| 8/1/1995 12:00:00 AM

QUE NO HAY BRUJAS...

La fiscalía, la contraloría y la defensoría del pueblo investigan el caso eurovalores y la fundación César Ordóñez, porque brujas...

Aunque el caso Euro valores se daba por terminado el pasado 14 de julio, cuando la Superintendencia de valores confirmó su decisión de intervenir y liquidar los negocios de la firma comisionista de bolsa, nuevos descubrimientos en torno al asunto hicieron que la Fiscalía General de la Nación, la Contraloría General de la República y la Defensoría el Pueblo abrieran investigaciones sobre el

espinoso caso.

Los hechos que siguen centrando la atención de las autoridades tienen que ver esencialmente con la operación en la que intermedió Euro valores para la compra y recompra de unos TES para la Caja Nacional de Previsión, y por la utilización de la Fundación Social César Ordóñez Quintero para realizar los pagos de algunas operaciones por fuera de bolsa (ver DINERO No. 26).

La Unidad Investigativa de la Dirección Regional de Bogotá de la Fiscalía General de la Nación adelanta una indagación, bajo el expediente 18.619, en torno a la Funda Ordóñez, que fue la que le vendió las "anchetas" a Euro valores. Las supuestas compras de anchetas a la fundación se utilizaron por Euro para cancelar las pérdidas originadas en las licuadoras. La entidad sin ánimo de lucro tiene sede en la capital del país y no en Bucaramanga, como se pensó inicialmente, y su objetivo principal es el de "contribuir y/o ayudar a los sectores populares para la educación en todos los niveles, para que de esta forma pueda luchar por el logro de la realización plena del hombre colombiano", según sus estatutos.

Uno de los hechos que más ha llamado la atención de los investigadores es el descubrimiento de las circunstancias que rodearon el origen de la entidad. Aunque sólo fue creada el 9 de septiembre de 1985, desde siete meses antes (7 de febrero de 1985) el entonces representante liberal Félix Salcedo Baldión, hoy despojado de su investidura, consiguió que le aprobaran "auxilios parlamentarios".

Eso quiere decir que en la Comisión de Presupuesto de la Cámara se autorizó un auxilio a una fundación que aún no existía (ver documentos adjuntos). El dinero fue cobrado en diciembre de ese mismo año. Para completar, el representante legal de la Fundación hasta enero pasado, Enrique Buitrago Quintero, era en ese entonces concejal por Bogotá como suplente en la lista que encabezó por 1985 al Concejo la controvertida Regina Betancourt de Liska, quien hoy se encuentra detenida en su domicilio.

Pero hay otros hechos bien curiosos. En el listado de fundadores, según pudo comprobar DINERO, hay muchos "maestros de obra" quienes dijeron que como seguidores del movimiento de Regina fueron llamados a prestar su firma para constituir la Fundación, pero nunca tuvieron que ver nada con ella.

"Me llamaron al Concejo porque estaban recolectando firmas para que aprobaran los estatutos de la Fundación. Buitrago era el suplente de Regina la primera vez que llegó al Concejo, pero después se quemó y no volví a saber nada de ese tipo", dice Hugo Barrera Forero, quien habita en el barrio Monteblanco, al sur de la capital.

El primer director provisional, Salvador Atuesta Blanco, un ingeniero industrial santandereano, sostiene que "yo era seguidor en ese tiempo del movimiento reginista. Presidí la reunión por orden alfa-

bético (A de Atuesta). Ni conozco los estatutos sino que nos dijeron que la iban a crear para poder recibir auxilios y todos los concejales lo hacían. Recuerdo el asunto pero de ahí no pasó. Le perdí la pista a Buitrago porque no lo volvieron a decir. Se escogió el nombre de César Ordóñez Quintero porque era un ilustre liberal que acababa de morir... Yo sí conozco y he realizado trabajos profesionales para Félix Salcedo Baldión".

La dirección que aparece registrada como sede de Funda Ordóñez, Transversal 10 No. 130-05, es un conjunto de apartamentos del norte de Bogotá y el número telefónico resultó ser de una vivienda familiar que advierte que no conoce ni a la fundación, ni a sus socios, ni tiene nada que ver con el asunto.

¿Qué hace la fundación? ¿Ha incurrido en irregularidades? Eso lo está investigando la Fiscalía.

¿Cuáles son los vínculos de la fundación con los hermanos Espinosa Fenwarth, además de venderles "anchetas"? Averiguarlo está en manos de las autoridades. INFORMACIÓN PRIVILEGIADA?

ero la cosa no termina ahí. La Unidad de Delitos Financieros

de la Fiscalía General de la Nación inició una averiguación preliminar sobre el casó Euro valores, bajo el expediente número 228605-F-74 a comienzos de julio pasado. El caso es manejado por el fiscal 74 en etapa previa y se encuentra en las diligencias preliminares de solicitud de pruebas, después de lo cual entrará a evaluar si hay mérito para iniciar proceso penal o no.

Las indagaciones buscan clarificar la operación efectuada por Euro valores para vender unos TES que buscaban darle liquidez a la Caja Nacional de Previsión. La Dirección del Sector Social de la Contraloría General de la República inició una investigación sobre esa operación y lo mismo ordenó la Defensoría del Pueblo Delegada para la Salud.

Los resultados del estudio de la Contraloría, que busca esclarecer

la operación desde el punto de vista financiero y contable, se conocerán en agosto. En Cajanal encontraron que los dineros conseguidos por Euro, a través de una operación que calificó la Supervalores como perjudicial para su cliente ("Euro valores como asesor profesional debió haberse abstenido de recomprar para Cajanal" - Resolución 560 de 1995), fueron a pagar un anticipo a Médicos Asociados, la sociedad que presta a la Caja los servicios integrales de salud en Bogotá y Cundinamarca.

Todo apunta a que esos anticipos no se justificaban en la ejecución del contrato con Médicos Asociados (antes Castillo Asociados), que acaba de ser encontrada responsable de encubrir la muerte de tres de sus pacientes en la Clínica Nicolás de Federmán. Pero este punto es el menos controvertido, frente al descubrimiento de una carta que puede cambiar la historia del caso Cajanal.

Aunque los hermanos Abdón y Andrés Espinosa Fenwarth, accionistas de Euro valores, sostienen que la transacción fue transparente, los investigadores de la Contraloría están indagando si la comisionista de

bolsa ganó la licitación gracias a una carta que hizo llegar el 17 de febrero de 1995, un día después de su propuesta inicial. En esa carta, corrigió su oferta, aparentemente conociendo las propuestas de los demás intermediarios y cuando se habían transado en el mercado más de $8.000 millones en TES.

Sin embargo, Cajanal les otorgó la operación con base en la carta del 16 de febrero (la que llegó dentro de los términos), aunque la transacción se hizo con base en la carta del 17. Los investigadores analizan si en el caso puede aplicarse por primera vez el nuevo Estatuto Anticorrupción, en el que se convierte en delito utilizar información privilegiada. Pero ese es asunto de las autoridades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?