| 3/20/2009 12:00:00 AM

Petróleo: cede la inversión

El descenso en los presupuestos de las petroleras parece inminente. Sin embargo, aún hay negocios en esta industria que siguen ofreciendo oportunidades.

El frenazo en la inversión petrolera en el país parece inminente este año. En septiembre de 2008 había en el país 120 taladros para perforación de pozos petroleros y su ocupación era cercana al 95%, es decir, solo seis taladros no estaban contratados. Al cierre de febrero de 2009 el número de taladros en el país llegaba a 151, pero de ellos solo el 65% estaba contratado, es decir, por lo menos 50 de ellos no estaban en uso.

Aunque el alquiler de taladros para la perforación de pozos es solo una de las muchas actividades que tiene el negocio petrolero, esta se convirtió en la primera en sufrir el impacto de la reducción de inversiones que ya se siente en el país como consecuencia de la crisis financiera y de los bajos precios del crudo en el ámbito internacional.

Pero, ¿qué tanto podrían afectarse los proyectos petroleros en Colombia como consecuencia de la crisis? Nadie se compromete con una cifra puntual, aunque los expertos reconocen que habrá una caída en las inversiones. Para comenzar, son crecientes los rumores de que compañías como Occidental, Petrobras y BP decidieron reducir o aplazar la perforación de pozos petroleros este año, en espera de mayor claridad, tanto en el frente financiero como en el de precios internacionales del crudo.

En el sector petrolero, el tema de la inversión resulta crítico a la hora de garantizar crecimiento y consolidación de negocios, y así lo ha entendido el país. El año pasado, a través de dos rondas y una minirronda convocadas por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) este entregó alrededor de 100 bloques petroleros a compañías nacionales y extranjeras interesadas en desarrollar este negocio.

Sin embargo, hoy la situación para muchas compañías ha cambiado y hay quienes ponen en duda el cumplimiento de las aspiraciones del ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, quien ha dicho que la inversión extranjera directa en minas y petróleo podría ser este año de US$4.000 millones, similar a la alcanzada el año pasado por el país.

Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) explica que "la gente -de la industria petrolera- no quiere endeudarse sino invertir con el flujo de caja que genera y está posponiendo aquellos proyectos que no son prioritarios". Asegura que hoy las compañías petroleras están concentrando su atención en dos temas: precios internacionales del crudo y costos de operación, y con base en esta información están ajustando sus proyectos. Aunque los precios internacionales registran niveles que no se veían hace unos años, alcanzando un promedio de US$40 en las últimas semanas, no se parecen a los valores de mediados del año pasado, cuando llegaron a los US$145 ó al promedio de 2008, que se acercó a US$100.

Por eso, a la hora de hacer presupuestos, muchas empresas lo están pensando dos veces para iniciar un proyecto de perforación, que tiene un costo aproximado entre US$7 millones y US$10 millones, lo que estaría explicando el menor uso de taladros en el país.

Sin embargo, Martínez cree que una parte importante de la actividad de perforación está asegurada ya que los contratos firmados por las compañías petroleras con la ANH en los últimos tres años son mandatorios en relación con el número de pozos exploratorios y de desarrollo que deben ejecutarse este año. Cálculos de la ACP indican que en los compromisos de las petroleras con la ANH se podría estar hablando para este año de 95 pozos denominados A-3, que son los exploratorios -en 2008 alcanzaron los 110- y unos 506 de desarrollo -que se ubican alrededor de los exploratorios-, frente a 620 programados el año pasado.

No todo está perdido

Hernando Barrero Chaves, presidente de la Asociación de Ingenieros de Petróleo (Acipet) reconoce que 2009 arrancó "con una honda preocupación por parte de los operadores y empresas de servicios petroleros frente al tema de inversiones". Aunque este ingeniero no se compromete a señalar en cuánto podría caer la inversión petrolera para 2009, cree que si ésta baja un 20% "no sería crítico aunque sí preocupante" por las implicaciones para otras actividades que se mueven alrededor del sector.

