| 5/11/2007 12:00:00 AM

Pulso por la publiciadad mundial

Google es la marca más valiosa del mundo, un título que refrenda con utilidades y usuarios en sus libros. Yahoo! hace esfuerzos por acortar distancias en la web pero no avanza lo suficiente. Dos modelos de negocio tras un mismo mercado.

Google y Yahoo! compiten como dos dioses del Olimpo: quieren tener el mejor ejército, el héroe más grande, la doncella más bella... Cada uno innova, compra, lanza o crea una tecnología, un portafolio de contenidos que pueda opacar al otro, casi semana tras semana.

Los dos gigantes de Internet están en el mercado de las fotos, con Flickr y Picasa, respectivamente. Están en la navegación y construcción de mapas, con Yahoo! Maps y Google Maps; compiten en el correo con Yahoo! Mail y Gmail, en los motores y algoritmos de búsqueda, en los escritorios de sus usuarios, en la mensajería instantánea..., en todo tipo de servicios. Son líderes, son marcas poderosas, son colosos de su medio, pero no son lo mismo y no actúan igual. Son dos modelos que van encontrándose por el camino y que quieren llegar a Roma por diferentes vías. Sus números hablan más de lo que le gusta a la gente en el mundo globalizado por un lado, y de qué le sirve más en este contexto, por el otro. Va punteando la utilidad.

Google, creado hace apenas ocho años, se convirtió en 2007 en la marca mundial más poderosa, por encima de General Electric, Microsoft y Coca-Cola, con un valor de marca de US$66.400 millones, según la clasificación anual de Millward Brown. Además, anunció unas ganancias de US$1.000 millones en el primer trimestre de este año, lo que supone un salto de más del 70% respecto al año anterior. En tanto, Yahoo!, con cinco años más de experiencia en la web, no ha empezado 2007 con muy buen pie: sus beneficios han caído un 11% respecto al mismo periodo de 2006. La compañía ganó US$142 millones. Estos beneficios no lograron cumplir las proyecciones de los expertos de Wall Street. Los ingresos de la compañía mejoraron un 9% llegando a US$1.180 millones, pero no lograron alcanzar las previsiones de los analistas que estimaban que la facturación de Yahoo! llegaría a los US$1.210 millones. Los ingresos de Google, en cambio, sí satisficieron las expectativas de los analistas, al aumentar un 66%, hasta llegar a los US$3.660 millones. Si se descuentan las ventas de publicidad que Google comparte con sus webs afiliadas, los ingresos alcanzaron los US$2.530 millones, por encima de los US$2.490 que habían calculado los expertos.

Siguiendo con los números que refuerzan la marca, en cuanto a usuarios, Google y sus diferentes sitios (incluidos mapas, imágenes, videos, Google Mail, y YouTube) recibieron 528 millones de visitantes únicos (cuyas visitas se cuentan una sola vez por usuario) en marzo de este año, contra 526,9 millones para Microsoft (motor de búsqueda Live Search, sitio de asistencia técnica, etc), según la consultora de Internet, Comscore. En relación a marzo de 2006, la audiencia de Google aumentó un 13%, contra el 4% en el caso de Microsoft, precisó la consultora. En la clasificación de Comscore, siguen luego los sitios de Yahoo! (portal de información, Yahoo! Mail...), en tercer lugar con 473,3 millones de visitantes únicos, un incremento del 1% en un año, y Time Warner (incluido el portal AOL) con 272 millones (+21%).

Los modelos

Las cifras crudas hablarían de una crisis en el caso de Yahoo! y de una bonanza infinita para Google, pero en el mundo de Internet, donde lo inimaginable termina siendo la regla vital, lo que muestran los números es que la primera vive un modelo de negocio que inventó, creció y ahora madura buscando algunas alternativas para no envejecer, mientras la segunda creó y viene creciendo un modelo con ideas muy frescas y retadoras para los maduritos del mercado.

"Yahoo! se presta a evolucionar hacia servicios cada vez más demandantes de ancho de banda, como el comercio electrónico o la información (un ejemplo es su alianza con eBay), y se comporta como un 'media'. Google va hacia la indexación completa de los usuarios y usos y asume un crecimiento hacia el 'off Internet': la televisión, los coches, los ordenadores (de ahí su alianza con Dell) y todo aquello donde esté el usuario", explica Héctor Milla, blogger, consultor, editor, en un análisis para la revista Consumer de España.

