| 8/18/2016 12:00:00 AM

Queremos seguir vendiendo: Elite

Al mismo tiempo que reconocen que hay serios problemas de regulación y que los riesgos son múltiples, empresas como Elite buscan reactivar las ventas de pagarés. Entrevista que se hizo antes de conocerse la definición del recurso de reposición que interpuso Elite ante la Superintendencia de Sociedades quien la sometió a control.

El lío de las libranzas está en la agenda actual. Muchos inversionistas están sintiendo un golpe en sus finanzas, pues varios de estos esquemas están entrando en crisis. En diálogo con Dinero, el vicepresidente de riesgo de Elite, Marino Salgado, explica las causas del problema y cuál debería ser la estrategia para recuperar la credibilidad y la normalidad del negocio.

¿Qué pasó?

Antes de conocerse lo de Estraval, nosotros teníamos vendidos cerca de $15.000 millones. Ante el ruido generado, los clientes dijeron en dos días ‘ya no voy’.

¿Y los inversionistas pidieron la plata?

Vino gente a pedir la plata, eso fue una cosa loca. Los operadores (cooperativas, fondos de empleados, etc.) nos dijeron que necesitaban hacer un alto en el camino porque no había dinero y las empresas comerciales ya no estaban comprando.

La cesación de pagos no fue por la iliquidez de Elite. Es un error de los periodistas que digan que Elite está ilíquido. Porque la plata de mis clientes no la tengo yo, nunca la he tenido. ¿Dónde está la plata de mis clientes? En el trabajo futuro de los trabajadores.

Si no es problema de liquidez, ¿por qué la revisoría fiscal le dice que tiene problemas de liquidez?

No entiendo por qué el revisor dijo eso.

¿Cuánto tienen colocado en el mercado?

Más de medio billón de pesos. Nosotros recibimos mensualmente la plata del operador y les pagamos a nuestros clientes.

¿Entonces sí reciben plata?

Sí, el día que el operador no me paga no les puedo responder a mis clientes.

En una situación sin ventas, todos quedamos ilíquidos. Quedamos con stock y no tenemos forma de vender.

¿Usted fue sancionado por el Autorregulador del Mercado de Valores?

Nunca fui sancionado por el AMV, fui amonestado por unas operaciones que hizo a mi nombre la empresa donde trabajaba pero que no conocía. La AMV aseguró que yo había hecho 500 operaciones sin autorización y eso no es cierto. Mi abogado me recomendó aceptar el regaño. Por eso la amonestación.

¿Y quién sí tuvo sanción?

Alejandro Navas (presidente de Elite), quien trabajó en Proyectar Valores. En la sanción que le impusieron, creo que fue 6 meses y una plata, por unas operaciones que no fueron autorizadas por los clientes. Pero él explica que no pretendía beneficiarse con ese hecho.

A la luz de la opinión pública, ¿cómo puede manejarse eso? ¿Dos directivos cuestionados en el mercado se meten a este negocio?

Es la misma razón por la cual los bancos han sido sancionados y siguen siendo bancos. Si usted mira en la Superintendencia muchos han sido sancionados. No tengo por qué dejar de trabajar, pues tengo una familia que mantener.

Pero los bancos tienen reservas y entidades como Fogafín…

Lo que pasa es que los bancos tienen el dinero de los clientes. Nosotros no podemos captar dinero del público. Nuestro negocio es más comercial que financiero.

Pero independiente del modelo, está en juego el dinero de mucha gente…

Sí. Lo importante en eso es que a nosotros nos han visitado la Superfinanciera, la SIC y la Supersociedades y de eso hasta hoy no hay una sanción, no hay nada.

¿En qué parte de la cadena hay más riesgo y qué impacto puede tener frente a los clientes?

Uno es el tema regulatorio. Está claro que este es un sector que ha estado muy poco regulado. Es necesario regularlo. Se hizo la Ley de libranzas en 2012, pero no se reglamentó. Eso es un vacío. Cuando hay vacíos, todo se vuelve muy complicado, porque se vuelve subjetivo. El vacío regulatorio es un riesgo para todos nosotros y es necesario que se haga de otra forma.

