| 11/28/2014 10:00:00 AM

Premier League

Un grupo de empresas británicas podría ser la salvación para curar los males de la infraestructura en Colombia. Al fin y al cabo, allá nacieron las concesiones.

Los británicos no solo inventaron el fútbol, también son los papás de las alianzas público-privadas y del modelo de concesión moderno. Su conocimiento en estos temas los ha llevado durante los últimos 30 años a convertirse en potencia mundial de consultoría para estos proyectos. El ambiente actual es el más propicio. Colombia no tiene aún la capacidad institucional y financiera para apalancar los proyectos más grandes en autopistas, mientras que en el Reino Unido se inició en la década del 90 afinando cada año el modelo.

Dinero habló con algunos gestores del programa de infraestructura británico y estas son las principales conclusiones.

Lo primero es que en Colombia hay un exceso de burocracia enquistada en el sector de infraestructura. En el Reino Unido se creó una entidad que opera con 81 funcionarios y está especializada en diseñar todo tipo de infraestructura, incluida la de transporte. Esa dependencia opera al interior del Ministerio de Hacienda y es capaz de coordinar y procesar todas las fases de un proyecto, desde la concepción, hasta la operación y mantenimiento. Infrastructure UK es una entidad eficiente y tecnificada, lo que permite ganar tiempo y dinero.

En Gran Bretaña esa tarea tampoco fue fácil. Tardaron ocho años en ajustar la institucionalidad y configurar un modelo que hoy es referente a escala internacional. “Hemos desarrollado unos 950 proyectos de alianzas público-privadas y naturalmente algunos tuvieron problemas. Sin embargo, hemos aprendido de los errores y hoy los contratos se ejecutan en el tiempo previsto y con el presupuesto asignado. Venimos a Colombia a ayudar”, afirma Javier Encinas, funcionario de Infrastructure UK.

En los últimos 15 años, ese país habría invertido unos US$120.000 millones en todo tipo de infraestructura como hospitales, colegios y otros. Encinas afirma que el problema en el mundo no es la falta de dinero para infraestructura sino de proyectos buenos y bien estructurados.

Otra de las claves del éxito británico fue unificar los tipos de contrato. En Colombia, si un inversionista quiere presentar una iniciativa para una obra, no tiene un estándar o texto guía. Eso significa que, si se presentan 20 o 30 APP al Gobierno, existe una disparidad de formas de financiación, estudios, tarifas, etc. En el Reino Unido todo está homologado y es igual, hasta los textos. Eso facilita el estudio de las iniciativas y reduce (en tiempo) la capacidad de respuesta del Estado.

Ese mismo requerimiento lo ha hecho en varias ocasiones la propia Cámara Colombiana de la Infraestructura, sin que a la fecha exista una respuesta oportuna del gobierno nacional.

Producto del trabajo y experiencias de las últimas décadas, los británicos perfeccionaron el seguimiento a proyectos para prever los problemas y resolverlos rápidamente. Por ejemplo, los constructores en Colombia tendrían el panorama más despejado en materia de crédito, si desde antes de iniciarse la licitación se resuelve el tema financiero. Lo mismo ocurre con asuntos como consultas previas, predios o licencias.

El propio vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, anunció el 19 de noviembre en el Congreso de Infraestructura que llevaría al Legislativo un proyecto para ajustar y agilizar la expropiación de predios para infraestructura. Pero a la fecha no hay un anuncio similar para consultas previas. En otras palabras, se piensa en soluciones parciales y que no tienen el timing adecuado.

Entre las 21 firmas británicas interesadas en llegar a Colombia están Aecom, que provee servicios a escala mundial en manejo de proyectos y estudios técnicos; Amec, una consultora especializada en ingeniería en sectores energéticos y de infraestructura; también Turner & Towsend, Pegler (dedicada a productos de plomería, calefacción e ingeniería), McBain Cooper, Kier Group y Currie & Brown, entre otras.

NUEVA SOLUCIÓN

A propósito de la falta de
planeación en proyectos de obra civil, la Agencia Nacional de Infraestructura tiene casi lista la solución para construir los 21 kilómetros que no se han hecho en doble calzada entre Guaduas y Villeta. El concesionario Helios podría utilizar unos recursos consignados en una fiducia y producto de peajes, para avanzar en un nuevo trazado. Como ese dinero no alcanza, el Gobierno tendrá que abrir en 2015 una licitación para terminar la obra. También se estudia una APP presentada por el empresario y constructor Mario Huertas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?