| 3/6/2009 12:00:00 AM

Póngale la firma... digital

Hasta la fecha solo hay una empresa autorizada para emitir certificaciones digitales en Colombia. Sin embargo, pronto le llegará competencia.

Hace ocho años, cuando las operaciones en internet no tenían los alcances de hoy, las cámaras de comercio del país crearon Certicámara. Esta empresa certifica y les da validez jurídica a las firmas y sellos digitales que se transmiten por la red. Desde entonces ha sido la reina de este negocio, pues debido a las grandes inversiones en tecnología y seguridad que se requieren para montar una compañía de este tipo, no le había salido competencia.

Sin embargo, todo está por cambiar. La velocidad con que crecen la conectividad y las transacciones electrónicas está convirtiendo en necesarias las firmas digitales. Por ahora, Certicámara cuenta con unos 50.000 clientes, pero en países como Brasil y Chile los usuarios superan los tres millones. Y una vez se oficialice la utilización de la factura electrónica en Colombia, miles de proveedores de las grandes superficies, por ejemplo, se convertirían en clientes potenciales de este servicio.

Por eso a Certicámara le llegará competencia. Una de las empresas que está por entrar al mercado es Gestión de Seguridad Electrónica (GSE), que desde noviembre tramita ante la Superintendencia de Industria y Comercio la solicitud de autorización para prestar los servicios como certificadora abierta. Javier Felipe Sánchez, su director jurídico, sostiene que ya es hora de que lleguen al país otras compañías que presten este servicio, pues considera que la competencia genera mayores beneficios y precios más asequibles para su masificación.

"El potencial que tiene este negocio es muy grande y creo que en unos años contar con la firma certificada digitalmente será tan necesario como tener una cuenta de correo electrónico", dice.

Erick Rincón Cárdenas, gerente de Certicámara, no le tiene miedo a la competencia. Por el contrario, dice que es bienvenida ya que así los usuarios van a tener diferentes alternativas y se van a poder desarrollar nuevos negocios electrónicos. "Lo importante es que quien llegue cumpla con todos los requisitos. Cualquier falla hace que el sistema pierda confiabilidad y eso es lo más grave que nos puede pasar", advierte.

Por lo pronto, Certicámara seguirá reinando, mientras que sus futuros competidores se alistan para entrar al mercado que cada vez se pone más dinámico, como internet mismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?