| 2/1/1994 12:00:00 AM

Oro blanco

Colombia fue la única fuente mundial de platino hasta 1823. Hoy en día está relegada a un segundo plano. Sudáfrica y Rusia dominan el mercado mundial.

El platino fue descubierto en Colombia desde principios del siglo XVI. En esa época no era reconocido como un metal precioso, y no tenía valor debido a dificultades metalúrgicas (la refinación). En efecto, era un metal indeseado debido a la dificultad para separar las partículas del platino de las del oro en los materiales de aluvión, ya que la gravedad de ambos metales es más o menos la misma. Debido a esta dificultad, el oro con contenido de platino hallado en depósitos de aluvión era vendido a precios de descuento. También se trataba de vender el platino como plata, ya que su color es similar. En 1778 el gobierno colonial de Colombia ordenó la confiscación del platino y éste quedó bajo el control del gobierno, sin ninguna retribución. El platino era considerado un problema, no un bien.

El platino se vino a refinar con éxito y a ser utilizado en Europa, principalmente para su uso en utensilios de laboratorio, apenas en 1804. Ya para entonces existía una reconocida demanda de platino, y Colombia fue la única fuente de este metal hasta 1823, cuando el platino fue descubierto en Rusia.

La demanda fue aumentando durante el siglo XIX y la producción de Rusia rápidamente opacó a la de Colombia, convirtiéndose aquel país en el primer productor mundial. Pero en 1919, la Primera Guerra Mundial y la revolución rusa ya habían agotado la producción rusa, quedando nuevamente Colombia como primer y único productor de platino. La producción del país aumentó de unas 7.000 onzas en 1906 a 36.000 onzas en 1920. Ya en 1915 la Compañía Chocó-Pacífico había empezado sus operaciones de draga en el río Condoto. Pero importantes hechos mineros terminarían con la preponderancia de Colombia en platino.

Ocurrieron dos casos. Primero, el níquel se convirtió en un metal importante en el nuevo mundo industrializado de principios del siglo XX, y empezaron a funcionar las grandes minas de este metal, produciendo mucho más platino como subproducto de la explotación del níquel del que Colombia producía. Y, segundo, en 1924 se empezó a explorar la mina de Bushveld en Suráfrica, la mayor mina de platino conocida en el mundo.

La demanda por el metal también aumentó, a medida que se extendió su uso a la electricidad, el vidrio, la química, la dentistería y la joyería. En 1930, la producción mundial de platino había aumentado a 290.000 onzas; Colombia producía 42.000 onzas en ese año, o sea un 14% del total mundial. En 1955, la producción mundial llegó a 1.080.000 onzas, mientras que la producción de Colombia descendió a 27.000 onzas, o sea 2.5% del total mundial. Actualmente la producción mundial de platino llega a unos 4.000.000 de onzas, mientras que la producción colombiana en 1992 fue de 63.000 onzas, aproximadamente 1.5% de la producción mundial.

En 1974, el mercado mundial del platino explotó cuando el gobierno de los Estados Unidos hizo obligatorio el empleo de convertidores catalíticos para la limpieza de los exhostos en los automóviles. Es por esta razón que los exhostos son tan costosos. El uso del platino en los automóviles norteamericanos pasó de 0 onzas en 1973 a 350.000 onzas en 1974 y a 803.000 onzas en 1979, que equivalían a un 28% de la producción mundial de platino en ese entonces. Las industrias de automóviles en Europa y Japón siguieron la iniciativa de los Estados Unidos de limpiar la emisión de los automóviles. Se puede esperar un mayor empleo del platino en la industria automotriz hasta bien entrado el siglo XXI, a medida que más países sigan esta tendencia.

¿Por qué la producción de platino a nivel mundial ha aumentado un 1.279% entre 1930 y 1992, mientras que en Colombia el incremento ha sido sólo de 53%? Existe una razón fundamental y tiene que ver con el tipo de presentación geológica que se halla en el resto del mundo y en Colombia. La mina de Bushveld en Suráfrica es una mina con platino bajo tierra, que se presenta en estratos similares a vetas horizontales, mientras que en Colombia el platino se obtiene de los lechos de los ríos, mezclado con arena y con otros materiales extraños.

En Colombia, el platino inicialmente se hallaba en vetas o estratos similares a los Bushveld, pero el origen del platino colombiano nunca se encontró, ni ha sido buscada para emplear la tecnología del siglo XX. Es lógico pensar que si se encuentra la fuente del platino aluvial, el contenido de platino enterrado y oculto en las montañas fácilmente podría sobrepasar la cantidad de metal que se extrae de los ríos en el Chocó desde la época colonial. Y la cantidad que todavía existe en las montañas podría ser aún mayor. Los datos disponibles, que datan de 1906, indican que se han extraído aproximadamente 2.800.000 onzas de platino de los ríos en la zona de Condoto-Istmina. Si queda una cantidad equivalente del metal en las montañas, a US$400 por onza, el precio ascendería a $1.120 millones.

Pero eso no es todo. El platino aluvial de Colombia no viene unido al paladio, otro metal del grupo del platino. La razón es que el paladio es bastante soluble y una vez que la veta de platino-paladio queda expuesta a la acción química de la superficie y de las aguas del río, el paladio se disuelve. Pero el precio del paladio es considerable: en promedio asciende a una tercera parte del precio del platino. El paladio está unido a todos los depósitos subterráneos, no expuestos a la intemperie. Si consideramos los mayores depósitos subterráneos de platino, los de Sudbury en el Canadá, los de Merensdly y Bushveld en Africa del Sur, los de Norilsk en Rusia y los Stillwater y Duluth en los Estados Unidos, encontraremos que el porcentaje promedio por peso entre el platino y el paladio en estos depósitos realmente favorece al paladio, en una proporción de aproximadamente tres onzas de paladio por cada dos onzas de platino.

Por lo tanto, si calculamos que puede haber 2.800.000 onzas de platino sin descubrir en las montañas del Chocó, podemos lógicamente calcular que hay 4.200.000 onzas de paladio unidas al platino, y a un precio de US$133 la onza de paladio, podemos agregar unos US$560 millones en paladio al valor de nuestro depósito oculto de platino, lo que daría un total de aproximadamente US$1.700 millones. Esto equivale a un campo petrolero de 84 millones de barriles, a US$20 el barril.

Hoy en día, Suráfrica produce 68% del platino mundial. Pero esta producción puede reducirse si prosiguen los problemas políticos en ese país, tal como sucedió en la antigua Rodesia (hoy Zambia y Zimbabwe), donde con el cambio de gobierno la producción de metales preciosos se redujo en un 50%. La oferta de platino podría disminuir aún más, ya que Rusia, con el 17% de la producción mundial, también se halla en un estado de agitación política. Y no olvidemos el oro. Suráfrica también produce más del 50% de la oferta mundial de oro. 1994 podría ser el año que Colombia esperaba.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?