows, ha anunciado públicamente que gran parte del código del sistema de operaciones de esa plataforma será liberado en pocas semanas en un intento por mejorar su trato con los clientes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?