Revista Dinero

| 6/23/2011 9:45:00 AM

¡Pura dinamita!

El boom minero está disparando el precio de la dinamita en el país. Grandes empresas como Prodeco y Vale se quejan de Indumil, dueña del monopolio de este insumo.

El monopolio que tiene la Industria Militar (Indumil) en la fabricación de material detonante e insumos para explotación de minas tiene a algunas de las empresas productoras de carbón al borde de un ataque de nervios.

En el último año, el valor de la tonelada de explosivo para este propósito pasó de US$730 a US$1.100. A esto hay que sumar el incremento aprobado en la Ley 1438 de enero de 2011 en el impuesto social de armas de fuego y explosivos que pasó de 5% a 20% (ad valorem) y en los detonadores, que pasaron de $800 a $10.480.

"Sobrecostos de este tipo están haciendo menos atractivo el negocio. Definitivamente, Indumil debería facilitar las cosas en cuanto a insumos porque el margen de ganancia es muy bajo", dijo Eduardo Chaparro, director de ls cámara Asomineros de la Andi.

No hay que olvidar que explosivos como el anfo y el indugel son materia prima esencial para la extracción de carbón, níquel, caliza, sal y en la construcción de túneles viales y proyectos hidroeléctricos.

"En la canasta de costos de las empresas mineras, la compra de explosivos y detonadores representaba entre 4% y 9%. Con la nueva regulación, aumentó entre 9% y 15%", explicó el profesor e ingeniero de minas de la Universidad Nacional de Medellín, Jorge Martín Molina.

Multinacionales como Drummond y Cerrejón lograron acuerdos con la Industria Militar para importar la materia prima y fabricar los productos bajo licencia del Estado. Pero el resto de grandes compañías y, sobre todo, la pequeña y mediana industria se quedaron por fuera de la fiesta. Cartas de Prodeco, Vale, CNR y la misma Asomineros han llegado a las oficinas del Ministerio de Defensa, pero con poca resonancia.

"Lo que los gremios y empresas del sector piden son alternativas, por ejemplo que Indumil importe los detonadores eléctricos de otros países como India, Inglaterra, Alemania, Japón o China", afirmó Molina.

Indumil respondió a Dinero que los elevados precios del anfo están explicados, en buena parte, por los incrementos que han registrado en los últimos años las dos principales materias primas para la elaboración de este explosivo: el acpm y el nitrato de amonio, este último también utilizado en la fabricación de fertilizantes.

Lo que ha pasado es que estos aumentos han generado costos diferenciales entre compañías, pues los contratos de suministro son a largo plazo. Así las cosas, para algunas firmas es más barato acceder a los explosivos. Esto genera diferencias competitivas que son las que les ponen los pelos de punta a varias empresas.

En la actualidad, Prodeco adelanta negociaciones con Indumil para un acuerdo de precios que contribuya a mejorar las condiciones de acceso de esta compañía minera.

Otro asunto por resolver está relacionado con la escolta que brinda la fuerza pública entre los centros de acopio y las minas. Aunque Asomineros reconoce que este tipo de servicios debe ser pagado, pide que se hagan públicas las tarifas estándar que cobra el Ejército por estos desplazamientos.

Dinero conoció que dichas tarifas varían según la zona, recorrido e, incluso, de los oficiales a cargo de la operación.



Tiro al aire

El otro tema clave que se está ventilando en la industria se relaciona con la seguridad y conveniencia de este tipo de explosivos.

Para el profesor Molina, los agentes de voladura que se utilizan no son seguros y debe migrarse hacia otro tipo de productos, lo cual también genera un impacto financiero en las compañías.

En ese sentido, la Industria Militar tiene ya en pruebas nuevos materiales explosivos que contribuirán a mejorar la seguridad, sobre todo en minas de explotación subterránea, donde más accidentes se han presentado en el último año. El problema es que este cambio también representará mayores gastos a la industria minera.

En un comunicado para el sector minero divulgado por el Ministerio de Defensa Nacional el 21 de febrero anterior, queda claro que el anfo no cumple con los estándares de calidad necesarios para la explotación subterránea, por lo que se anuncia su sustitución por el indugel permisible, un material más seguro pero más costoso para este tipo de actividades.

"La Industria Militar es consciente de que este nuevo producto implica un mayor costo para los usuarios, pero hace énfasis en la necesidad de contar con la comprensión y colaboración de todo el sector minero como quiera que todos debemos ser conscientes que estos gastos adicionales son un paso definitivo para optimizar la seguridad de la operación minera y evitar que se vuelvan a presentar tan lamentables hechos", destaca el comunicado del Ministerio.

Un reporte del Ministerio de Minas sobre el consumo de explosivos en el sector minero da cuenta de un aumento en el consumo de estos productos de manera acelerada y en sintonía con la producción de minerales.

En el año 2004 se consumieron 2,1 millones de kilos de anfo y ya en 2008 se utilizaron 3,7 millones de kilos. Otros insumos como cordones detonantes también presentan variaciones importantes. El consumo de indugel (AV) pasó de 119.650 kilos (2004) a 683.900 kilos (2008).

Así las cosas, el Gobierno, y en especial Indumil, tienen en sus manos decisiones que permitan a la locomotora de la minería seguir su ritmo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×