| 4/1/2015 10:00:00 AM

El secreto de Canacol

Esta petrolera canadiense sortea con éxito la tormenta petrolera. El secreto: su producción en el país está más enfocada en gas que en crudo.

A Canacol le sonó la flauta, o mejor el “Clarinete”; nombre con el que fue bautizado un promisorio yacimiento de gas ubicado en la Región Caribe y cuya exploración está a cargo de la firma canadiense. Este descubrimiento, sumado a su enfoque gasífero, ha hecho de Canacol Energy la envidia de todos en la ‘cuadra’.

Al contrario de lo que sucede con otros títulos petroleros, cuyas cotizaciones andan por el suelo, Canacol se ha logrado sostener en la Bolsa de Valores de Colombia, incluso con cotizaciones al alza que parecen más de 2013 que de este año. En la tercera semana de marzo la acción subió 20% en dos días, para luego caer levemente y volver a subir. Una volatilidad que se ha vuelto el pan de cada día en el mercado nacional.

Lo mejor parece estar por venir. Orlando Santiago, analista de Fénix Valor, cree que la acción de Canacol será la estrella en 2015, debido al aumento en las reservas de gas y petróleo de la compañía. “Hace dos años las reservas de gas y petróleo de la empresa daban para una producción de 3 o 4 años. Con los nuevos hallazgos en la zona del Magdalena Medio, las reservas ya alcanzan para 12 años”, explica.

La misma tendencia se estaría viendo en cuanto a las cifras de producción. Hace un par de años rondaba los 6.000 barriles diarios y este año podría llegar sobre los 16.000 o 18.000 barriles.

La otra gran ventaja de Canacol sobre las demás compañías del sector es que tiene suscritos contratos a mediano y largo plazo, lo que le permite amortiguar la caída actual tanto de los precios del crudo como del gas. “Algunos acuerdos de esta firma tienen una vigencia de 15 años, eso le permite protegerse mejor frente a la coyuntura actual”, afirma el analista.

Otro dato que llama la atención está relacionado con su tasa de éxito en exploración, que supera el 80%. En otras palabras, de cada 10 pozos perforados, tiene muy buenas proyecciones en cerca de 8. Esa ‘buena puntería’ le ha permitido a la empresa revertir su torta de producción. Hace un año, 25% de ella era gas y hoy representa más de 60%.

El futuro

¿Por qué el precio del gas no cae a la misma velocidad del petróleo y en algunos casos aumenta? La respuesta parece estar en el lento crecimiento de la oferta local del combustible y, en algunas ocasiones, en la falta de infraestructura de transporte.

Las proyecciones del Gobierno a largo plazo en el tema de gas también motivan a la acción. Según cifras del Sistema de Información de Petróleo y Gas Colombiano, las reservas de gas natural han venido bajando desde 2010, cuando eran de 7.058 gigapies cúbicos hasta los 6.409 gigapies cúbicos en 2013. Sumado a ese comportamiento a la baja, se da un mayor consumo de los hogares, vehículos e industria. Tampoco hay que pasar por alto lo sucedido el 6 de mayo del año pasado, cuando el gobierno de Colombia decidió suspender el suministro de gas a Venezuela. Uno de los motivos de esa polémica decisión era que la relación reservas–producción pasó de 17,7 años en 2010 a 14,96 en 2013, justo cuando crecía la preocupación por el Fenómeno de El Niño.

Colombia vendía a Venezuela en promedio 106 millones de pies cúbicos de gas en el marco del convenio binacional, un acuerdo que estuvo vigente por más de cinco años. La cifra bajó a casi la mitad y el Gobierno determinó que quedaría sin efecto a mediados de 2015.

Otro hecho que ayuda a Canacol es su reciente hallazgo, Clarinete 1. Aunque en temas mineros nada está escrito, las estimaciones de reservas de este yacimiento son halagadoras.

En un comunicado de la empresa se destaca una evaluación de la firma Gaffney Cline and Associates, el cual habla de recursos brutos prospectivos de 540 billones de pies cúbicos.

Por el lado de la demanda las cosas también pintan bien, al menos por el momento. Otro informe de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) proyecta en un escenario base o conservador una demanda de gas creciente en el sector residencial. La demanda prevé un crecimiento promedio anual de 2,2% para el horizonte de 103 –en 2007– a 171,5 millones de pies cúbicos diarios (MPCD) en 2030, con un incremento de 66% y pasando de una cobertura en las áreas con servicio de 65,5% a una cobertura estimada de 80%.

Una situación similar se proyecta para aplicaciones comerciales. La demanda en este escenario prevé un crecimiento promedio anual de 2,1% para el horizonte, pasando de 27,06 en 2007 a 43,7 MPCD en 2030, con un incremento de 62%.

Canacol Energy es hoy un oasis en medio del desierto. Su acción avanza con buenas perspectivas en 2015 y podría ser una de las pocas buenas noticias en el primer semestre bursátil.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?