| 5/30/2014 6:50:00 AM

¿Sartén por el mango?

Aunque los problemas para la industria no terminan, las empresas buscan crecer. Esta es la radiografía que hace el Groupe SEB, dueño de la marca Imusa.

La falta de voluntad política es un factor que afecta la industria. Así lo asegura Juan Guillermo Sánchez, presidente del Groupe SEB –conglomerado francés dueño de la marca Imusa–, quien señala que lo que se está haciendo en el país es aplicar “paños de agua tibia” sin que las medidas realmente ayuden a reactivar el sector.

Si bien las empresas deben trabajar en el mejoramiento de sus procesos internos, ser competitivas, innovar y desarrollar estrategias que les permitan crecer, para Sánchez también es claro que hay factores como el costo de la energía y los problemas logísticos que afectan al sector productivo.

En el caso particular de este conglomerado, que hace tres años compró a Imusa, la energía representa entre 5% y 6% en la estructura de costos de la compañía. A este tema se suman los problemas logísticos, que les preocupan. Pese a que Colombia tiene ventajas geográficas, los costos del transporte de mercancía resultan muy elevados y le hacen perder competitividad al país.

Sánchez reconoce que se han comenzado a hacer algunas cosas para mejorar el desempeño industrial, pero cree que a la infraestructura se le debe imprimir celeridad porque es la única que marcaría diferencia, ya que sin buenas carreteras el país corre el riesgo de volverse una economía de simple comercialización.

Para el directivo, que proyecta un crecimiento en ventas de 8% para este año –frente a los $300.000 millones de ingresos registrados en 2013–, la situación de la industria es crítica. De ahí que crea necesario trabajar en equipo para que las empresas puedan sacar real provecho de los tratados internacionales porque, si bien el mercado colombiano es grande, también es limitado.

A Centro américa

Para el Groupe SEB, las exportaciones alcanzaron los US$10 millones el año pasado y la proyección en tres años es duplicar esta cifra. Costa Rica, Salvador y Honduras se vislumbran como posibles mercados para comercializar las ollas, sartenes y calderos producidos en la planta de Rionegro, Antioquia.

La marca Imusa, que cumple 80 años en el mercado, representa 70% del total de las ventas del grupo, y a ella se suman otras como Samurai, Rowenta y Umco. La proyección para este año es consolidar la línea de pequeños electrodomésticos, como licuadoras. La firma invertirá en 2014 un monto aproximado de $30.000 millones.

Sánchez dice que el Gobierno debe definir cuáles son las industrias que pueden ser competitivas y brindar herramientas y mecanismos que les ayuden a lograrlo. La capacitación técnica, los subsidios para realizar mayores inversiones en seguridad, tecnología y la modernización industrial son determinantes; así como también las líneas de crédito para ayudar a transformar el parque industrial.

En los primeros meses del año la industria mostró un leve repunte. Pero todavía falta ver cómo evoluciona el sector para saber si marcas como Imusa, una de las más antiguas y conocidas del país, sacan provecho de los acuerdos comerciales y del proceso de recuperación que se anuncia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?