| 1/19/2007 12:00:00 AM

Prevenir sí paga

Más de 100 empresas de transporte de carga y pasajeros hacen parte de un programa de prevención de accidentes que realiza Colseguros. Los siniestros de tránsito le cuestan al país $3,5 billones al año.

No deja de sorprender. Algunas empresas de transporte, tanto de carga como de pasajeros, tenían en sus nóminas a conductores con la capacidad de visión reducida, otros que no sabían leer, algunos más que no distinguían bien los colores y la gran mayoría no hizo curso de conducción para aprender a manejar carros especializados como buses y tractomulas. Todo esto se conoció, gracias a una campaña de prevención vial que emprendió Colseguros en más de 100 empresas transportadoras que han adquirido pólizas con esta compañía aseguradora.

Según explica Camilo Enrique Nieto, director general de prevención de autos de la aseguradora, debido a las alarmantes cifras sobre los índices de accidentalidad se creó la necesidad de capacitar en este tema. Sostiene que Colombia está entre los cinco países con mayor número de accidentes fatales: cada año pierden la vida unas 6.000 personas y otras 40.000 resultan heridas. De hecho, en el país se han producido más muertes por accidentes de tránsito que por el conflicto armado.

"Nuestra labor no se limita al pago indemnizatorio, sino que va más allá. La idea es transferir nuestro conocimiento del riesgo a nuestros clientes, de tal manera que ellos puedan incrementar su productividad y contribuir a la construcción de un país más seguro. Cada vez que hay un accidente, se frena la productividad y se genera una serie de gastos ocultos que por empresa pueden ascender a unos $600 millones anuales. Al año, los accidentes de tránsito le cuestan al país $3,5 billones", sostiene Nieto.

El desarrollo del plan preventivo contempla actividades como la investigación del riesgo en cada una de las empresas, capacitaciones presenciales y la realización de exámenes de medición psicosensométrica a cada uno de los conductores para determinar la relación existente entre la siniestralidad y el factor humano. En total, son 16 exámenes como perimetría, reacción, discriminación de colores, coordinación, visión nocturna, recuperación al encandilamiento, etc.

La puesta en marcha de este plan, junto con otras actividades de prevención que han venido realizando directamente las compañías, ha permitido reducir la accidentalidad en algunos casos hasta en 100%. También ha hecho que los pagos de siniestros a estas 100 compañías se hayan reducido en 43%. En Rápido Ochoa, por ejemplo, que tiene un parque automotor de 240 buses y 80 tractomulas, no se ha presentado un solo accidente en los últimos dos años. Luz Inés Ochoa, gerente de la compañía, sostiene que si las aseguradoras se comprometieran más con las empresas transportadoras se podrían reducir al máximo los índices de accidentes fatales ocasionados por fallas humanas, que son las responsables en el 90% de los casos.

"Cada uno de nuestros conductores ha recibido por lo menos 900 horas de capacitación. Ahora los llamamos operarios y ganan entre $2,5 y $3 millones. Estamos muy pendientes de su entorno familiar, de su alimentación, del control del sueño, de los tiempos de descanso. Y con las pruebas de alcoholemia han mejorado sus relaciones intrafamiliares", explica la gerente.

Acciones similares puso en marcha Turbo Mack, que cuenta con una flota de 69 tractomulas propias y 60 contratadas. "Todas estas prácticas nos han permitido reducir los índices de accidentalidad en casi 70%, lo que a su vez nos permitió mejorar los niveles de productividad de la compañía", sostiene el gerente Pedro Dueñas.

A la fecha, unos 13.000 conductores se han sometido a los exámenes preventivos de Colseguros en las 100 empresas donde se ha puesto en marcha este programa de prevención vial que, sin embargo, apenas comienza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?