| 2/2/2017 12:00:00 AM

¿Cómo funcionan los seguros en Uber y Cabify?

Hay dudas por las pólizas para cubrir vehículos particulares que prestan servicio público –como UberX–. Algunos lo rechazan por ser actividad ilegal y otros dicen que se debe informar a la aseguradora el uso real del auto.

Este año arrancó con un nuevo debate alrededor de los servicios de transporte que prestan empresas como Uber. El 17 de enero un carro que presuntamente operaba en dicha plataforma fue quemado por vándalos. Y más allá de la discusión sobre las protestas contra dichas empresas, aparece un nuevo elemento en esta ecuación y son los seguros, pues existía la duda con respecto a si el dueño del carro quemado recibiría una indemnización por pérdida total.

La inquietud surge por dos factores: de un lado, trabajar para una plataforma considerada como ilegal por el Gobierno les da sustento a las aseguradoras para no pagar y, por el otro, en el caso de los carros particulares que prestan un servicio público, el tema es más enredado. Sus pólizas son de vehículos particulares y no públicos, lo que implica un fraude y es una razón clara para no pagar.

Al estar todo el día en las calles, los carros de servicio público incurren en más riesgos y pagan unas pólizas más costosas, tanto en seguros voluntarios como en obligatorios (Soat).

Lea también: Imponen millonaria multa a Uber pese a su intención de pagar impuestos

Hoy a un auto familiar modelo 2008 en adelante y con un cilindraje entre 1.500 y 2.500 c.c. el Soat le cuesta $393.150, a un taxi de idénticas condiciones le sale por $425.000.

Además, el transporte público debe adquirir unas pólizas de responsabilidad civil contractual (para amparar a sus pasajeros) y extracontractual (para proteger a cualquier tercero que se vea afectado en un accidente) y los particulares no tienen la misma obligación.

En Fasecolda, gremio de los aseguradores, insisten que un principio básico de los seguros radica en no cubrir actividades ilegales, pero aclaran que cada compañía tiene un clausulado determinado y pueden dar la cobertura, siempre y cuando el propietario del vehículo particular (que son los que trabajan en el llamado servicio de UberX) advierta para qué lo está utilizando y le hagan los ajustes respectivos en la prima.

“Las pólizas de vehículos no amparan ningún hecho que no esté descrito en la póliza. Así, por ejemplo, si un vehículo particular es usado para hacer acarreos o como grúa, eso implica una exclusión y no se paga. El cubrimiento del seguro solo se hace si los carros son usados para lo que fueron registrados”, explica una vocera de Fasecolda y agrega que a la hora de pagar un siniestro las compañías verifican el uso que se le estaba dando para saber si van a indemnizar o a objetar.

También vale la pena recordar que el Soat, que deben tener todos los carros y que cubre a las personas afectadas en los accidentes (y no a los bienes materiales) solo tiene una cobertura hasta $18 millones. Si la hospitalización cuesta más, entra a cubrir la EPS o el seguro de riesgos laborales, si es el caso. En los carros que además tienen una póliza de seguros voluntaria se cubre tanto a las víctimas como a las latas.

Tal vez le podría interesar: El Gobierno francés reprueba a Uber por sus condiciones laborales

A ser sinceros

Adriana Pombo, gerente de práctica de mercadeo empresarial de Delima Marsh, explica que la clave está en que los tomadores de seguros expresen cuál es el uso que le van a dar al vehículo y así puedan tener claridad sobre las exclusiones. “Debido a que Uber no está regulado, lo que han hecho algunas aseguradoras es tratar de ofrecer alguna cobertura ajustándose a la Ley, pero además esto cambia en cada país, pues depende mucho de las normas locales”, precisa.

En Uber responden que su servicio de transporte es seguro, pues tienen una póliza de responsabilidad civil para la protección de pasajeros y terceros en todas las ciudades en que operan en Colombia y que dicha póliza es ofrecida por Allianz, lo cual fue confirmado por la aseguradora.

“Esta póliza provee un seguro por $500 millones en cobertura de responsabilidad del conductor frente a los pasajeros, por evento, y una suma igual por responsabilidad del conductor frente a terceros, por evento. Esta cobertura comienza desde el momento en que el pasajero aborda el vehículo y hasta cuando desciende del mismo”, reza un comunicado publicado en la página web de la empresa.

Algo similar aseguran en Cabify, otra plataforma que presta servicios de transporte de pasajeros en carros particulares, bajo una categoría que denominan LITE. “Antes de vincular cualquier conductor y vehículo exigimos que cuenten con los seguros mínimos que nos permitan cubrir a todos los involucrados. Adicionalmente, Cabify cuenta con una póliza colectiva en exceso que les permite a los dueños de sus vehículos asegurarlos y así contar con mejores coberturas, por encima de los mínimos exigidos”, dice Omar Calvo, director general de Cabify Colombia.

Agrega que están trabajando con el sector asegurador para que se estructuren nuevos productos que permitan a pasajeros, conductores y/o terceros estar cubiertos ante cualquier riesgo, ya sea un robo simple o un accidente de tránsito. “Las aseguradoras, el Gobierno y nosotros tenemos un reto inmenso en proveer la seguridad a todos los involucrados”, reitera Calvo.

Ignacio Borja, presidente de Allianz Colombia, recalca que lo importante es que la persona que va a asegurar su carro particular para usarlo en una plataforma de transporte público debe declararle a la aseguradora el uso real.

Y como todo lo que ocurre con Uber y sus competidores, este debate sobre seguros no solo se da en Colombia sino en todos los países en donde operan. Por ejemplo, en Estados Unidos, específicamente en Carolina del Sur, la aseguradora más grande de vehículos –State Farm– dijo a comienzos de este año que aquellos conductores que manejen Uber no tendrán cobertura, al menos no hasta marzo, cuando planea tener un producto especial para dicho segmento. Esa póliza tendrá una tarifa adicional y es la estrategia que están usando las aseguradoras estadounidenses.

Un nuevo debate alrededor de las plataformas tecnológicas que ojalá se resuelva pronto por la seguridad de todos los involucrados.

Crecen los hurtos

Entre enero y julio del año pasado, en las 4 principales ciudades del país el hurto de vehículos asegurados creció 89% anual. La capital con un mayor aumento del problema fue Barranquilla, donde este delito subió en 125%. No obstante, fue en Bogotá donde se robaron más carros, con 1.832 a julio, según Fasecolda.Enero fue el mes en el que hubo más hurtos de vehículos en Bogotá, con 794, mientras que mayo registró el dato menos negativo, con 147 robos.

Lo invitamos a leer: Uber acelera rumbo a los carros sin conductor

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.