| 5/14/2010 12:00:00 PM

Pequeños petroleros en tierra de gigantes

Las mejores condiciones de exploración de petróleo en el país han propiciado la aparición de un número importante de pequeñas y medianas compañías interesadas en probar fortuna.

Un cambio extremo ha registrado el mapa empresarial petrolero colombiano en los últimos cinco años. Aunque el ranking de las petroleras sigue encabezado por Ecopetrol y las multinacionales extranjeras que llegaron hace varias décadas a operar en el país, debajo de ellas aparecen cerca de un centenar de empresas medianas y pequeñas, de reciente creación, que están haciendo la gran 'revolución' del negocio.

Buscando probar fortuna en un negocio que tradicionalmente ha sido de gigantes, estas pequeñas -y en muchos casos desconocidas- firmas han logrado mantenerse, crecer, fusionarse o ser adquiridas por otras más grandes, en medio de un negocio de febril movimiento.

 Winchester, Vetra E&E, Sogomy Energy, Mompos Construction, Montecz, Sipetrol, Gran Tierra Energy, Midas, Varosa, Interoil, Petrominerales, Emerald, Metapetroleum o C&C Energy son algunos de los nombres que comienzan a sonar en el negocio petrolero. Para 2006, solo un par de ellas reportaba producciones hasta de 2.600 barriles diarios de petróleo, pues en su mayoría estaban entre 5 y 900 barriles diarios.

Hoy, algunas han logrado pasar la barrera de los 1.000 barriles diarios que representan una producción mediana. Es el caso de Petrominerales, que en 2007 produjo 2.000 barriles diarios y en febrero de este año alcanzó los 35.711; o Montecz, que en 2006 reportó 5 barriles diarios y a febrero pasado llegó a 3.092 barriles, de acuerdo con cifras del Ministerio de Minas y Energía.

¿Cuál es el impacto generado por estas nuevas petroleras medianas y pequeñas y cuál su perspectiva? Según los datos reportados por el Ministerio, la producción petrolera colombiana muestra un crecimiento consistente desde 2006, cuando alcanzó los 527.407 barriles diarios de petróleo, hasta marzo de este año en que registró los 763.000 barriles diarios.

Las proyecciones de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) apuntan a que en tres años la producción colombiana llegue a 1,1 millones de barriles diarios, jalonadas por las grandes inversiones de Ecopetrol pero también por la dinámica que han alcanzado las pequeñas y medianas petroleras.

Hernando Barrero, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleo (Acipet) cree que tres factores explican este cambio en el panorama empresarial petrolero: por un lado, el nuevo modelo de exploración adoptado por el Gobierno tras la creación, en 2003, de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y la escisión de las operaciones de Ecopetrol; en segundo lugar, un agresivo plan de promoción de la actividad petrolera colombiana en el exterior y, en tercer término, la concurrencia de conocimiento y el capital en decenas de nuevos negocios.

 El director general de la ANH, Armando Zamora, confirma que el nuevo modelo de exploración ha permitido el ingreso de cerca de 80 pequeñas y medianas empresas petroleras al negocio y no menos de 70 especializadas en servicios o que aportan capital. Este movimiento se ha dado a raíz de las favorables condiciones de exploración petrolera que hoy ofrece el Estado colombiano y que expertos como Barrero califican entre las mejores del continente, porque dan estabilidad jurídica y transparencia.

Las cifras de la ANH muestran que de la producción total a marzo, unos 650.000 barriles fueron producidos por Ecopetrol y sus asociados en procesos de recuperación mejorada y operación en campos ya descubiertos, mientras que la cifra restante -un poco más de 100.000- corresponde a pequeñas y medianas empresas que operan los bloques petroleros asignados en áreas nuevas o en sectores aledaños a los campos ya descubiertos.

Para Zamora, el éxito de las pequeñas petroleras está en saber combinar el conocimiento de ingenieros y geólogos que desarrollan prospectos interesantes y logran atraer a inversionistas nacionales o extranjeros.

Se trata de ingenieros o geólogos con vasta experiencia, que han trabajado con petroleras nacionales y extranjeras, conocen bien la geología del país, operan como gestores para obtener la adjudicación de bloques exploratorios de petróleo y financian las primeras inversiones en sísmica y estudios geológicos. Tras conseguir un buen prospecto, salen al mercado internacional para apalancarse financieramente en fondos de capital de riesgo para avanzar en las demás etapas.

"Ellos -los gestores de los proyectos- van con la cédula y el contrato y levantan la primera inversión de riesgo, pero como lo que cuenta en los mercados financieros es el profesionalismo, hay una depuración porque solo le apuestan a gente que tenga bajo riesgo moral y mucho conocimiento", explica Zamora.

Germán Casas, gerente del proyecto de la Refinería Sebastopol, avanza en estos momentos en un proceso para conectar a un grupo de inversionistas ingleses interesados en concretar negocios en Colombia, con una pequeña empresa petrolera colombiana que obtuvo un bloque exploratorio en una de las rondas de la ANH y cuenta con estudios de sísmica que le indican la probabilidad de éxito de un 80% a 90% en un campo ubicado en el Magdalena Medio.

Según Casas, la mayoría de firmas de colombianos que han obtenido bloques exploratorios de la ANH aplican sus conocimientos e invierten en la parte inicial del negocio, pero prefieren vender a inversionistas extranjeros en la etapa de perforación y producción, pues son fases que requieren mayor capital.

Esto explica que muchas de las pequeñas que en 2006 operaban, hoy hayan terminado en manos de otras más grandes. El caso más conocido es el de Pacific Stratus, que compró a Petrorubiales, Metapetroleum y Kappa, que hoy operan bajo la sombrilla de Pacific Rubiales. Hace solo un par de meses la canadiense Alange compró las Montecz y Delavaco Energy, dos pequeñas operadoras de campos en Colombia.

La tendencia a crecer o robustecerse a través de compras o alianzas estratégicas sigue creciendo y podría llevar a que cada vez sea menor el número de pequeñas petroleras. Pero, aunque constituye una amenaza para la supervivencia de algunas, para otras es la oportunidad de oro para recuperar sus inversiones y garantizar su operación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?