| 12/1/2005 12:00:00 AM

Recursos para carga

Las obras de infraestructura de transporte y la logística, dos áreas que estarán en auge en 2006. Dónde están las oportunidades.

El año próximo se abre un gran espacio para las empresas de construcción de infraestructura y de logística. Sin duda, es una buena noticia para el país. "Hay una relación directa entre desarrollo de infraestructura y desarrollo económico", dice Gabriel Goldschmidt, coordinador de proyectos de infraestructura de la International Finance Corporation, IFC, para América Latina y el Caribe, quien conoce en detalle el sector en la región.

Pero, además, es una buena noticia para los empresarios de numerosas empresas que se asocian a estos proyectos. La lista de las grandes obras es bien conocida y la encabezan la concesión del aeropuerto de Bogotá y la reapertura del proyecto vial de Bogotá al río Magdalena. Pero hay más oportunidades que las firmas de ingeniería colombianas esperan con interés. En aeropuertos, se adelantará la integración de la operación de los de Rionegro y Medellín, y se abriría a concesión el de San Andrés. En vías, los proyectos de concesión de 2006 valen algo más de $4 billones (ver recuadro). También despegará el Plan 2.500 para mantener y mejorar carreteras secundarias y terciarias. En puertos, se definirá la extensión de las concesiones portuarias. En hidrocarburos se decidirá cómo hacer la ampliación de la refinería de Cartagena, y posiblemente si se hace la construcción de ductos de conducción de crudo o gas con Venezuela. Para que todas las obras se muevan con celeridad, Gabriel Goldschmidt encuentra que se necesitan dos cosas esenciales. De un lado, que el gobierno clarifique el marco regulatorio en los apartados que no están claros. Por ejemplo, definir si se extiende o no la concesión de los puertos, o determinar las tarifas de mediano plazo para la transmisión de gas. Y de otro, establecer una visión precisa sobre lo que los privados pueden hacer en infraestructura y avanzar con rapidez en el diseño de proyectos de concesión en esas áreas. No tiene necesariamente que aumentar el gasto público en infraestructura, que en el caso colombiano es parecido al promedio de América Latina -entre 1% y 3% del PIB-. Tiene que priorizar las obras y saber en qué entra y en qué no.

Logística Pero hay otras fórmulas que pueden lograr grandes efectos en la eficacia del transporte de carga. La principal de ellas según Goldschmidt es la cadena logística. Sistemas de seguimiento de carga, centros de distribución fuera de las grandes ciudades, puertos secos, profesionalización de los transportadores, redes multimodales, son un complemento crucial para la infraestructura. La IFC está interesada en participar en proyectos ambiciosos en este campo. Para Rafael Flórez, de la IAC, expertos en logística, la consolidación de carga ofrece una de las mejores oportunidades de negocios, porque puede reducir mucho el costo del manejo de carga. Pero le parece que el negocio más interesante es el de integrador logístico, que hace o subcontrata para sus clientes, el trabajo de operador logístico y las tareas de comercio exterior completas. La idea es que las empresas se concentren cada vez más en diseño, menos en manufactura y casi nada en distribución, explica. "El mundo va para allá", concluye.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?