Los operadores deben revelar información, eso es vital. Eso le ha hecho mucho daño a este mercado, es necesarísimo que haya más transparencia en todo el tema de los operadores.

¿En qué año se creó Elite?

En 2011.

Y en 2012 salió la Ley, al darse cuenta de esos vacíos ¿por qué no frenaron el negocio?

Nosotros hemos hecho muchas cosas, nos hemos autorregulado, por ejemplo.

Pero no ha sido suficiente…

Sí, no ha sido suficiente. Pero nosotros tenemos un oficial de cumplimiento para evitar que entren recursos de origen ilícito.

Insisto, ¿por qué no se frenaron en su momento, por qué llegamos a 2016 a todo esto?

Nunca lo pensamos así. Cuando salió la Ley de 2012 pensábamos que iba a salir (la reglamentación).

¿Qué riesgo hay con el medio billón de pesos que tienen en pagarés?

Hay muchos riesgos en toda la cadena. El cliente nos genera riesgos, uno el lavado de activos. Otro es el de liquidez. Elite concentra riesgos, como el operativo.

¿En qué consiste ese?

Tenemos muchas operaciones mensuales. De compra, de venta de pagarés y pagar flujos por más de $20.000 millones mensuales (rentabilidad y capital).

¿Qué está fallando ahora?

Tengo los pagarés y no estoy vendiendo.

¿Aún están titularizando libranzas?

No, porque los clientes no están.

¿Por qué hay en sus oficinas avisos que incentivan a los vendedores a reiniciar el negocio en agosto?

Porque esperamos reactivar las ventas.

A pesar del problema que tienen, ¿quieren seguir vendiendo?

Esperamos que sí. Tan pronto tengamos los pagos se reactivan las ventas.

¿Cuánta plata le han retirado? ¿Clientes que digan ya no voy en esto?

No sé cuántos, pero son muchos. No puedo cuantificar porque contractualmente no tengo la obligación de recomprarles los títulos a mis clientes.

Por buena práctica, tenemos un cupo de $2.000 millones mensuales. Lo tenemos para evitar problemas de liquidez. Hoy, por la situación, el día dos de cada mes ya están copados los $2.000 millones y no tenemos la liquidez para comprarles a todos.

Una de las denuncias de la Fiscalía es el gemeleo. Con un crédito de trabajador se respaldan dos o más pagarés. ¿Pueden garantizar que esa práctica no se hizo en Elite?

Le puedo garantizar que Elite no vende dos veces el mismo pagaré. Ahora, un operador podría venderles a dos comercializadoras varios pagarés de una sola libranza. No hay forma de tener control sobre eso. Yo respondo por Elite.

¿Qué tan preocupado está?

Muy preocupado. Tengo una empresa que tiene más de 100 empleados directos, casi 1.000 comerciales y 6.000 clientes y de pronto son más, no sé la cifra exacta. Estamos hablando de mucho dinero, claro que estoy preocupado. Aquí en la cadena hay muchos elementos que no dependen de nosotros, que dependen de terceros.

Estamos haciendo auditorías a la totalidad de los pagarés para que haya más transparencia en el negocio. Elite es transparente.

¿Y en medio de este lío, no sería un escenario positivo la intervención de la Supersociedades?

Puede ser que lleguemos a ese punto. Está dentro de las posibilidades, ese es el oficio que tiene la Supersociedades. Si yo creyera que por alguna razón eso nos ayuda a solucionar los problemas, a llegar más rápido a donde queremos llegar, pues claro que bienvenida la Superintendencia.

Pero en ese escenario de intervención le suspenden todo…

Depende del control, la toma de control tiene varios niveles. Hay unos que se hacen por poco tiempo.

¿El tema de garantías, cómo funciona para un inversionista?

¿Qué le vendo al cliente? Un pagaré. Mientras el pagaré funcione, no hay lío.

¿Hasta qué nivel va a seguir siendo un negocio rentable? ¿Las tasas se van a ‘sincerar’ y el número de competidores también?

En primer lugar yo pienso que este es un negocio que tiene que seguir porque cumple una función social. Este es un negocio necesario en la economía.

¿Qué cartera tiene?

Es lo que estamos averiguando. Lo vamos a saber en un tiempo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?