| 12/14/2017 12:01:00 AM

Promigas protagoniza la masificación del gas en Perú

La firma colombiana Promigas es protagonista en el proceso de masificación en varias regiones del vecino país. Ahora, tras una nueva concesión, la de Piura.

A paso lento pero seguro avanza el proceso de la masificación de gas natural en Perú, luego de que en 2004 arrancara la explotación de Camisea, el mayor yacimiento descubierto en los 80.

El combustible, cuyas reservas probadas alcanzan para 30 años, ha tenido buen aprovechamiento por parte de las centrales de energía para reducir los costos de generación eléctrica, así como en la minería y las industrias, para mejorar su competitividad. Pero el uso masivo del gas en los hogares es una tarea pendiente.

Para superar este obstáculo, el gobierno peruano planteó en 2015 un ambicioso plan de masificación, en el que las empresas colombianas, con más de tres décadas en el negocio, han aportado su cuota de experiencia.

Promigas es una de ellas y hoy juega un papel protagónico. Por un lado, a finales de noviembre ‘abrió la llave’ para vender gas domiciliario en siete municipios que hacen parte de la concesión del Norte de Perú, en donde invertirá US$260 millones a través de su filial Quavii, para llegar en cinco años a más de 150.000 hogares en Trujillo, Chimbote, Chiclayo, Lambayeque, Pascamayo, Huaraz y Cajamarca.

Puede interesarle: Colombia tiene gas para rato según Promigas

Este ambicioso proyecto incluye un sistema de ‘gasoducto virtual’ que comienza en la planta de licuefacción de Pampa Melchorita, donde se construyó una zona de embarque para que las flotas de camiones carguen desde allí el gas licuado que transportarán a las concesiones. Los camiones llegan a la planta de regasificación, desde donde se despacha a las redes domiciliarias.

Antonio Celia, presidente de Promigas, asegura que esta inversión “es muy significativa, porque habíamos esperado un buen tiempo para cristalizar este proyecto”.

Pero no es el único. Promigas ganó también la concesión de gas domiciliario en Piura, que incluye cinco municipios y requerirá inversiones por US$230 millones. Allí la ejecución ha sido lenta, debido a la demanda de un particular que ha desatado una batalla en tribunales de ese país. Esta pelea fue resuelta a favor de la empresa colombiana, que le pidió al gobierno peruano agilizar la entrega.

El recorrido

La presencia de compañías colombianas arrancó en 2005 con la primera concesión del gas residencial en Lima y Callao, a cargo de Cálidda, empresa en la que participan Promigas y la EEB. Actualmente, unos 500.000 usuarios residenciales están ya conectados y se han invertido más de US$220 millones. La meta es lograr 100.000 conexiones nuevas cada año de aquí a 2022.

Recomendado: Así fue la adjudicación del programa de enajenación de las acciones de Promigas

Celia explica que este es un hito, porque el gas domiciliario es un servicio muy esperado por la gente, muy valorado y es el principio de la masificación del gas natural del Perú.

“Estamos exportando nuestra experiencia en Colombia y estamos uniéndonos con nuestros hermanos peruanos para hacer ingeniería colombo-peruana de alta tecnología para llevar gas domiciliario”.

Para mayo de 2018 el gobierno peruano tiene previsto seguir con la masificación y entregar las licitaciones para llevar el gas domiciliario a otras siete regiones del país. Y, con seguridad, las firmas colombianas también estarán presentes.

Puede interesarle: Gobierno expedirá nuevas normas para mejorar el transporte de gas

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.