| 12/1/1995 12:00:00 AM

QUE TRAJO DE NY MONS. BUITRAGO?

DINERO DESCUBRIÓ UNA MISTERIOSA IGLESIA QUE NO TIENE TEMPLO, NI SEGUIDORES, MANEJA $14.500 MILLONES EN BANCOS Y ES DUEÑA DE COSTOSAS OBRAS DE ARTE. INGRESARÍA AL PROCESO 8.000.

Durante el primer semestre del año pasado, una misteriosa iglesia, manejada por un misterioso político, hizo ingresar a Colombia misteriosos $1.268 millones, procedentes de Nueva York. Los dineros entraron por misteriosas cuentas corrientes y fueron cobrados por ventanilla por misteriosos personajes. Aunque cualquiera puede creer que se está en un cuento misterioso, la verdad es que las autoridades creen haber encontrado el camino por el cual llegaron al país muchos de los misteriosos aportes hechos en el extranjero para la campaña electoral de 1994. Incluso con el descubrimiento de tres misteriosas fundaciones, han logrado detectar cómo muchas empresas colombianas evaden impuestos y hasta lavan dólares.

Toda esta novela gira esencialmente alrededor de una corporación con un nombre tan confuso como vaporoso: la Iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala de Colombia del Patriarcado Mundial Latino, de los Patriarcados del Mundo Americano, Incorporados. Y el actor central es el economista caldense Enrique Buitrago Quintero, el candidato más firme a ser el próximo Gran Comendador de la Gran Logia Masónica de Colombia.

La historia comienza en 1970 cuando el bielorruso Uladyslau Ryzy Ryski fundó en Nueva York el Patriarcado del Mundo Americano de la iglesia Ortodoxa Católica, Inc., para la proclamación del Evangelio de Nuestro Señor y Salvador, Jesucristo, para todos los Pueblos y especialmente, ' para los necesitados y pobres". Ryzy - Ryski (nombre que significa ruso rojo) había llegado a Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial huyendo de la invasión de los soviéticos a su país, quienes además asesinaron a sus padres. El nuevo arzobispo metropolitano ortodoxo tenía patriarcados en Inglaterra, Eslavia

y China, y se hizo acompañar en su nuevo movimiento de una serie de reverendos especialmente latinos y españoles. Uno de los principales filósofos del movimiento era el profesor universitario Adam Bilecki, PhD, portador del patriarcado eslavo mundial y jefe de la Corte de la Iglesia.

Muchos de los hispanos y centro y sudamericanos que llegaban a Nueva York y buscaban convalidar sus títulos educacionales (especialmente los secundarios) en Estados Unidos eran llevados por Ryzy - Rysky ante el Departamento de Educación de la Universidad del estado neoyorquino para avalarles su título con la Universidad de los Pueblos y del Centro para Altos Estudios (American Academy).

LA IGLESIA DE COLOMBIA

Sí llegó allí el psicólogo y sicoanalista caleño Carlos Evaristo Ortiz Castro, quien el 11 de abril de 1972 fue "ordenado, graduado, elegido, consagrado y entronizado" en el templo situado en Broadway, Nueva York, como nuevo obispo de la recién creada Iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala de Colombia, entidad que recibió la "bendición mundial" durante el segundo sínodo celebrado por Ryzy - Ryski el 27 de agosto de 1972.

Ortiz regresó a Bogotá y comenzó entonces a trabajar para establecer su sede episcopal en una catedral que sería construida en el lugar de su residencia: la calle 103 bis número 49 A 11 en el barrio Santa Bárbara de la capital del país. A la vez logró que las autoridades colombianas concedieran la personería jurídica a la nueva corporación.

La verdad es que muy poco avanzó en sus propósitos el nuevo movimiento religioso en Colombia, especialmente por falta de plata. Por eso el 23 de enero de 1975 el obispo Carlos Ortiz creó el Instituto Fundación Doctor Freud como una institución "religiosa y sin fines de lucro, benevolente y caritativa; filantrópica y altruista", según rezan sus estatutos. Su fin primordial es la "promoción y testimonio de Dios", la organización del trabajo misionero en Colombia, y la enseñanza de la "Buena Nueva de Dios".

En el fondo la fundación buscaba recaudar dineros para el establecimiento de la catedral y dependía en sus principios del Sínodo Sagrado Mundial de los Patriarcados del Mundo Americano de la Catedral de la Enseñanza, la junta Educadora de la Unión de los Pueblos de las Américas y la Mesa Redonda del Colegio de las Américas. La Doctor Freud podía comprar inmuebles, manejar institutos educacionales, centros de rehabilitación, casas de ancianos y orfanatos.

Pasaron algunos años y aunque el obispo Ortiz se movió entre grandes personalidades del país otorgándoles diplomas con títulos ostentosos y hasta honoris causas, provenientes de la Universidad de Los Pueblos en Nueva York, sus ideas poco florecieron. Así llegó 1978 y el arzobispo mundial del movimiento, Uladyslau Ryzy - Ryski murió, y con él fue enterrado todo el movimiento. Sus seguidores casi todos han fallecido con el paso de estos años o han regresado a sus países de origen.

