| 6/27/2013 6:00:00 AM

¡Qué boletas!

Tuboleta, Ticket Express y Primera Fila se disputan el mercado de las entradas para espectáculos. A ellas se suman firmas extranjeras que vienen por el negocio de la reventa.

Una extensa lista de estrellas del rock y personalidades del cine, el deporte y la política que cada semana visitaban Buenos Aires inspiró en los años 90 la canción Paren de venir, que popularizó el grupo argentino de rock The Sacados. En ese momento, Colombia había desaparecido del mapa de los grandes conciertos internacionales por razones de seguridad.

Sin embargo, desde hace un par de años el país volvió a ingresar a la ruta de las giras que realizan por el mundo las principales estrellas de la música y los deportes. Solo en 2012 el país fue escenario de conciertos de gran envergadura como los de Madonna, Paul McCartney y Lady Gaga. Poco a poco, artistas y empresarios han venido ganando confianza en el mercado colombiano, cada vez escenario de un mayor número de manifestaciones artísticas, a las que se suma una creciente afición futbolera que compra abonos para la temporada y viaja a diferentes ciudades.

Este boom de famosos de las artes o el deporte ha convertido la venta de boletería para espectáculos en un negocio muy atractivo, al punto que una de las familias más ricas de Colombia, la Santo Domingo, ingresó recientemente al mercado para buscar un pedazo de esta atractiva torta.?Jairo Eduardo Calderón, gerente de Ticket Express y uno de los pioneros en la venta de boletería, cuenta que luego de trabajar en el Teatro Nacional tuvo la idea de independizarse vendiendo las entradas a domicilio y después empezó a importar el papel de seguridad de Alemania para imprimir las boletas. “Hace 18 años la gente las coleccionaba y eran muy bonitas. Hoy no llevan tanto diseño, pero se les ponen más características de seguridad”, comenta.

Hace cerca de 10 años arrancó su principal competidor, Tuboleta, que logró capturar gran parte del mercado –hoy es líder–, gracias a que trajo un software especial para la venta de boletería.

“Ahora somos muchos los que competimos, unos lo hacemos de forma legal y estamos registrados ante el Ministerio de Cultura, pero hay otros que funcionan ilegalmente”, se lamenta Calderón.

El último jugador en llegar al negocio es Primera Fila, una división de Cine Colombia, empresa de los Santo Domingo, que arrancó en noviembre de 2012 y, además de manejar la boletería del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, también se encargó de la del Festival de Música de Cartagena y ahora tiene los Juegos Mundiales que se realizarán en Cali. “Nuestra ventaja es la experiencia de Cine Colombia en venta de boletas, tanto de forma presencial, como a través de call center y página web”, explica Beatriz Torres Ibarra, gerente de comunicaciones de Cine Colombia.

Mercado para todos

Calderón y Torres consideran que, ante la creciente oferta de espectáculos, hay mercado para todos. A eso se suma una demanda dispuesta a comprar rápido y, si es posible, con descuento. Prueba de ello fue la velocidad con la que se vendieron las boletas para el concierto de Madonna, cuyo costo promedio alcanzaba los $450.000.

Las preventas cada vez más se convierten en una opción para los empresarios, dado que les sirve para conseguir patrocinadores en el sector financiero (pues se paga con dinero plástico) y para asegurar una venta mínima.

Se estima que, en promedio, al año un colombiano asiste a entre 3 y 4 espectáculos. Sin embargo, Calderón aclara que no todas las plazas son como Bogotá, pues en la capital el teatro funciona todos los días, mientras en ciudades intermedias es solo un negocio de fin de semana.

Así mismo, considera que el éxito de los conciertos no solo está en elegir un buen artista, sino también el público y definir bien las tarifas, pues a veces si solo son conocidos por adolescentes, los papás no están dispuestos a pagar una boleta costosa más de una vez al año.

“Mientras en Argentina Ricardo Arjona llenó tres estadios de River, acá con esfuerzo llenó una plaza. Si bien tiene su fanaticada, ya no es tan grande”, apunta.

El sold out

Pero no todo es novedad en la venta de boletería. Una de las principales amenazas de este negocio en todo el mundo son los revendedores. En España son tan comunes que están sindicalizados, pero en Estados Unidos decidieron convertirlo en negocio y lo llaman el mercado secundario.

La primera empresa en ingresar en esta categoría fue StubHub, que creó una plataforma para vender y comprar boletas cuando el espectáculo está completamente vendido (sold out). Fue tal su éxito, que en 2008 fue adquirida por eBay por US$350 millones. Ahora hay muchas empresas dedicadas al mercado secundario, incluso la mayor vendedora de boletas del mundo, Ticketmaster, tiene una filial en ese negocio.

En Colombia también arrancó este negocio. Una empresa española de mercado secundario, Ticketbis, llegó desde abril al país y no solo está ofreciendo boletas para espectáculos dentro de Colombia (lo que más ha vendido son las entradas del Circo del Sol y ahora para partidos de fútbol de aficionados que no pueden asistir), sino también en el exterior.

Pese a que se cree que es muy costoso, los ha sorprendido la demanda. Por ejemplo, vendieron 10 boletas para la final de la Champion League, cuyas entradas más baratas eran de 1.000 libras esterlinas.

Debido a que aún persisten empresas informales, es difícil calcular el tamaño de este mercado en Colombia. Algunos hablan de unos US$100 millones anuales, pero lo cierto es que en un país con una clase media cada vez más pudiente, los espectáculos tienen más público.

No en vano, en las actuales eliminatorias al Mundial de Fútbol 2014, Colombia es el país que ha tenido la mayor asistencia en sus estadios en Suramérica. Ya se están vendiendo las boletas para el concierto de One Direction, un grupo para adolescentes que se presentará en abril de 2014 y ya se confirmó el show del fenómeno del momento, Justin Bieber. Como van las cosas, pronto en el país también nos podremos dar el lujo de cantar, igual que los argentinos, Paren de venir...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?