Yahoo! fue uno de los precursores del concepto de portal. Poco a poco fue añadiendo al popular directorio que le lanzó a la fama todo un catálogo de servicios y sitios especializados. Hoy es uno de los sitios más extensos de Internet, con una gran infraestructura online sobre finanzas, cine, noticias y entretenimiento, todo ello combinado con servicios de pago.

Esta compañía puede definirse como un portal de medios. Los directivos de la firma, Terry Semel, el CEO de la empresa, proviene del mundo del cine y Lloyd Braun, ex presidente del directorio de ABC, de Walt Disney, lo que habla de la visión corporativa. Por ahora, el reto que enfrenta es tener éxito vendiendo servicios de medios y entretenimiento en línea, un área donde tantos han fracasado en el pasado, decía el Wall Street Journal sobre la estrategia de la empresa, explicando que la amplitud del contenido de Yahoo! la enfrenta a una larga lista de rivales más allá de Google, desde la gigante de software Microsoft Corp., hasta al coloso de cable Comcast Corp.

La estrategia de Yahoo! ha sido la de concentrar el tiempo de sus usuarios y darles motivos para "vivir" en sus sitios. Por el contrario, los ejecutivos de Google dicen que no les importaría si los usuarios pasaran aún menos tiempo en su sitio, siempre y cuando realizaran un mayor número de búsquedas. Cada búsqueda genera una nueva serie de anuncios adaptados acordes a ella.

Y es que Google, al contrario de Yahoo!, se define como una empresa fundamentada en la tecnología; su negocio se basa en la expansión de Internet, en la información que pueda contener y en la necesidad del usuario de localizar esta de manera precisa.

"Google se dedica a buscar" afirma la compañía en su sitio Web. "Google no se dedica a los horóscopos, servicios financieros o al 'chateo'", dice Eric Schmidt, consejero delegado del buscador. De hecho, Google no concentra sus esfuerzos en aumentar nada de su propio contenido, ya que teme que eso perjudicaría la imparcialidad del servicio de búsqueda, solo se concentra en ofrecer servicios que mejoren la experiencia del usuario en el uso de internet a través de tecnología innovadora. Su objetivo es concentrar toda la información existente y encontrar en ella lo que se quiere de manera rápida y fácil.

Entre los dos modelos no hay uno mejor que otro, viven momentos diferentes. Pero al público y a la publicidad les interesan solo los momentos. Y Google está viviendo el suyo.

En los últimos cinco años, el buscador ha incrementado su facturación un 2.315% desde los US$439 millones de 2002 a los US$10.600 millones de 2006. Eric Schmidt asegura que este crecimiento se debe principalmente al auge de la publicidad en Internet, y destaca especialmente el comportamiento de los mercados alemán y francés que han sido tan dinámicos como el de EE.UU., a la buena marcha del negocio de publicidad 'online', así como a su capacidad de "construir alianzas" con otras empresas.

Por ahora, con la adquisición de DoubleClick, Google se ha adelantado a sus competidores al conseguir la gran base de anunciantes y agencias de publicidad de esta y abre nuevas puertas al creciente negocio de la publicidad digital, un sector que creció un 36% el año pasado, según Merrill Lynch.

A lo anterior se suma al formato de video que abre un nuevo camino para explotar los anuncios online, ya logrado con Youtube. De hecho, el incremento en visitas se debe, en gran parte, al éxito de esta filial YouTube, que recibió 160,8 millones de visitantes únicos en marzo de 2007, contra 22 millones en marzo de 2006, subrayó Andrew Lipsman, analista de Comscore. Sin embargo, Youtube es una razón de su éxito actual, pero también un interrogante en su futuro: cada vez más analistas creen que es necesario que Eric Schmidt explique el futuro de YouTube con detalles, pues luego de pagar US$1.600 millones, habría tenido en 2006 unos ingresos de solo US$15 millones, según algunos analistas. Por ahora queda esperar unos meses para analizar las últimas compras y estrategias de estos colosos en madurez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?