| 10/27/2006 12:00:00 AM

Primero la nutrición

Las políticas de responsabilidad social empresarial (RSE) de Almacenes Éxito están cada vez más centradas en la búsqueda de la equidad. Combatir la desnutrición en edades tempranas, objetivo fundamental.

"Los problemas de pobreza en el país son muy graves, pero son más graves los de inequidad", afirma Germán Alberto Jaramillo, director ejecutivo de la Fundación Éxito. En los últimos años, la filial de la cadena de comercio más grande del país decidió concentrar esfuerzos en combatir la desnutrición en edades tempranas, para romper lo que ellos mismos llaman el círculo intergeneracional de la inequidad.

Según sus investigaciones, enfocarse en las madres y en los niños menores de 3 años, con una nutrición apropiada, implica menores índices de mortalidad infantil, menos enfermedades graves, mejor crecimiento, mejor logro educativo, más productividad y en consecuencia, más empleo y más ingresos. "La educación con hambre no pega y la desigualdad nace, en la mayoría de los casos, desde el propio vientre de las madres", sentencia Jaramillo.

La realidad nacional muestra que, de acuerdo con estos estudios, el 12% de los niños menores de 5 años presenta retraso en el crecimiento y entre las niñas adolescentes, el 21% está o ha estado embarazada. En ese contexto, la Fundación, con total apoyo de la presidencia de Almacenes Éxito, de la junta directiva y los accionistas, trabaja hoy de manera frontal contra el hambre de estas poblaciones en el país. No en vano, el año pasado, la cadena entregó a reputados bancos de alimentos más de 2 millones de kilos de comida, valorados en alrededor de $1.712 millones. "Nos entregan los alimentos que, a pesar de estar en perfecto estado, tienen fechas de vencimiento muy cercanas, defectos en su presentación o cualquier otra característica que impida su comercialización", explica un vocero de la Fundación Saciar, banco de alimentos de Medellín.

Para nadie es un secreto que en Colombia los índices de pobreza son muy altos, y que en esa misma medida lo son los de desnutrición, y eso en entornos de globalización y competitividad como los actuales pone al país en una clara desventaja frente a muchas naciones. "Si usted tiene la mitad de la población en riesgo de desnutrición y, por tanto, con menor capacidad física para adquirir y asimilar conocimientos, ¿con quién va a competir de cara a los TLC actuales y por venir?", pregunta Germán Alberto Jaramillo.

La dimensión del problema ha permitido que muchas otras entidades hayan hecho alianzas con el Éxito para darles a sus programas la integralidad necesaria, en términos de permitir a los niños y madres beneficiados tener también acceso a mejor salud, educación y buen trato. El objetivo de crear conciencia frente al tema va por buen camino. El Premio Fundación Éxito por la Nutrición Infantil 'Gustavo Toro Quintero', creado por la compañía precisamente para estimular iniciativas que vayan en la misma dirección que las suyas, llega a su cuarta convocatoria anual con 74 propuestas para evaluar —el año pasado fueron 32—, y en esta última versión los proyectos en curso han dado atención a 827.194 personas en el país, de las cuales 818.864 son niños y 8.330 son madres, y su inversión en dinero asciende a $63.875 millones.



Más acciones

Pero las políticas de RSE de la cadena van más allá. De hecho, la compañía está empeñada en ser generadora del desarrollo sostenible integral y por ello, todas sus acciones apuntan en esa dirección, en torno a empleados, proveedores, clientes, vecinos y comunidad local y gobierno y entidades de control. No en vano, la empresa ha sido reconocida en los últimos años como una de las mejores para trabajar, no solo del país sino de Latinoamérica, pues ofrece a los empleados y sus familias múltiples alternativas de progreso laboral y personal.

En ese sentido, la participación de su Fondo de Empleados 'Presente' ha sido fundamental. Esta entidad fue creada para contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de trabajadores y familias. "Brindamos servicios que les facilitan optimizar su economía familiar; acceder a vivienda propia; mejorar su educación; tener alternativas diversas de recreación y cultura; cuidar su salud; asegurar el futuro propio y de sus familias, y sortear de manera menos traumática los momentos difíciles de la vida", afirma Fabio León Giraldo, gerente de Presente.

Finalmente, es importante destacar su programa de reciclaje, el cual entre enero y agosto de este año ha recuperado 6.157 toneladas de materias primas secundarias, reduciendo la tala de 83.735 árboles, economizando 185 millones de litros de agua y ahorrando en espacio 18.500 m3 en los rellenos sanitarios. "Gracias a ello se han generado recursos para la organización superiores a US$400.000, para reinvertirlos en programas de nutrición y educación infantil", afirma un vocero de la empresa.

Así, la cadena de comercio busca retribuirle a la sociedad lo que ella le da día a día, y el retorno es la fidelización de los clientes. Es decir, más ventas y mayores dividendos para sus accionistas.

Vale la pena apostar a la construcción de un país incluyente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?