EL MISTERIO REAPARECE

Sin embargo, a mediados de la década de los ochenta una misteriosa mano comenzó a revivir el movimiento de la Iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala de Colombia e incluso comenzó a manejar algunas operaciones monetarias en el Banco Ganadero, sucursal Siete de Agosto.

De un momento a otro apareció un listado de presuntos fundadores entre quienes se citaba a los ex presidentes Alfonso López Michelsen y Misael Pastrana Borrero, a los banqueros Jaime Michelsen y Alcides Caicedo Roa, la condesa Nubia Braschi, el conde Jaime de Ferra y Gisbert, ministros, ex ministros, senadores, representantes, prestigiosos abogados, doña Nydia Quintero de Turbay y hasta el general Fernando Landazábal Reyes, por sólo citar algunos.

La "misteriosa mano" que había revivido a la Iglesia Ortodoxa Católica

Autocéfala y al Instituto Doctor Freud era la del economista cálcense Enrique Buitrago Quintero, quien asumió como administrador apostólico porque el obispo Carlos Ortiz había dejado de pertenecer a

las fundaciones y había fijado su residencia en México.

El nueve de septiembre de 1985 el mismo Buitrago Quintero, profesor de Humanidades había creado la Fundación Social César Ordóñez Quintero, Funda Ordóñez, para ayudar en la educación de los sectores y para que "pueda luchar por el logro de la realización plena del hombre colombiano". Lo curioso del asunto es que comenzó a funcionar con un auxilio parlamentario del controvertido dirigente liberal nortesantandereano Félix Salcedo Baldión (hoy despojado de su investidura).

El auxilio había sido aprobado el 7 de febrero de 1985 por la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, es decir, siete meses antes que naciera la Funda Ordóñez. La fundación usó para su creación el nombre del líder liberal santandereano César Ordóñez Quintero, quien falleció el 10 de marzo de 1982. Fue profesor de derecho y rector de la Universidad Libre, claustro en donde Buitrago Quintero dictaba clases. Más auxilios salieron de la Cámara en 1986 y 1987. El profesor Buitrago era por esos días concejal por Bogotá como suplente en la lista que encabezó por 1985 al Concejo la controvertida Regina Betancourt de Liska. Había reunido en las mismas instalaciones del Concejo capitalino a albañiles y personas de escasos recursos, a quienes había pedido firmar la constitución de la Funda Ordóñez, a cambio de conseguirles becas y otras ayudas como lotes que ayudaba a conseguir con el controvertido urbanizador y político Alfredo Guerrero.

Buitrago había logrado ocupar su escaño como edil después de una agria disputa con "mamá" Regina, quien el siete de junio de 1984 lo había expulsado de su movimiento, acusándolo de haber aceptado un cargo político del entonces alcalde mayor Hernando Durán Dussán. El 18 de junio de 1984 anunció que regresaba al liberalismo, "mi partido de siempre".

Su nombre apareció nuevamente a mediados de 1991 cuando el famoso escándalo de los auxilios otorgados por el alcalde de Bogotá, Juan Martín Caicedo Ferrer, a fundaciones de los concejales capitalinos. En ese entonces $1.840 millones fueron a dar a 300 entidades jurídicas bajo el rubro de Aportes y Subvenciones. Fueron girados por la secretaria de Hacienda Distrital, Marcela Airó de Jaramillo.

La iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala recibió $1.303.000 y una investigación de la Contraloría Distrital que incluyó un juicio fiscal, concluyó que la corporación era pirata y que la dirección registrada en la Secretaría de Hacienda era ficticia: Transversal 10 No. 130-05, un conjunto de apartamentos del norte de Bogotá. El número telefónico resultó ser de una vivienda familiar que advierte que no tiene nada que ver con el asunto.

BUITRAGO ES OBISPO

Como el caso de los famosos auxilios subió como espuma y bajó como coco (aunque pronto habrá noticias sobre los auxilios de Juan Martín), nada pasó con las fundaciones de Buitrago. Tan poco pasó que el 22 de mayo del año pasado apareció públicamente cuando fue ordenado nuevo obispo de la Iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala, en una ceremonia presidida por el obispo de la Iglesia Católica Anglicana William Barrios Gómez.

Consultado por DINERO sobre lo inusual que parecía que un anglicano ordenara a un ortodoxo, advirtió que eso es corriente en el mundo por una "especie de analogía que existe entre las iglesias y por acto de cortesía". Además de obispo de la vaporosa Iglesia, Buitrago Quintero ha seguido ascendiendo en la Gran Logia Masónica en donde ostenta el grado 32, y según quienes lo conocen, está a un paso de ser el Gran Comendador de la Gran Orden.

Sin embargo, los ojos volvieron a las fundaciones del ex concejal y ex profesor de la Universidad Libre, cuando el nombre de la Funda Ordóñez apareció como presunta receptora de unos dineros girados por la intervenida firma comisionista de bolsa Euro valores. Los pagos se hacían supuestamente por compra de anchetas surtidas, pero realmente ocultaban compensaciones por operaciones en la bolsa.

