| 3/31/2016 12:00:00 AM

Planta de té premium en Valle comienza a operar en mayo

La nueva productora de té en hojas sueltas y un estilo retro busca llegar al mercado de lujo en el mundo. La meta es exportar US$1 millón en el primer año ¿Quién está detrás del negocio?

Un programa de sustitución de cultivos iniciado hace más de 50 años por la Federación Nacional de Cafeteros en algunas fincas del municipio de La Cumbre, Valle del Cauca, para controlar la sobreproducción del grano en el país, sentó las primeras bases de lo que hoy es un promisorio cultivo de té en territorio nacional.

La siembra de matas de té se dio a finales de la década de los 50 y, aunque en un comienzo animó a varios propietarios de fincas de la región, a la vuelta de unos años muchos la habían abandonado. Solo una familia, la del empresario Joaquín Llano González, decidió apostarle a este cultivo. Así comenzó Agrícola Himalaya, una compañía que en los últimos 55 años se ha dedicado al cultivo y producción de una bebida exótica para un país cafetero, pero que ha venido cosechando buenos frutos.

Con su marca Té Hindú, creada hace 55 años, la compañía vallecaucana alcanzó el año pasado ventas por $30.600 millones, 18% más que en 2014. Este año la empresa planea crecer otro 17%, para llegar a los $36.000 millones, apalancada en una estrategia de inversiones que le permitirán entrar en un nuevo segmento del mercado en el exterior, el premium, como lo asegura Andrés Velasco Sardi, gerente de Agrícola Himalaya.

Con una inversión de US$1,6 millones, y luego de realizar una juiciosa investigación, la compañía arrancó hace cuatro años a cultivar la nueva variedad de té –tiempo promedio que requiere un cultivo para alcanzar un óptimo desarrollo–, el primero que tendrá origen colombiano y que se enfocará en los mercados premium del mundo.

En unas 60 hectáreas ubicadas en el corregimiento de Bitaco, del municipio de La Cumbre, se realizó la siembra de estas nuevas plantas, que gozan de unas condiciones climáticas, de altura y de humedad que hacen que el producto tenga unas condiciones de mayor calidad frente a otros productos.

A finales del año pasado, y una vez comenzó a verificarse que las condiciones de las plantas ofrecían la máxima calidad, la compañía comenzó el montaje de la planta donde se procesará el producto bajo la marca Bitaco Unique. Esta planta, que será inaugurada a mediados de mayo, cuenta con tecnología importada desde India, uno de los países que mayor desarrollo ha tenido en este tipo de productos.

La meta, según Velasco, es aumentar las exportaciones de la compañía en cerca de 59%. El año pasado las ventas al exterior de los productos tradicionales de la marca Té Hindú –en bolsita, para infusión– representaron 15% de las ventas totales y se hicieron a Estados Unidos, Bolivia, Paraguay, Panamá, Guatemala y Ecuador.

Con la marca Bitaco, la meta es exportar a otros mercados como Alemania, Canadá, Holanda e Inglaterra, donde se ha desarrollado un segmento de mayor calidad y valor en el que encaja el nuevo producto. En el primer año la meta es exportar US$1 millón.

A diferencia de los cultivos que van para fabricar los tés de bolsa –filtrados–, el que va para los mercados premium exige una recolección completamente manual y solo se escogen los cogollos, que garantizan la calidad del producto y cuya presentación es en hoja suelta, un concepto retro que está de moda en las principales casas de té del mundo y que evoca el origen de esta bebida.

Los consumidores reconocen y pagan por este mayor valor agregado. Según Velasco, mientras en el mundo un kilo de té para preparar el producto en bolsa filtrada cuesta aproximadamente US$4, un kilo del producto premium –denominado ortodox o de hoja suelta– llega a costar entre US$20 y US$25.

En el mundo, el comportamiento del consumo de té se mantuvo al alza el año pasado. Incluso el gerente de Agrícola Himalaya asegura que solo la categoría premium –en la que entrará a competir Bitaco– creció 13% y, aunque en Colombia no ha tenido todavía un desarrollo, el establecimiento de la planta en el país permitirá crear este nuevo segmento y llegar a establecimientos especializados.

Mercado prometedor

Pero no solo los planes en el exterior animan a las compañías que participan en este negocio. El mercado de té en el país vende al año unos $75.000 millones, de acuerdo con datos de Nielsen. De esta cifra, cerca de $40.000 millones provienen del té de bolsa filtrada y la cifra restante corresponde al producto soluble.

La categoría tuvo un crecimiento en valor de 1% el año pasado, siendo las marcas de bolsa filtrante las que mejor comportamiento alcanzaron, pues las solubles reportaron decrecimiento. Sin embargo, esto podría estar explicado por el comportamiento del precio del dólar, que encareció los productos importados, pues solo Agrícola Himalaya produce en el país su materia prima, mientras las demás compañías la traen del exterior.

Velasco explica que en el negocio de infusiones el liderazgo lo tiene Té Hindú –marca de Agrícola Himalaya–, que alcanza 50% en valor, seguido por Lipton –la marca de Pepsico/Unilever– que tiene una participación cercana a 10%. Dos marcas nacionales, Jaibel y Oriental, tienen 8% cada una, mientras que Éxito, con su portafolio de aromáticas, alcanza 5%. El porcentaje restante lo hacen otras marcas propias y algunas importadas.

En los últimos 10 años, Agrícola Himalaya ha profundizado su estrategia de innovación y hoy cuenta con cerca de 70 referencias de productos que no solo incluyen té de bolsa sino también solubles y aromáticas, entre otros.

Cada año la compañía lanza en promedio de 3 a 4 nuevos productos que responden a las nuevas necesidades de los consumidores y a las tendencias mundiales que observan los funcionarios de esta empresa, que viajan a grandes ferias como la World Te Expo, que este año se realizará a mediados de año en Las Vegas o Anuga, en Alemania, en 2017.

Su planta de personal prácticamente se duplicó en los últimos 10 años y actualmente cuenta con 220 colaboradores, de los cuales cerca de la mitad se dedican al cultivo, y la otra a temas administrativos, de mercadeo y comercio exterior.

La segunda quincena de mayo será una fecha muy importante, no solo por la inauguración de la nueva planta que producirá el té Bitaco. También porque la empresa verá cristalizado su sueño de lograr que el país cuente con un proyecto de generación de valor que en su apellido lleva el origen colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?