| 3/20/2009 12:00:00 AM

Quiebra al parque

La compañía tiene una deuda acumulada de US$2.400 millones, en su mayoría causada por la construcción de nuevas montañas rusas

Six Flags, uno de los mayores operadores de parques de diversiones del mundo, está a punto de declararse en bancarrota.

La montaña rusa en que se ha convertido la economía mundial en los últimos meses afecta cada vez más sectores. Ahora el turno le llegó a los parques de diversiones. Six Flags Inc., uno de los mayores operadores de parques de diversiones del mundo ha comenzado a aplicar medidas desesperadas para evitar caer en bancarrota.

De acuerdo con The Wall Street Journal, Six Flags Inc. llegó a un acuerdo con el banco de inversiones Houlihan Lokey Howard & Zukin, para que se encargue de negociar con los acreedores de la firma: bancos, socios e inversionistas. Así mismo, contrató a la firma de abogados Paul Hastings Janofsky & Walker, especializada en gestionar procesos de quiebra.

La compañía tiene una deuda acumulada de US$2.400 millones, en su mayoría causada por la construcción de nuevas montañas rusas que pudieran aprovechar movimientos mediáticos, como las dedicadas a las películas de Batman y Terminator. Para completar, tiene hasta el 15 de agosto para recolectar US$319 millones en efectivo para respaldar el pago de títulos canjeables y dividendos a sus accionistas. En un comunicado, la empresa manifestó que sólo contará con US$200 millones, por lo que cree que no podrá cubrir estas obligaciones.

"Dadas las condiciones negativas actuales de la economía en general y de los mercados de crédito en particular, hay una sustancial incertidumbre de que podamos realizar una refinanciación de las acciones preferentes y otras deudas antes de su vencimiento", dijo la empresa en un comunicado.

Cabe anotar que Six Flags está en medio de un agresivo plan de reestructuración que ya está mostrando resultados. En 2008, la compañía despidió 300 empleados -para reducir su planta fija a 2.000 personas-, vendió diez parques y comenzó un plan de ventas corporativas. Esto se tradujo en un aumento del 5% en sus ventas, que llegaron a US$1.020 millones, mientras sus pérdidas el año pasado cayeron a US$112,9 millones después de alcanzar US$253,1 millones en 2007.

Según la Asociación de Entretenimiento Temático (TEA, por sus siglas en inglés), Six Flags atiende más de 25 millones de visitantes cada año en sus parques de diversiones, lo que la convierte en el cuarto operador más grande en el mundo, solo superada por Walt Disney Attractions, Merlin Entertainment y Universal Studios. En la actualidad, la empresa es propietaria de 120 montañas rusas en Estados Unidos.

La crisis también está afectando otras empresas del sector, que han tenido que implementar estrategias para mantener sus ingresos. Por ejemplo, Busch Entertainment ha reducido el valor de los boletos de entrada a sus parques, como SeaWorld (Orlando) y Busch Gardens (Tampa Bay), hasta US$99,95, su precio en 2004.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.