| 8/29/2008 12:00:00 AM

Santo Domingo y su nueva apuesta

¿Qué hay detrás de la decisión de este grupo de ingresar al negocio logístico y qué implicaciones tiene para el mercado?

Con la autorización de la Superintendencia de Industria y Comercio de la compra de Almacenar por parte de Almagran, entregada en agosto pasado, el sector de logística registra uno de los movimientos más importantes en materia de consolidación y da línea sobre el interés que tiene el Grupo Santo Domingo de crecer en este sector, considerado como uno de los negocios del futuro.

La movida representa una jugada estratégica, pues se consolida uno de los operadores logísticos más grandes del país, con ventas estimadas para este año superiores a los $200.000 millones y un patrimonio cercano a los $110.000 millones, y que, para 2011, tiene en sus planes expandirse en el mercado local y contar con operaciones en Venezuela, Ecuador, Perú, Centroamérica y Chile; y más adelante en Argentina y México.

Detrás de la operación está la visión del Grupo Santo Domingo, propietario de Almagran, a través de sus fondos de inversión Valorem e Invernac. ¿Por qué es estratégica? Por dos razones: una, la actualidad del sector; y dos, la proyección del Grupo.

Desde la óptica del negocio logístico hoy, la tendencia mundial de las empresas productoras es entregar a las compañías especializadas el manejo de sus inventarios, el transporte, los despachos y empaques, bajo el modelo de outsourcing, para concentrarse en el core de su negocio.

Según datos de la Asociación Colombiana de Logística, Acolog, en Europa el 80% de las compañías ya tiene tercerizados estos servicios, mientras que en el caso de Estados Unidos es del 60% y en América Latina del 20%. Así, la oportunidad de crecimiento en la región es muy grande. "En el futuro, nadie manejará sus inventarios. El mercado de hoy se va a multiplicar porque no estaremos compitiendo por los mismos clientes sino por nuevas empresas que entrarán a hacer outsourcing de sus inventarios", explica Omar González, presidente de la nueva compañía conformada y que venía de presidir Almacenar.

Ahora, desde la proyección de este conglomerado económico, la estrategia de Valorem, uno de los brazos inversionistas del grupo, es invertir, crear valor y, por lo general, desinvertir en las empresas buscando retornos superiores al 20% para sus accionistas (ver Dinero 303, Grupos). El sector de logística representa hoy una oportunidad para moverse en ese escenario, porque se están dando grandes consolidaciones en el mundo, con compras y fusiones de empresas, para tener mayores economías de escala y eficiencias a la hora de prestar servicios logísticos.

Así, para Valorem, una mayor proyección de esta nueva empresa le puede permitir, tal como pasó en el negocio de cervezas, guardando las proporciones, consolidar un gran operador regional que en el futuro pueda hacer parte de un grupo internacional.

"En logística, la tendencia en el mundo es un proceso de consolidación que puede volverse irresistible, porque los grandes capitales y las grandes compañías buscan aumentar su masa crítica. La compra de Almacenar, por parte de Almagran, es apenas el inicio ya que no tiene sentido vender una nueva compañía que apenas está en crecimiento. Si se da un proceso de expansión rápido, antes de cinco años podría estar en la mira de algún grupo internacional", dice un banquero de inversión.

El interés

Después de la venta de Bavaria a la multinacional SABMiller, el Grupo Santo Domingo, inició un reacomodo de sus inversiones en sectores estratégicos, buscando crear mayores retornos a sus inversiones. Vendió Propilco a Ecopetrol, lo mismo que América Televisión en Perú; le dio vida de nuevo a El Espectador como diario; adquirió Cine Colombia; vendió TVCable a Telmex; está a la expectativa de poder regresar al negocio de radio y busca horizontes con negocios en China.

¿Por qué profundizar su presencia en el negocio de logística? "Esta negociación ratifica nuestra decisión de enfocar nuestras inversiones en sectores estratégicos como la logística, que impactan en la competitividad empresarial y nacional del país, así como de mantener en Colombia nuestro eje de negocios", manifestó Alejandro Santo Domingo al referirse a la culminación del proceso.

