| 7/25/2014 9:40:00 AM

Los de la plata

Las sociedades fiduciarias son responsables de administrar $27 billones, recursos con los que avanza la construcción en el país. Un negocio que anda disparado.

Las políticas del Gobierno en materia de vivienda y de infraestructura no solo están dinamizando el sector de la construcción, también el de la fiducia inmobiliaria, que a mayo ya administraba $27,4 billones, 37% más que un año atrás.

De las 24 sociedades fiduciarias que se dedican a este negocio y se han convertido en uno de los propulsores clave de la construcción, cinco administran recursos cercanos o superiores a los $2 billones. El primer lugar lo ocupa Fidubogotá, con $7,8 billones a su cargo y le sigue Alianza Fiduciaria, con $7,7 billones, de acuerdo con cifras de la Superfinanciera.

Los empresarios del sector creen firmemente que están dadas las condiciones para que la fiducia inmobiliaria siga creciendo, pues además del impulso estatal con programas como las viviendas gratis y las alianzas público privadas (que deben usar este mecanismo de financiación), cada vez crece más la compra de vivienda con ahorro de las familias y esos recursos se van inicialmente a las fiduciarias.

El único lunar que ven en el horizonte es la incertidumbre generada por el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá, que es el principal mercado inmobiliario del país. No obstante, están convencidos de que ni su negocio, ni el de la construcción se van a desacelerar y que, por el contrario, van a seguir registrando altas tasas de crecimiento, al tiempo que ganan espacio dentro de la actividad fiduciaria, donde aún tienen un peso pequeño.

La industria de la fiducia con todas sus líneas, como inversión, garantía, pensiones voluntarias o carteras colectivas, a mayo administraba casi $300 billones; es decir, una suma parecida a todo lo que consumen los hogares colombianos en un año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?