De allí nació esta investigación de DINERO, que sorprende a medida que avanza. 1.2 mayoría de las personas que aparece en los consejos directivos y administrativos de las fundaciones dicen que no tienen nada que ver con el asunto o que alguna vez tuvieron contacto con el personaje hace muchos años y que no conocen en qué anda ahora.

Entre ellos está el actual contralor general de la República, David Turbay Turbay, quien asistió a alguna de las sesiones de la Iglesia en 1988 (ver recuadro) o el ex presidente de la Sociedad Geográfica de Colombia, Clemente Garavito Baraya. La familia de César Ordóñez Quintero entuteló por el uso indebido del nombre de su padre y aunque el Tribunal Administrativo de Cundinamarca no accedió en primera instancia, el Consejo de Estado está por pronunciarse.

Pero si a estas alturas muchas cosas sorprenden, lo que se ha conocido durante las dos últimas semanas es verdaderamente una bomba. DINERO descubrió los balances de las tres fundaciones y halló que tienen activos superiores a los $14.000 millones y el año pasado pasaron por sus cuentas corrientes más de $14.500 millones (bancos Ganadero, Colombia, Real y Bogotá).

Además posee obras de arte avaluadas en más de $1.600 millones. Presuntamente tienen un Picasso, algunos Boteros, Obregones y Graus. También justifica sus egresos como grandes movimientos dirigidos a orfanatos, becas universitarias, "medicinas para animales", la Sociedad Geográfica de Colombia, albergues infantiles, "ayudas a pobres vergonzantes" y hasta ayudas a manicomios.

Pero la locura no termina ahí. La Iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala aparece recibiendo $1.268 millones como aporte girado durante el primer semestre del año pasado desde Nueva York por la Iglesia mundial para "el esparcimiento del Ecumenismo en la América Latina". DINERO contactó a Femanda F. Ryzy - Ryski, esposa de Uladyslau Ryzy - Ryski, quien advierte que desde que murió su esposo en 1978 la Iglesia simplemente no existe.

"No hemos girado dinero, porque además no lo tenemos y menos en esa magnitud. Están usando el nombre del movimiento y de mi esposo. Que me manden plata porque yo soy la que la necesito", dijo jocosamente. Además advirtió que Buitrago la ha llamado en dos ocasiones durante el último mes para saludarla y decirle que va para Nueva York, pero que no tenía ni idea de lo hechos conocidos por boca de la Unidad Investigativa de DINERO.

Lo cierto es que por coincidencia a mediados de septiembre pasado, el representante antioqueño Manuel Ramiro Velásquez solicitó, durante un debate en la Comisión Segunda, que la Fiscalía investigara los manejos económicos de las iglesias ortodoxas, máxime porque tenía conocimiento de que presuntamente una de ellas había contribuido a la campaña de elección del presidente Samper o a la Asociación de Amigos del Medio Ambiente.

Esa denuncia motivó a que el arzobispo Abelardo Pérez Henao de la Iglesia Ortodoxa Una Santa Católica y Apostólica, reconocida por la Iglesia Ortodoxa Griega, negara cualquier contribución a campañas políticas. En un documento dice que existen otros movimientos ortodoxos en Colombia, no reconocidos por la auténtica Iglesia Ortodoxa, y menos la Iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala de Colombia de monseñor Buitrago Quintero.

"Al igual que otros grupos, éste aparece amparado por una entidad con sede en Estados Unidos, pero que no forman parte de las jurisdicciones canónicas ortodoxas", advierte el comunicado emitido el pasado 19 de septiembre. La Fiscalía tomó cartas en el asunto y ya avanza en la búsqueda de una explicación de la magnitud de todos estos hechos irregulares. Más cuando el caso puede llegar a hacer parte del Expediente 8.000 como van las cosas.

Descubrimientos recientes han mostrado que el dinero proveniente de Nueva York ingresó a las fundaciones y fue girado por monseñor Buitrago Quintero a través de cheques que fueron cobrados por ventanilla en montos de $40 y $50 millones. Otro hecho sobre el uso de una carta de crédito de una empresa asentada en Colombia, muestra el modus operandi para operaciones de lavado de activos por intermedio de las fundaciones: el dinero de la carta ampara una supuesta importación. Se consigna en una cuenta en Miami. El dinero regresa a Colombia a cuentas de las fundaciones, en donde se hacen giros que son cobrados por ventanilla en algunos casos por testaferros y en otros por personas que están siendo investigadas.

DINERO descubrió además que en junio pasado el obispo Buitrago Quintero tuvo una vigorosa actividad inmobiliaria. Adquirió una casa en un exclusivo condominio en el municipio de Ricaurte, en Cundinamarca, y un lote en pleno corazón de Armenia, en donde ha sido visto el monseñor en los últimos días. No ha regresado a su apartamento situado en Palo Alto, Bogotá. Los dos bienes a nombre de una Iglesia Ortodoxa Católica Autocéfala, que simplemente no existe.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?