| 3/19/2010 12:00:00 AM

Sarmiento va a Wall Street

Después de aplazar el proyecto por 12 años, el Grupo Aval prepara una emisión que estaría entre US$500 millones y US$1.000 millones en el mercado de EE.UU.

Hace 12 años, el empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo tenía todo preparado para cotizar sus acciones en Wall Street. Integró sus entidades financieras en torno a una holding, Grupo Aval Acciones y Valores, la inscribió en el mercado de valores colombiano y, ante la dificultad de obtener el permiso de las autoridades estadounidenses para cambiar el control de la propiedad accionaria de su filial del Banco de Bogotá en Nueva York, se lo vendió al Commercial Bank. Sin embargo, la crisis de 1999 frustró sus planes. Más de dos lustros después, Sarmiento ultima los detalles para hacer su primera oferta pública en el mercado estadounidense, que se anunciaría antes de terminar marzo.

El objetivo es captar recursos en la Bolsa de Nueva York por una suma que estaría entre US$500 millones y US$1.000 millones, y para esto lleva poco más de dos meses en el proceso de contratación del banquero de inversión que haría esta operación en el mercado estadounidense.

Actualmente se está definiendo cuál sería el esquema de emisión, aunque lo más probable es que opte por la figura de los American Depositary Receipts (ADR), un instrumento a través del cual las acciones de compañías extranjeras se pueden negociar en las bolsas estadounidenses. Estos certificados de depósitos los emite un banco estadounidense y representan un número específico de acciones de la compañía de un país extranjero que pueden ser negociadas en el mercado norteamericano como si fueran una acción regular.

La decisión que debe tomar es con qué grado de sofisticación entrará al mercado de Estados Unidos. La mayoría de firmas colombianas, como Corficolombiana, ISA, Argos, Grupo Nacional de Chocolates y Suramericana de Inversiones, han emitido ADR nivel 1, que al estar destinadas a inversionistas calificados o institucionales tienen que cumplir con menos requisitos, pues no se listan en bolsa sino que se negocian sobre el mostrador.

El nivel 2 es más sofisticado porque implica listarse en una bolsa de valores, y se le exige a la compañía cumplir con las normas contables de Estados Unidos y con los formatos de entrega de información al mercado. En este nivel están los ADR de Ecopetrol. Por su parte, el nivel 3, donde está Bancolombia, corresponde a empresas listadas en bolsa que pueden hacer una emisión de acciones, por lo que deben cumplir las mismas normas que se exigen a las empresas estadounidenses.

Aval se fortalece

Aval es hoy el principal grupo financiero del país. Está conformado por los bancos de Bogotá, Occidente, Popular, AV Villas, Leasing de Occidente y el Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir. Las inversiones del grupo representan cerca de 30% de los activos, pasivos, patrimonio y utilidades del sector financiero.

El año pasado, los bancos de Aval alcanzaron en su conjunto utilidades individuales por $1,5 billones, lo que representa 37,5% de las utilidades individuales del sector bancario, mientras que su patrimonio conjunto se situó en $7,9 billones; es decir, cerca de 31,5% del patrimonio del sector (ver gráfico).

En los últimos ocho años, el grupo ha estado muy activo en adquisiciones. En 2004, el Banco de Occidente compró el banco Aliadas, por $102.000 millones y, en 2006, el banco Unión. Ese mismo año, el consorcio ABV, conformado por el Grupo Aval, Banco de Bogotá y Seguros Alfa, adquirió 95% de las acciones que Coopdesarrollo (en liquidación) tenía en Megabanco, por $808.000 millones. Estas operaciones le han permitido crecer y fortalecerse en el mercado colombiano, al punto que las ganancias de los bancos pasaron de cerca de $338.000 millones en 2002, a $1,5 billones el año pasado.

A través de la figura de Aval, Sarmiento Angulo ha logrado no solo integrar sus activos en el sector financiero en torno a la holding, sino crear un sistema de integración propio que le ha permitido mantener la competencia entre sus entidades bancarias, pero aprovechando las sinergias que se derivan de operar conjuntamente algunas de las áreas operativas.

La exposición en el mercado internacional le permitirá a Aval tener acceso a nuevas fuentes de financiamiento para desarrollar más fácilmente sus planes de expansión, así como mejorar la liquidez de sus acciones y empezar a adoptar estándares internacionales de suministro de información. De hecho, la comisionista de bolsa Bolsa y Renta señala que uno de los aspectos negativos de Aval es la poca información disponible que las filiales del Grupo publican al mercado. "Esta situación dificulta un análisis más detallado sobre las principales inversiones del grupo que son la fuente del valor de la holding", señala un informe de la comisionista. "Consideramos que una compañía de este tamaño y de la relevancia que implica para nuestro país debería contar con un departamento de relación con el inversionista, en especial, considerando una futura emisión de acciones en los mercados internacionales", concluye el informe.

Durante 12 años, Sarmiento tuvo que aplazar su sueño de entrar a Wall Street. Solo hasta este año, las condiciones de los mercados internacionales y de sus entidades en el país se alinearon para hacer realidad su proyecto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?