| 12/16/2015 12:00:00 AM

La revolución pacífica del Chocó

Jóvenes emprendedores desarrollan en este departamento proyectos productivos y buscan generar nuevas vocaciones. Pero su éxito dependerá del apoyo del Gobierno y del sector privado.

La propuesta de Arquímedes de usar una palanca y un punto de apoyo para mover al mundo no solo tiene aplicación en las leyes de física. Esta misma máxima la utilizó un grupo de líderes sociales para multiplicar la fuerza de su movimiento y transformar las condiciones económicas de uno de los departamentos más ricos pero a la vez más olvidados del país: Chocó.

Los resultados comenzaron a verse durante el Festival Detonante, que la primera semana de diciembre se llevó a cabo en Quibdó, liderado por Semana Sostenible, Compartamos con Colombia y 10 Music y se convirtió en la palanca y el punto de apoyo que busca impulsar la transformación de la región.

El festival, cuyo objetivo era contar, conectar e inspirar a través de una amplia gama de actividades sociales, culturales y económicas, se convirtió también en un punto de encuentro de líderes de los sectores público y privado. En el primer caso, entidades como el Sena y el Ministerio de las TIC anunciaron millonarias inversiones para promover emprendimientos. En el segundo, la participación de exitosos empresarios permitió generar compromisos por promover iniciativas productivas en el departamento.

El componente empresarial del Festival Detonante contó con la participación de cerca de 40 emprendedores del departamento, quienes exhibieron sus apuestas productivas. Nuevas vocaciones en temas de arte, cultura, gastronomía y turismo, así como una amplia oferta de productos que incluye desde jabones con aceite reciclado hasta galletas de ñame –con propiedades funcionales para tratar la diabetes– hasta gotas de cúrcuma –para tratar la artritis y la artrosis–, hacen parte de las apuestas de los emprendedores de la región, que con ganas y talento planean consolidar empresas prósperas y sostenibles.

Pero uno de los aportes más novedosos fue llevar a un grupo de empresarios para que compartieran sus experiencias y aconsejaran a quienes comienzan a andar por el camino de los negocios. Esta experiencia marcó el inicio de una alianza que busca convertirse en una apuesta de largo plazo para inducir una revolución en el emprendimiento y desarrollo en Chocó.

Tres empresarios de trayectoria tuvieron una interlocución para aconsejar a los emprendedores chocoanos. Mario Hernández, el empresario de marroquinería, quien por primera vez visitó esta región, asegura que fue una “experiencia extraordinaria que no se trata solo de un tema de responsabilidad social, sino que es una obligación de quienes hemos tenido éxito”.

Por eso, entre las iniciativas que busca promover este empresario tras su participación en Detonante, está el crear una red de empresarios similar a la que ya existe en la Alianza del Pacífico, para promover iniciativas que se conviertan en inversiones o empresas que generen oportunidades para los chocoanos.

Hernández destacó que durante los tres días que pudo estar en contacto con sus habitantes, quedó impresionado por la calidez de la gente, su empuje e interés por salir adelante, pero lamentó que no existan más iniciativas productivas.

“Los empresarios colombianos somos muy tacaños, no ayudamos a mucha gente en el país, aunque sabemos que al cajón no nos pueden echar nada cuando estemos muertos porque así como nacemos, sin nada, así también morimos. Mire los filántropos estadounidenses, que donan casi toda su fortuna para ayudar a los más necesitados”, se lamentó Hernández, quien sostiene que promoverá entre sus colegas empresarios la conformación de una red que tenga una participación más activa en la región.

Arturo Calle, fundador de la marca de moda que lleva su nombre, destacó que su participación se trató de una afortunada “experiencia de conocer gente con mucho deseo de salir adelante y progresar”. El empresario señaló que en la región se deben promover negocios que respondan a las necesidades del propio mercado, y planteó dos iniciativas que en su opinión podrían ser fuentes de generación de ingresos: por un lado, una fábrica de confecciones que atienda el mercado local –pues el producto que llega de afuera es escaso– y con la calidad que exigen sus compradores.

El empresario señaló que otra iniciativa con buenas perspectivas es la creación de un taller de grandes dimensiones para proveer servicios y repuestos para las motocicletas, ya que en la región “hay más motocicletas que habitantes” y la oferta de talleres es pequeña.

Sin embargo, sostuvo que estas iniciativas requieren el apoyo del Gobierno en la parte de capacitación de la mano de obra así como también en la financiación de las iniciativas. ¿Qué necesita la región? Según Calle, mucho apoyo del Gobierno primero, con unos préstamos a largo plazo e intereses blandos; segundo, que el Sena, que hace presencia en la región, imparta una instrucción técnica de calidad, que permita a los chocoanos salir adelante.

De hecho, durante el Festival, el director del Sena, Alfonso Prada, anunció inversiones de su entidad por $90.000 millones, que incluyen la construcción de la nueva sede de esta entidad en Quibdó, a un costo aproximado de $14.000 millones, y recursos por $67.000 millones como capital semilla para financiar 753 emprendimientos en la región. El Sena buscará acelerar estos emprendimientos en una alianza con la Universidad de Texas y con Mass Challenge, la principal aceleradora de emprendimientos del mundo.

¿Cuáles son las oportunidades? Para Francisco Forero Bonell, director de la fundación Ecoplanet, uno de los promotores de la exitosa Colombia Magia Salvaje, el departamento ofrece grandes oportunidades en temas que van desde el turismo de alto nivel, pues es una de las regiones del mundo con mayor riqueza en biodiversidad.

El turismo mueve millones de dólares alrededor del mundo y Colombia en general y Chocó en particular tienen oportunidades que no se ofrecen en otra parte del planeta porque tiene áreas que no están siquiera exploradas y pueden atraer un turista de gran nivel”, asegura.

El biocomercio es otro de los filones, pues buena parte de la flora que se ha explorado en este departamento tiene aplicaciones en temas de salud y nutrición, que ofrecen oportunidades de oro para los empresarios.Para Forero Bonell, un tema clave es que en esta región se deben desarrollar proyectos de gran impacto, que superen el asistencialismo. Eso sí, explica, esta revolución no se logrará de la noche a la mañana.

Las propuestas están sobre la mesa y a los chocoanos no les faltan ganas para convertirse en el punto de apoyo que les permita transformar la realidad económica de su departamento. Ahora el turno es para la alianza gobierno-sector privado, cuya palanca puede acelerar este movimiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?