| 3/19/2015 6:00:00 AM

¿Qué compró Santo Domingo?

Valorem finalizó la compra de D1, la cadena de comercio más dinámica por ventas. Nuevos reyes del retail.

D1, la cadena de comercio de grandes descuentos, ha conseguido en cinco años lo que a otras les ha tomado décadas: consolidar una red de 328 puntos de venta en 82 municipios de seis departamentos, cuyas ventas se duplican cada año.

Al cierre de 2013, los supermercados D1, del grupo Koba International, vendieron $294.844 millones, cifra que al cierre de 2014 habría llegado a $591.000 millones y que este año podría alcanzar $1 billón, según las proyecciones de los expertos.

El formato ha sido tan exitoso que el pasado 20 de febrero la familia Santo Domingo, a través de su compañía de inversiones Valorem, decidió aumentar su participación accionaria y quedarse con 59% de su propiedad. ¿Cuál es el secre to? Una buena adaptación del modelo de tiendas de grandes descuentos, desarrollado en Alemania, ha sido clave para el éxito. La idea surgió cuando inversionistas venezolanos y alemanes identificaron en el país la oportunidad, al verificar que el costo del mercado en el comercio formal era más alto que en Europa.

Con el apoyo de inversionistas europeos crearon Koba International, compañía que les dio vida a las tiendas D1, cuyas operaciones comenzaron en enero de 2010 en Medellín. El modelo resultó tan llamativo, que en octubre de 2011 adquirió 20% de Koba por US$11,2 millones. Dos años después adquirió un 5% adicional.

La acogida de este formato de retail en Colombia se basa en las eficiencias que logra la compañía con la reducción de costos de exhibición, logística y mercadeo, que se traslada a los consumidores en forma de descuentos en el precio final.

El modelo es tan eficiente que no hay desperdicio de recursos, pues cada tienda vende en promedio 500 referencias en áreas de hasta 500 m2, con una rotación tan alta que para los proveedores resulta muy atractiva.

A la acogida entre los clientes finales se suma la fidelidad de sus proveedores, pues la cadena no les cobra por exhibición, les paga en plazos cortos y promueve el desarrollo de nuevos productos. Esto no solo beneficia a los industriales; de paso, amplía el acceso de los consumidores a productos con mayor valor agregado.

El dinámico comportamiento de Koba motivó a Valorem a aumentar su participación accionaria y el pasado 20 de febrero anunció la compra de 34,32%, para completar 59% y convertirse en el socio mayoritario. La transacción, tasada en unos US$68,9 millones, ya quedó lista.

Valorem habría pagado una parte con crédito. Su junta del 24 de febrero autorizó el aumento del cupo de deuda a $405.000 millones –cercana a $290.000 millones a diciembre–.

Aunque Valorem tendrá la mayoría accionaria, los D1 los seguirán manejando los socios gestores. Para el presidente de Valorem, Carlos Arturo Londoño, “Koba tiene un modelo de negocio sólido y exitoso. Es tremendamente atractivo dado su enorme potencial de crecimiento, porque beneficia directamente la economía de las familias colombianas, con productos de alta calidad a precios muy competitivos”.

El éxito del modelo de D1 no solo garantiza su crecimiento en el mercado local. También señala la ruta para su expansión internacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?