| 3/30/2011 12:00:00 AM

Plata olímpica

Londres se prepara para ser sede de los Juegos Olímpicos 2012. El presupuesto ya supera los US$15.000 millones.

Cada cuatro años las ciudades sede de los Juegos Olímpicos, uno de los eventos deportivos más importantes del mundo, se juegan hasta el último centavo disponible para hacer renovaciones urbanas sin precedentes. El próximo año el turno es para Londres, ciudad que cuenta con un presupuesto de más de US$15.000 millones para hacer del sueño olímpico una realidad. Los modernos recintos que está construyendo para tal fin serán un activo que prevalecerá en la ciudad para el uso en futuros eventos deportivos de gran envergadura, como las Olimpiadas de Discapacitados, que también se llevarán a cabo en 2012 en Londres.

Para que la comunidad pueda disfrutar de ellos después de las Olimpiadas, los recintos serán adaptados con miras a que tengan cabida eventos culturales y conciertos. Esto ha sucedido con la mayoría de edificaciones en ciudades que también albergaron los Olímpicos, como Barcelona, Atlanta, Sydney, Atenas y Beijing.

Sin embargo, hay casos en que, más que una inversión, las edificaciones son un gasto temporal. Es el caso del Estadio de Básquet que se está construyendo en Londres, el cual será demolido después de los juegos, con el propósito de darle un mejor uso al suelo donde se encuentra. Lo mismo en cuanto al gran estadio Nido de Pájaros, construido para las olimpiadas de Beijing 2008. Sus dueños anunciaron que próximamente se convertirá en un complejo comercial y de entretenimiento, pues sus elevados costos -US$9 millones al año- lo hacen imposible de mantener.

Sea cual sea el uso que se dé a los recintos que se están edificando en Londres, una vez terminen los Juegos Olímpicos, lo cierto es que será un hecho histórico y multimillonario para una de las ciudades más importantes del mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?