| 7/21/2016 12:00:00 AM

SABMiller y AB InBev: Los ganadores y perdedores por el Brexit

La devaluación de la libra esterlina ha producido un aumento del 30% en lo que recibirían Altria y la familia Santo Domingo por la mega fusión entre SABMiller y AB InBev. Esto tiene descontentos a los minoritarios que no tuvieron ese beneficio.

La decisión del Reino Unido de separarse de la Unión Europea cada vez tiene más efectos colaterales y uno de los más recientes está en la que se considera la fusión empresarial más grande en la historia británica: la unión entre las cerveceras AB InBev y SABMiller. 

El negocio fue pactado en 77.800 millones de libras esterlinas (US$102.000 millones), pero tras la fuerte devaluación que tuvo la moneda británica como resultado del llamado brexit, se generó una distorsión en los términos del negocio.

Resulta que a los accionistas mayoritarios de SABMiller, la compañía que va a ser absorbida por su rival AB InBev, les ofrecieron una opción de pago distinta a la de los minoritarios, con el fin de que los primeros no tuvieran que pagar tanto dinero en impuestos por ganancias de capital. 

Mientras a los minoritarios les prometieron darles en efectivo 44 libras esterlinas por acción, a los mayoritarios, que poseen 40% de SABMiller, les ofrecieron una alternativa parcial, que mezcla un pago en efectivo y en acciones de la nueva megacervecera que resulte tras la fusión, las cuales deberán conservar por mínimo cinco años. 

Los mayoritarios que integran ese bloque son la multinacional estadounidense Altria y la familia Santo Domingo. Bajo la formula acordada cada uno de estos recibiría un pago de 39,03 libras por acción, conformado por 3,77 libras en efectivo y el resto en acciones en la futura sociedad. Esa cifra de 39,03 por acción era casi 5% inferior a los 44 en efectivo que iban a recibir el resto de los accionistas. Los mayoritarios aceptaban menos por no tener que pagar los impuestos que implicaría una venta en efectivo.

Con brexit todo cambió. La libra esterlina se devaluó y produjo un aumento en el valor que recibirían los mayoritarios. Esto obedeció a dos factores. Por un lado las acciones de la nueva empresa estarán conformadas por acciones de SABMiller (que han subido 8,8% en lo corrido del año) y de AB InBev cuyo precio se ha mantenido estable en promedio este año.  Pero como el negocio se hizo en euros, pues AB InBev cotiza en esa moneda, el valor en libras ha aumentado sustancialmente. Como resultado, Altria y los Santo Domingo ya no recibirían las 39,03 libras prometidas sino casi 51 libras por cada acción; es decir, 30% más del precio original de la transacción (hasta el cierre de esta edición).

No les sirve a todos

Institutional Shareholder Services (ISS), firma que asesora fondos de inversión, advirtió que eso significa que ahora los mayoritarios recibirán una prima de 16% frente a lo que les pagarían a los minoritarios. Si bien la alternativa parcial de acciones también está disponible para los minoritarios, se presume que estos, que en su mayoría son fondos de inversión, no la harían efectiva pues les es difícil mantener en sus cuentas acciones de una empresa que aún no existe, por más de que se prevé que será la cervecera más grande del mundo y tendrá 29% del mercado global.

“Como ahora hay una diferencia importante entre las dos formas de pago, beneficiando a Altria y a los Santo Domingo, la pregunta que surge es si se debería permitir a esos dos accionistas votar en el momento en que se defina la oferta final”, le dijeron expertos de ISS a The Sunday Telegraph.

El negocio está estructurado bajo un “esquema de acuerdo” que requiere la aprobación de 75% de los accionistas de SABMiller. Se espera que la votación se dé una vez obtengan las aprobaciones de las autoridades antimonopolio y aunque ya recibieron el sí en Europa, les faltan  mercados claves como China y Estados Unidos. En ese momento, los minoritarios podrían llegar a bloquear a los mayoritarios.

Mientras se llega a ese punto, se espera gran agitación en la asamblea anual de SABMiller programada para el 21 de julio –pocos días después del cierre de esta edición–, pues han entrado otros accionistas que pujarán por mejores condiciones. 

A los fondos Aberdeen y Legal & General, que tienen 2,6% y 1,7% de SABMiller, respectivamente, se unieron nuevos inversionistas que están interesados en sacar provecho de la megafusión.

Uno de ellos es el fondo Elliott Capital Advisors, que es el brazo británico del hedge fund estadounidense Elliott Management, conocido por ser uno de los llamados fondos buitres que durante 15 años pelearon con Argentina. Elliott adquirió 1,3% de SABMiller.

Así mismo, el fondo inglés The Children’s Investment Fund Management (TCI), que es accionista de la atribulada Volkswagen, compró un poco más del 1% de SABMiller. “Nuestra fuente se negó a describir los motivos o la razón fundamental para la inversión de TCI en la cervecera, pero lo claro es que tiene interés en el negocio y quiere ver cómo se desarrolla”, sostiene un cable de Reuters.

Otros impactos

La depreciación de la libra esterlina ha tenido un impacto positivo en las acciones de compañías británicas con operación en el exterior, como la empresa de licores Diageo. Los estados financieros de dichas firmas se impulsarán al convertir sus ventas internacionales en su devaluada moneda local. 

De esta tendencia no se ha escapado SABMiller y eso también explicaría el interés de los nuevos inversionistas. No obstante, la acción de la dueña de Bavaria ya no registra altas valorizaciones, pues tiene un precio techo de 44 libras esterlinas, que es el pago máximo en efectivo que se ha pactado para los minoritarios que le quieran vender a AB InBev. 

Al cierre de esta edición, la acción de SABMiller en la bolsa de Londres costaba 44,19 libras.

No se sabe si la junta directiva de la cervecera, que había recomendado por unanimidad aceptar la oferta de AB InBev, planee discutir la nueva situación que enfrentan sus accionistas minoritarios y mayoritarios en la asamblea del 21 de julio. No obstante, analistas como Nik Oliver, de UBS AG, consideran que AB InBev podría aumentar la oferta de dinero en efectivo hasta en 15% con un impacto limitado en la economía del negocio. “Cualquier cambio en la oferta de dinero en efectivo tendría que tener el consentimiento de Altria y BevCo, a menos que AB InBev aumente el elemento de efectivo de la llamada alternativa parcial en una cantidad igual o mayor”, le dijo Olivier a Bloomberg.

Sea como sea, se espera que los inversionistas minoritarios, liderados por los fondos Elliott y TCI, pujen para cambiar las condiciones de pago de la fusión, pero algunos expertos consideran que es un juego peligroso. Esto porque no se sabe si AB InBev cederá a sus pretensiones y, además, la libra esterlina está recuperando valor. El tiempo dirá quiénes serán los ganadores de esta megafusión.

Lea también: ¿Cuáles serán los efectos del tsunami Brexit para el mundo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?