Para este grupo, se convierte en una inversión estratégica pues está relacionada con la competitividad de las empresas y sus modelos de productividad para generar mayor valor. Sin duda, es uno de los sectores estratégicos del futuro.

"El país se está moviendo hacia la búsqueda de mayor productividad y competitividad. Estas empresas buscan mayor eficiencia, lo que se va a traducir en servicios más confiables. Es una movida positiva", dice el ex ministro Eduardo Pizano, que hoy preside la Sala Logística.

Lograr que los tiempos en la operación de las empresas sean cada vez menores entre la producción y las ventas, buscar el menor nivel de inventarios y alcanzar mayores eficiencias son condiciones que los mercados, tanto locales como externos, están exigiendo a las empresas para poder competir. Quien preste estos servicios tendrá una puerta abierta a un modelo de negocio en expansión.

Pero no todo es tan fácil. Los operadores logísticos se enfrentan a un entorno agitado, liderado por los precios de los combustibles, las mayores exigencias de los consumidores y nuevas restricciones en materia ambiental y de regulación, paradójicamente cuando el libre comercio es una de las prioridades en las agendas de negocios de los países.

Así, dichas empresas se convierten en jugadores estelares a la hora de hablar de eficiencias y productividades. Para lograrlo, el círculo vuelve a la parte inicial de este artículo: deben alcanzar economías de escala y sinergias que les permitan atender las necesidades de sus clientes y ser rentables en el negocio, con procesos de fusiones y adquisiciones que les permitan alcanzar masas críticas.

La movida

La decisión de Almagran, al adquirir Almacenar, tiene sentido, pues las dos compañías unidas generan sinergias y complementan los sectores. Por el lado de las sinergias se aumenta la masa crítica de la nueva compañía, un paso fundamental para ganar eficiencias operativas en manejos de bodegas, transporte y empaque; y se unifican procesos financieros, de mercadeo y administrativos, entre otros, que agilizan la operación. A su vez, las empresas, antes de la fusión, operaban sectores distintos. Mientras Almagran es muy fuerte en retail -Carrefour es uno de sus clientes- y tiene operaciones en telecomunicaciones y en otros como el automotor; Almacenar está enfocado en el sector farmacéutico, consumo masivo, aseo personal, cosméticos, alimentos y bebidas, entre otros, con lo que complementan portafolio y amplían sus oportunidades de negocios.

Colombia, como mercado logístico y de envíos, tiene una particularidad: este sector en el mundo es controlado por grandes multinacionales, como DHL, UPS y TNT. En nuestro país, si bien estas compañías internacionales tienen operaciones, las empresas colombianas lideran el mercado. Servientrega, TCC o Coordinadora y ahora los almacenes de depósito, que cambiaron su modelo de ser solo bodegas a convertirse en manejadores de inventarios.

Además, el sector se caracteriza porque sus empresas están en procesos de integración de servicios y de desarrollarse a lo largo de toda la cadena de abastecimiento, pues los clientes buscan un solo operador y no fraccionar cada una de las proveedurías en los eslabones de la cadena. Así, por ejemplo, Servientrega, reconocida por el envío de paquetes, documentos y encomiendas, está profundizando su negocio logístico para ofrecer manejo de inventarios; mientras que en la agenda de los operadores logísticos no solo está el manejo de inventarios sino que podrían empezar a producir algunas manufacturas para sus clientes.

Muy pocos intentos se han dado en los últimos años por consolidarse en el sector. Hace un par de años, DHL Express manifestó su interés por Servientrega, que no avanzó por la posición de la colombiana de mantenerse independiente y, más recientemente, el deseo de Harinera del Valle por quedarse con Almagrario no se dio por los problemas en el manejo financiero de esta última compañía. En ese contexto, ¿por qué no se han dado mayores consolidaciones en el sector y el papel de las multinacionales no ha sido tan agresivo en adquisiciones? Dos razones pueden dar respuesta a estos interrogantes. Una, la incertidumbre con el tratado de libre comercio con Estados Unidos y los problemas que ha tenido la negociación entre la Comunidad Andina y la Unión Europea; y otra, el deterioro de la infraestructura en el país.
 
