Dinero.com Revista Dinero

Scotia se convirtió en el socio estratégico de Colpatria: tiene 51% de los negocios de banca y pensiones. Eduardo Pacheco, presidente del Grupo Colpatria, lideró los encuentros con los representantes del banco canadiense.

| 1/26/2013 6:23:00 PM

Planes ambiciosos

Tras consolidar su alianza con Scotia en banca y pensiones, Colpatria quiere repetir la operación y busca socio en el área de seguros. Pero no es el único negocio en la baraja.

En las últimas semanas, la agenda de Eduardo Pacheco, presidente del Grupo Colpatria, ha estado movida. Solo dos hechos muestran esta dinámica: el 11 de enero estuvo con Frank Templeton, presidente del fondo de inversión Darby –uno de los más grandes del mundo– y con el que tiene una alianza en un fondo de infraestructura para Colombia y la región andina. Y apenas diez días después se reunió, entre otros, con Brian Porter y Dieter Jentsch, cabezas de la operación de Scotia a nivel global, su nuevo socio en el negocio de bancos y pensiones.

Todo indica que los tiempos difíciles quedaron atrás. A finales del siglo pasado, y en medio de una de las crisis económicas más duras de la historia, Colpatria tuvo que vender su fondo de pensiones y cesantías para atender los requerimientos que entonces se hicieron al sector financiero. A partir de ese momento, Colpatria inició un proceso de transformación hacia una organización más global, abierta a alianzas y a la búsqueda de nuevos negocios.

Como el ave fénix, se convirtió en uno de los grupos empresariales más dinámicos de la última década y, sobre todo, en una máquina de hacer negocios.

Hoy, el Grupo Colpatria –en los negocios de seguros, banca, constructora, pensiones y la participación de más de 30% en Mineros S.A.– tiene activos por encima de $19 billones, frente a los cerca de $4 billones que registró en 1999, y $9 billones más que los que tenía a 2009. Sus utilidades para 2012 se calculan en $650.000 millones, cuando en 1999 tuvo pérdidas por cerca de $50.000 millones.

El año pasado fue clave en el desarrollo de sus negocios, pues cerró dos operaciones con la entidad financiera canadiense Scotia, su nuevo gran socio: primero, con la venta del 51% de las acciones de Multibanca Colpatria, tras el retiro de GE Money de su inversión en el banco colombiano, en una transacción que superó los US$1.000 millones; y Scotia también compró 51% de Colfondos, fondo de pensiones que Colpatria había adquirido en 2009.

“Nuestra aspiración es participar en estos negocios y no lo hicimos pensando en sacar una plata. Lo hicimos pensando en lo que pasó en la crisis de 1999 y en la necesidad de cambiar el perfil de riesgo de Colpatria”, asegura Pacheco.

Lo que viene

Hoy su estrategia avanza. En el negocio de seguros está buscando socio y quiere repetir la operación que hizo el año anterior con Scotia en el banco y Colfondos.

“Ya contratamos a UBS como banquero de inversión para buscar opciones alrededor de lo que en Colpatria llamamos la unidad de inversión, que son el negocio de capitalización, seguros generales, de vida, de salud y de riesgos laborales. Tenemos todo empaquetado y estamos en proceso de auscultar el mercado. Preferiblemente, pero no excluyente, buscamos un socio extranjero que nos permita también llegar a otros mercados. Esperamos que el proceso quede listo este año”, agrega Pacheco.

En el caso del banco, este año continuará con el aterrizaje de Scotia. Su meta es crecer 15% la cartera e igual porcentaje para las utilidades. “Hoy tenemos 6% del mercado, dice Pacheco, pero en unos cinco años quisiéramos llegar a tener 12%. ¿Cómo? Habría que comprar algo. Hacerlo solos es prácticamente imposible”.

Por ahora, con la fusión del banco Colpatria y la operación que tenía Scotia en Colombia se va a profundizar el desarrollo de nuevos productos para atender grandes clientes en Colombia, como por ejemplo en coberturas en azúcar, petróleo y oro.

En obra


Constructora Colpatria tiene operaciones en Colombia, Perú y México. “Este año estamos pensando ingresar a otro país”, anuncia Pacheco. Mientras tanto se alista para participar de las licitaciones de cuarta generación que vienen por más de $40 billones en Colombia y ya tiene aliados: el fondo Ashmore y la CAF.

Además, el proyecto vial de Cajamarca-Ibagué, que puede costar más de $1 billón, ya fue presentado bajo el modelo de Alianzas Público-Privadas (APP) al Gobierno. A finales de 2012 se aprobaron los estudios de prefactibilidad y antes de dos meses deben estar entregados los de factibilidad.

También avanza en lo que Pacheco denomina “construcciones diferentes”. La más importante es el centro empresarial Colpatria, que queda al norte de Bogotá y ya le vendió el primer edificio a Bavaria. El segundo se negoció con un grupo de inversionistas a través de la fiduciaria de Bancolombia y se está comercializando la tercera etapa. Es un proyecto cuyas ventas ascienden a US$300 millones.

De otra parte, junto con Ospinas y Juan Manuel Gaviria desarrollan un proyecto de servicios de carga y logísticos al lado del aeropuerto Eldorado, cuyo costo es de US$800 millones.

Más negocios

Otro de los pilares en la estrategia de crecimiento del Grupo Colpatria es el fondo de capital privado, que tiene recursos en su primer tramo por US$200 millones. Las primeras inversiones fueron en el negocio de energía, al comprar Termoyopal, en Casanare, y Termochica en el Perú. Por estos días está concretando su próxima movida: quedarse con 33% de la empresa naviera Intertug, con una inversión de US$50 millones, cuya propiedad estaba en manos de las familias Dahl y Parody. La llegada del Grupo Colpatria surge porque Intertug acaba de ganar un millonario contrato en Brasil para atender las plataformas en mar abierto de Petrobras.

Con Darby, Colpatria tiene un fondo de US$120 millones, donde 70% pertenece al jugador internacional y el 30% restante a la firma colombiana. Sigue en la búsqueda de negocios y proyectos de infraestructura en Colombia y la región. Por ahora, una de las propuestas sobre la mesa es que este fondo entre con US$10 millones al negocio de Intertug para aprovechar la presencia que tiene Darby en Brasil.

Entre los activos que están en la holding de Colpatria se encuentra la participación que tiene la compañía en Mineros S.A. “La empresa ha sido muy exitosa en explotación de oro de aluvión, pero el futuro está en el oro de veta, de mina. Este año vamos a hacer esfuerzos en la compañía para comprar minas, posiblemente salir del país y buscar nuevas oportunidades”, agrega Pacheco.

Finalmente, en el caso de salud, Colpatria está cerrando el negocio de POS y mantendrá el de medicina prepagada y pólizas de salud. Sin embargo, quiere fortalecer su presencia más como operador. En los últimos años, compró Emermédicas –servicios de ambulancia– y adquirió una clínica a Cafesalud. Su interés es reforzar el negocio de ambulancias y analiza la compra de otras clínicas u hospitales.

Como el ave fénix, Colpatria resurgió y hoy, con nuevos recursos, proyectos e inversiones, viene totalmente recargada y prendiendo vuelo.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×