| 3/1/1994 12:00:00 AM

R.T.I. es binacional

La Organización Cisneros de Venezuela revela que tiene en joint venture copropiedad sobre la programadora colombiana.

Era un secreto a voces. Desde hace dos años se venía afirmando que el Grupo Cisneros de Venezuela había adquirido a la programadora de televisión nacional R.T.I. Nadie se encargó de negar ni aceptar la especie, hasta que en una revista internacional apareció la confirmación de la noticia.

La fuente fue la misma Organización Cisneros que ya incluye en su organigrama empresarial a R.T.I. (ver recuadro), con la anotación de que la operación es un joint venture. Un 50% de la programadora colombiana pasó a ser parte del grupo en una inversión que le costó a Venevisión US$6 millones. Radio Televisión Interamericana -RTI-, creada en abril 5 de 1963, es controlada por los hermanos Fernando y Guillermo Restrepo Suárez, los sucesores del desaparecido Fernando Gómez Agudelo y Tesar Ltda.

De hecho ya directivos de Venevisión y R.T.I. viajan a Caracas y Bogotá frecuentemente para adelantar proyectos conjuntos. Sólo se espera que se apruebe el texto definitivo de la nueva ley de televisión colombiana, que actualmente se tramita en el Congreso, y cómo quedará lo atinente a la inversión extranjera en el medio, para hacer el anuncio con bombos y platillos.

La revelación sobre la adquisición de R.T.I. viene en la última edición de la revista U.S./Latin Trade, una nueva publicación norteamericana de negocios. El hecho se conoce cuando en Venezuela hay toda una polémica nacional sobre lo que consideran es el retiro paulatino de los Cisneros de ese país. Durante los últimos dos años el conglomerado se ha expandido en forma impresionante, pero en el exterior.

A través de Venevisión, estación de televisión fundada por Diego Cisneros -el creador de la Organización Diego Cisneros (ODC) se asoció en 1992 con el grupo Televisa del tigre Emilio Azcárraga. Durante 1993 adquirió la cuarta parte de Univisión, el más grande canal latino de Estados Unidos. La otra cuarta parte es de Azcárraga y el 50% restante del inversionista californiano A. Jerrold Perenchio. También posee intereses en un canal chileno.

Al tiempo que los Cisneros se expanden en el exterior, hay quienes consideran que se han recogido al interior de Venezuela. Acaban de vender la famosa factoría Helados Tío Rico a Unilever y negocia Yukerí con Heinz. También se sabe que está en venta la cadena de Supermercados Cada (Compañía Anónima Distribuidora de Alimentos), con 1.458 empleados y 2.076 obreros. Es la más grande de Venezuela, con 79 establecimientos y opera las franquicias de Burger King y Pizza Hut. También se habla en Caracas de la inminente venta de la cadena Maxy's de almacenes por departamentos, que en 1995 apresta su entrada a Colombia.

"La expansión internacional de las empresas de la ODC no quiere decir que hayamos abandonado nuestros negocios venezolanos... Es cierto que estamos en proceso de ventas de compañías en Venezuela pero también estamos en el proceso de adquisición de otras", sostuvo el pasado 8 de febrero Ricardo Cisneros, vicepresidente de la Organización Diego Cisneros.

Lo cierto del asunto es que la imagen de los Cisneros se ha empañado en Venezuela en los últimos dos meses debido a que el grupo era coaccionista del intervenido Banco Latino y de su junta directiva hizo parte el mismo Ricardo Cisneros. Muchos columnistas caraqueños han advertido a la vez de la "huida" del conglomerado después de la intentona golpista de noviembre de 1992, y le han exigido explicaciones por sus nexos con los dueños del Latino. El debate está que arde y cada día se revelan muchas y nuevas cosas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?