Barrero Chaves cree que la actividad en la que podría estar 'blindada' la inversión es en sísmica, que corresponde al primer paso que deben adelantar las empresas petroleras cuando reciben una concesión, en buena medida por el alto número de contratos firmados en los dos últimos años por la ANH, de los cuales casi 100 se hicieron en 2008 y unos 70 en 2007.

"Aquí hay que analizar dos cosas, los contratos que tendrán poca afectación, que son básicamente los firmados con la ANH, en los que ya las compañías se comprometieron a hacer unas inversiones y estas tendrán que seguir adelante so pena de entrar en incumplimientos, y por otro lado los contratos antiguos, en los cuales las compañías pueden decidir qué tanto están dispuestas a invertir. Aquí es donde podrían darse aplazamientos", explica el experto.

Para Barrero Chaves, buena parte de las decisiones de invertir están atadas al tema de costos de producción y a precios. Y aunque algunas compañías se quejan por el nivel de precios que actualmente muestra el barril de petróleo en el mundo, este ingeniero recuerda que hasta comienzos de 2000 el precio promedio no superaba los US$25 y la actividad era rentable.

Daniel Umaña, presidente del grupo petrolero GPC, explica que, si bien la actividad de perforación está siendo afectada por aplazamiento y cancelación -al menos por ahora- de proyectos, otras actividades del negocio petrolero no se han visto afectadas. Destaca que en materia de sísmica, servicios de instalaciones eléctricas, casino y logística se han mantenido las inversiones.

"Las empresas que venden servicios de sísmica van a estar felices este año", dice Umaña, al explicar que, por ser el primer proceso que se desarrolla en el negocio petrolero, muchas de las compañías que en años recientes firmaron contratos para explorar bloques petroleros tendrán que arrancar con esas labores este año. GPC, que tiene cinco compañías de servicios petroleros, solo ha visto afectada su unidad de perforación -drilling-.

Los que se mantienen

Aunque en el mundo las grandes empresas han salido a ratificar sus cifras de inversión en los proyectos que ya se habían programado para 2009, de acuerdo con datos de la ACP, buena parte de las pequeñas y medianas compañías petroleras, que realizan operaciones independientes, están hablando de recortes de hasta un 25% en sus presupuestos para este año.

Uno de los anuncios más contundentes fue el que hizo ExxonMobil, que mantendrá sus niveles de inversión de entre US$25.000 millones y US$30.000 millones en sus operaciones mundiales, como estaba previsto en su plan quinquenal. Este año, la compañía tiene previsto iniciar nueve proyectos en el mundo, que agregarían 485.000 barriles diarios a su producción y sus inversiones en proyectos de refinería alcanzan los US$1.000 millones este año. En Colombia, los directivos de esta compañía han dicho que mantienen su interés por continuar sus programas, debido a la confianza en la economía.

Por su parte la petrolera Pacific Rubiales Energy confirmó que este año planea perforar nueve pozos, adquirir información sísmica en cinco prospectos exploratorios y continuar con las inversiones del Oleoducto de los Llanos, en asociación con Ecopetrol, que entra a operar en agosto. Según voceros de Pacific, el oleoducto tendrá una capacidad operativa inicial de 60.000 barriles por día y un reciente crédito otorgado por el Grupo Aval, por US$200 millones, permitirá completar la inversión.

Pacific planea ejecutar este año un presupuesto de inversiones de alrededor de US$379 millones excluyendo el oleoducto, "lo que evidencia nuestro compromiso con la industria petrolera colombiana", dijo un vocero de la empresa.

Pero la mayor dinámica en inversión la tendrá Ecopetrol, que este año planea desarrollar un programa por US$6.100 millones en exploración, distribución, refinación y compras estratégicas. La compañía desarrollará de manera directa la ampliación de la refinería de Cartagena y acaba de comprar a la francesa Maurel & Prom la operación de Hocol en el país, por US$748 millones, para consolidar operaciones, aumentar la producción y avanzar en su meta de producir un millón de barriles de petróleo para 2015.

Y, aunque la mala noticia es el bajón en la inversión petrolera este año, la buena es que se mantiene la confianza de las compañías internacionales por continuar con proyectos en el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?