¡Qué buena impresión!

| 7/19/2001 12:00:00 AM

¡Qué buena impresión!

Cargraphics es una empresa colombiana que desarrolló con IBM la primera rotativa digital de libros en el mundo. Ahora, están montando una red digital de impresión para Latinoamérica.

Contrario a lo que muchos pensaban, la tecnología, en vez de atentar contra la existencia del libro, finalmente la está fortaleciendo. Por ahora, todo parece indicar que habrá libros para rato mientras haya nuevos desarrollos tecnológicos que jalonen y modernicen la industria editorial.

Esto, precisamente, ha venido sucediendo con una nueva tecnología que está revolucionando la manera de producir libros y textos en el mundo. Se trata de la primera rotativa digital para la impresión de libros. Pero lo más sorprendente es que fue una empresa colombiana, Carvajal, junto a IBM, la que participó en el desarrollo de esta nueva tecnología.



Todo comenzó hace 8 años, cuando IBM decidió ingresar de manera agresiva al mercado de la impresión digital con tecnología de alta resolución, en la que se interesó el Grupo Carvajal. Luego de varias reuniones y acercamientos, en 1995 las dos compañías decidieron firmar una alianza estratégica en la que la primera aportaba su tecnología y la segunda, su experiencia en la producción de libros.



El resultado, un año más tarde, fue una nueva impresora digital que permitió por primera vez la impresión digital de libros mediante la utilización de rollos de papel de 600 puntos por pulgada. Una vez cargada la memoria, la maquina imprimía hasta 8 horas seguidas a una velocidad de 700 páginas por minuto y con una calidad similar a la de las rotativas tradicionales.



Con esta nueva tecnología, nació Cargraphics, una empresa del Grupo Carvajal, que se ha convertido en la líder de esta nueva industria en América Latina, con una impresión mensual de 250.000 libros para más de 250 clientes. Actualmente, su participación en el mercado de la impresión de libros en Colombia asciende al 9%, sin incluir los textos escolares.



Con este nuevo sistema de impresión, las editoriales ya no necesitan hacer grandes tirajes y mantener durante meses costosos inventarios. Ahora se imprime según la demanda, a medida que lleguen los pedidos. Solo los volúmenes que estrictamente se requieren para sacar al mercado. En el sistema tradicional u offset, solo se opera con grandes volúmenes.



La rapidez también ha sido otra fortaleza, pues en cuestión de horas se imprimen los textos y se entregan los pedidos. En pocos días, los libros ya están en manos del proveedor o en el mercado.



En 1999, Cargraphics decidió incursionar en México, uno de los mercados editoriales más grandes de América Latina y donde no existe competencia en la impresión digital rotativa de libros. Allí montó una planta con una inversión de US$2 millones. De esta manera, una editorial colombiana que quiera vender sus libros en México, o viceversa, podrá transmitir la base de datos por internet para la impresión de sus libros en cualquiera de los dos países y, de esta manera, evita los engorrosos trámites de exportación, ahorra los costos del transporte y los 45 días que puede durar toda la operación.



Ahora, IBM y Cargraphics estudian la posibilidad de montar plantas en Sao Paulo (Brasil) y Barcelona (España), para crear la primera red digital de impresión rotativa de libros en el mundo. El mercado español es 10 veces más grande que el colombiano, mientras que el brasileño es ligeramente más grande que el español. También había planes para ingresar a Argentina, pero esa posibilidad se ha descartado por ahora, debido a la crisis económica gaucha. Entre tanto, otras compañías en el mundo ya han empezado o incursionar con esta misma tecnología en Canadá y el Reino Unido. En España, algunas firmas editoriales también lo están pensando.



Otros operadores



Poco a poco, otras firmas colombianas han decidido incursionar en el sistema de impresión digital de libros, mediante sistemas de alta resolución desarrollados por firmas como Xerox, que trabajan con papel cortado y con volúmenes medios. Es decir, no operan mediante el sistema de rotativa. Una de ellas es Litocencoa, una empresa de la Federación Nacional de Cafeteros, que desde hace cuatro años ingresó en este campo y hoy produce textos, folletos y catálogos para clientes nacionales y extranjeros. El 20% de su producción de impresión se está haciendo mediante este sistema.



Pero un caso más reciente es el de Fotolito América, en Bogotá, que arrancó hace 8 meses en el negocio de la impresión digital con la compra de dos máquinas para impresión en color y en blanco y negro. La primera costó US$65.000 y la segunda, US$18.000. Al principio fue muy difícil conseguir clientes, porque el conocimiento de esta tecnología aún no era muy generalizado. Pero al cabo de cuatro meses empezaron a ver los resultados. Imprimieron los primeros libros para los sectores editorial y farmacéutico. Ahora, el 15% de su producción está digitalizado. Poco a poco, la impresión digital de alta resolución ha ido desplazando a la impresión tradicional. El año pasado, la participación de la industria digital, dentro del mercado global, ya superaba el 25%. Y se estima que en los próximos dos años habrá capturado más de US$4.000 millones. En Colombia, en donde apenas se está desarrollando esta industria, de 5.503 títulos que se imprimieron durante 1999, 552 fueron bajo el sistema de impresión digital. Sin embargo, esta cifra pudo haber aumentado durante el último año, debido a que en el país ya hay unas cinco compañías que cuentan con esta nueva tecnología.



La oportunidad



La evolución de la impresión digital estaba creando nuevas oportunidades de negocios.



IBM aportó su tecnología y Carvajal su experiencia en la producción de libros.



El negocio



Se desarrolló la primera rotativa digital para la impresión de libros, la cual está empezando a desplazar al sistema tradicional.



Ahora los pedidos se hacen a medida que vaya creciendo la demanda, lo que reduce los costosos inventarios de las editoriales.



Lo que viene



La creación de una red internacional de impresión digital de libros en América Latina.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.