| 6/26/2009 12:00:00 AM

Salud en tiempo real

En 2008, el mercado de telemedicina en el mundo representó US$4.700 millones y para 2012 podría llegar a US$11.200 millones, de acuerdo con BCC Research. Colombia empieza a hacer sus primeras apuestas.

Desde hace 18 meses, cerca de 2.000 pacientes de cuidado intensivo han sido atendidos en las regiones más apartadas del país: Leticia, Quibdó, Mompox, Bahía Solano, Puerto Inírida o Florencia. La tasa de mortalidad para este grupo ha sido del 8%, es decir, similar a la de las mejores unidades de cuidado intensivo en el mundo.

Los resultados para estos pacientes son exitosos pese a que no han sido tratados bajo el sistema tradicional. Para este grupo se han utilizando las tecnologías de la información y las telecomunicaciones (TIC) aplicadas a la salud, conocidas como telemedicina, en un proyecto en el que están involucrados los Ministerios de Protección Social y Comunicaciones, Caprecom y la Fundación Cardiovascular de Bucaramanga.

Seguridad, eficacia y una adecuada relación costo-beneficio son los principales atributos que hacen de la telemedicina una de las apuestas más importantes de futuro para el país.

Víctor Castillo, director de la Fundación Cardiovascular -entidad que opera uno de los proyectos de cuidado intensivo a distancia-, explica que, con un equipo médico bien entrenado y especializado, los pacientes son atendidos en los municipios alejados del país gracias a una plataforma tecnológica que provee de información en tiempo real y permite ejercer el cuidado y monitoreo permanente del estado de salud de los enfermos.

Por eso, Castillo no duda en asegurar que la telemedicina se está convirtiendo en la mejor herramienta para responder al desafío de los sistemas de salud en el mundo, de llevar conocimiento y atención especializada a las poblaciones alejadas, donde no se cuenta con servicios médicos de alta complejidad o su costo hace inviable su prestación.

Todo arranca en los municipios apartados del país donde los pacientes son atendidos en centros médicos que cuentan con tecnologías de la información y las comunicaciones, que permiten transmitir en tiempo real los exámenes, pruebas o diagnósticos realizados por médicos generales, a un centro de mayor nivel de complejidad donde los especialistas procesan la información y dan las indicaciones sobre los procedimientos a seguir. En estos municipios, el costo de tener un especialista en cardiología, dermatología, pediatría u otra especialidad resulta insostenible, como también lo es el traslado de estos pacientes a centros de mayor nivel.

Desde procedimientos de consulta con un especialista, hasta cuidados intermedios o cuidados intensivos, son servicios que ya se ofrecen en el país a través 790 instituciones prestadoras de servicios de salud de 20 departamentos que hoy están conectadas con centros médicos especializados a través de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. De acuerdo con datos del Ministerio de Comunicaciones, en 2008 se realizaron 7.531 consultas médicas y se prestó el servicio de medicina especializada a 806 pacientes en telecuidado intermedio.

Victoria Kairuz, coordinadora del Plan Nacional TIC del Ministerio de Comunicaciones, considera que el país debe avanzar hacia la telesalud, cuyos componentes básicos son la telemedicina, teleeducación, epidemiología y gestión y administración, que se articulan a partir del uso de tecnologías de la comunicación como la telefonía celular, telefonía fija, internet y la futura televisión digital, para atender de manera efectiva y eficiente la salud de los colombianos.

Este tema hace parte, además, de las prioridades trazadas en el Plan Nacional TIC, que se lanzó en mayo del año pasado y cuya ejecución vienen adelantando conjuntamente los Ministerios de Protección Social y Comunicaciones.

A partir de esta priorización, los Ministerios decidieron formular el Plan País en Telesalud o en e-salud -como también se le denomina-, que estará listo en los próximos meses y busca ser más incluyente, pues involucrará no solo la atención remota de pacientes sino también el teleagendamiento de citas; las campañas de prevención en salud o campañas de alerta en materia de salud, utilizando las tecnologías de la información.

Un sector en crecimiento

El tema de telemedicina en el mundo comenzó a desarrollarse en los años 60, pero fue a partir de los 90, con el auge de internet y de la telefonía móvil que logró cimentar su desarrollo. Los mayores avances, sin embargo, se han dado en los últimos cinco años.

De acuerdo con BCC Research, una compañía especializada en investigación de negocios en tecnología, el mercado de telemedicina alcanzó en 2008 los US$4.700 millones y para 2012 podría llegar a los US$11.200 millones, con una tasa anual de crecimiento del 19%.

Alejandro Cortés, director de ventas del segmento verticales para Alcatel Lucent de Colombia, Ecuador y Venezuela, explica que en Canadá, Europa y Japón la telemedicina ha despegado "apalancada principalmente en las nuevas tecnologías de banda ancha inalámbrica que han servido como facilitadoras de la conectividad y de la ubicuidad". Eso sí, reconoce que hay una brecha entre estas regiones y el resto del mundo, justamente por las dificultades en materia de conectividad.

Las compañías de telecomunicaciones e informática han tenido especial injerencia en el desarrollo de la telesalud en el mundo. Cortés, de Alcatel-Lucent, destaca del caso colombiano los programas enfocados a llevar telesalud a las poblaciones más apartadas del país. "Estos buscan llegar con algo más que solo internet y de eso se trata, de utilizar esta infraestructura para permitir videoconferencias, transmisión de video o de datos, montar aplicativos que permitan a cada campo específico de la salud llevar datos y señales de un paciente hasta su médico".

Aunque en Colombia el tema de telesalud arrancó en el último lustro, el empeño con el que vienen trabajando sector público y privado en el tema hace pensar en un desarrollo sostenido que, sin duda, redundará en el bienestar de todos los colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?