"La accesibilidad al país en general es complicada todavía. De qué me sirve entrar a un mercado donde voy a tener todavía barreras de infraestructura muy fuertes, donde mi inversión y control operativo es demasiado pesado para participar y va a representar inversiones muy grandes. Las locales llevan 25 años desarrollando su negocio y, aunque las que vienen de afuera pueden pensar en invertir para comprar esa experiencia, todavía no es provechoso en función de que hay muchas barreras de infraestructura", explica un funcionario de una compañía multinacional.

Ahora, con la decisión de Almagran, se esperaría que el mercado adquiriera una nueva dinámica en términos de adquisiciones.

La agenda

La nueva empresa que surge de la fusión entre Almacenar y Almagran ya tiene la agenda lista. Lo primero que hará será trabajar en su internacionalización. Su meta es estar, en 2011, en Venezuela, Ecuador, Perú, Centroamérica y Chile. Y más adelante no descarta Argentina y México.

En las primeras semanas de septiembre, Omar González, el presidente de la compañía, presentará a los representantes de la junta la forma en que la empresa abordará nuevos mercados. Para hacerlo tiene varias alternativas. Una es adquirir compañías en estos mercados objetivos. Otra es aprovechar la ventaja que tienen tanto Almacenar como Almagran de operar en Colombia para multinacionales, de comercio y farmacéuticas, por ejemplo, y plantear la posibilidad de prestarles estos servicios en otras regiones y manejar su cadena de abastecimiento tal como se hace en nuestro país. Y una más es bajo el modelo de green field: arrancar de cero, montar la infraestructura y atraer nuevos clientes. "En este momento no sabría decir cuál sería el modelo, pero pienso que podría ser una combinación de la primera y segunda alternativa. Algún tema de adquisiciones y un acompañamiento de nuestros clientes con sus filiales para manejar regionalmente los inventarios y que ellos aprovechen el hecho de que ya estamos en varios mercados", explica González.

Además, también tienen claro que las movidas no serán solo en el exterior sino también en Colombia, buscando masa crítica. ¿Bajo qué modelo? Según González, "pueden ser alianzas o compras de participaciones en las compañías que nos podrían interesar. También se puede analizar la posibilidad de administrarles el negocio".

Cumplir la agenda le significará a la compañía nuevas inversiones que aunque no están definidas, hay que definir de dónde saldrán los recursos.

Una alternativa que está sobre la mesa es la de ingresar a la bolsa. "El país tiene una gran necesidad: un mercado de capitales fuerte para capitalizar empresas y empujarlas a desarrollarse no solo en el país sino en el exterior", explica Pizano. Curiosamente, ninguna empresa del sector logístico está en la bolsa y no han explorado esta posibilidad. Servientrega en su momento, para su expansión internacional, consideró esta posibilidad pero no la ha definido. "No veo porqué Almacenar-Almagran no sea la primera en Bolsa", dice González.

Otra alternativa es una reconversión de activos. Estas son empresas muy fuertes en bodegas y activos fijos. Esos activos se podrían vender, tomar en arriendo y liberar recursos para su expansión. Almacenar-Almagran tienen hoy un patrimonio de más de $110.000 millones y de eso el 70% u 80% son ser propiedades. Y una posibilidad adicional es apalancamiento con el sector financiero. Hoy, Almacenar debe $13.000 millones y Almagran tiene una deuda de $22.000 millones, lo que representaría un 17,5% de sus ventas, dándole posibilidades de mayor endeudamiento.

Mientras en menos de dos meses debe quedar definido qué marca usará la nueva compañía, está claro que esta jugada sacudirá el mercado no solo local sino regional. ¿Quién sigue?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?