| 6/14/2014 8:00:00 AM

A la bolsa

Terpel, una de las empresas más grandes de Colombia, se reestructura. La meta es fortalecerse en el negocio de los combustibles y comenzar a cotizar en la Bolsa de Valores. Así es la estrategia.

Un peso pesado del sector real entrará a formar parte de la selecta lista de compañías registradas en Bolsa. La Organización Terpel, la empresa privada más grande del país (si se asume que Ecopetrol tiene mayoría estatal) con un monto consolidado de ingresos de $13,8 billones en 2013, está a punto de dar su salto formal al mercado de valores.

Para cumplir con este objetivo, la firma, –que hoy cuenta con 43,2% del negocio de los combustibles–, inició un proceso de reorganización que busca constituir una estructura accionaria más simple, pero con mayores fortalezas y eficiencias en su manejo administrativo y operacional.

Desde 2001 se habían planteado los cambios, sin embargo, fue solo hasta el año pasado cuando su accionista mayoritario –el grupo chileno Copec– decidió llevar a cabo una fusión por absorción de las cuatro empresas que hoy forman parte del grupo: Proenergía, la Sociedad de Inversiones en Energía (SIE), Terpel Centro y la Organización Terpel, que actuará como sociedad absorbente.

Llegar al mercado de valores no es un tema nuevo para sus directivas, pues la empresa ya hace presencia en la Bolsa de forma indirecta a través de Proenergía y la SIE, compañías dueñas de Terpel. Sin embargo, estas acciones tienen poca liquidez y un flotante bajo de 1,8% y 11,8%, respectivamente.

Pero, ¿qué es Proenergía y la SIE? Para el simple observador, la historia es una enredadera empresarial. Todo empezó en el año 2000, cuando las directivas de la organización decidieron fusionar los Terpel que había a lo largo y ancho del país, para lo cual crearon la SIE, holding que agrupó a los accionistas mayoritarios de estas empresas, –para la época Promigas y el Grupo Colombia–, quienes compraron a socios minoritarios y luego llevaron a cabo la fusión en 2004, quedando por fuera Terpel Centro, debido a que sus acciones estaban pignoradas por parte de la Gobernación de Caldas.

Así las cosas, la SIE quedó con 86% de la Organización Terpel y 82% de Terpel Centro. En 2006 esa misma holding le compró a Promigas el negocio de gas, –ahora Gazel–, a cambio de acciones, lo que llevó a que esta última tomara el control de 51% de la SIE.

Posteriormente se registraron los problemas de Enron,–dueño de Promigas–, coyuntura que fue aprovechada por la multinacional Ashmore Energy International, que compró la operación de la firma de gas en Latinoamérica. Tras el negocio, decidió escindir la participación de Promigas en la SIE y creó Proenergía, que se adueñó de 52% de la SIE y esta a su vez de 87% de la Organización Terpel.

Hace cuatro años Ashmore vendió su participación de control en Proenergía y en la SIE a Copec de Chile por un monto inicial de US$265 millones. Tras analizar y manejar durante este periodo una operación compleja con las cuatro empresas –esquema que muy pocos entendían–, los accionistas de Copec decidieron darle un nuevo aire a la Organización Terpel para facilitar su operación y proceso de crecimiento.

Allí comenzaron a darse los primeros pasos para constituir la nueva empresa mediante un proceso de fusión. El objetivo es que esta nueva compañía cotice en bolsa y pueda mantener su liderazgo en la distribución de combustibles líquidos y ampliar su participación de mercado en otros negocios como la aviación, la industria y los lubricantes.

Estrategia de fondo

Tener una sola compañía operativa permitirá, además, que cerca de 1.700 accionistas reciban sus dividendos de forma directa y que se generen eficiencias en asuntos como los impuestos.

Así mismo, el hecho de tener una única acción circulando se traducirá en mayor liquidez, dice Andrés Duarte, director de Estudios Económicos de la comisionista Asesores en Valores, para quien, si se toma como referencia que Copec es uno de los agentes más importantes del mercado accionario en Chile, se puede esperar que este papel se vuelva importante en el mercado local.

La evaluación preliminar hecha por la Banca de Inversión de Bancolombia indica que la compañía fusionada estaría valorada entre $2,5 billones y $2,9 billones. Sin embargo, el dato definitivo aún no se conoce y dependerá del precio que se fije para la acción y del ajuste que se haga por las deudas netas de las otras compañías que intervienen en la operación.

Copec, al mando

Una vez sea aprobada la fusión para la constitución de la nueva OT, cuyo trámite está en espera del visto bueno de las Superintendencias de Industria y Comercio y Financiera, el grupo Copec, liderado por Roberto Angelini Rossi, quien recientemente anunció una inversión de US$150 millones para el negocio de combustibles y gas en Colombia, quedará con 58% de participación.

Los accionistas mayoritarios de los antiguos Terpel ahora contarán con 28% de la nueva firma y el restante porcentaje estará en manos de los minoritarios, un escenario que hace atractiva a la empresa porque queda con un flotante cercano a 20% que permitirá que un mayor número de inversionistas, tanto naturales como institucionales, se interesen en la acción.

Fuentes cercanas a la operación señalan que la fusión contempla un intercambio accionario que implica que por cada título de la SIE sus socios recibirán 0,87 de cada papel de la Organización Terpel.

Para los expertos, es muy posible que una vez la OT haga parte del Registro Nacional de Valores, se realice una capitalización o una emisión de acciones, pues los planes de la empresa son ambiciosos. Así lo reconoce la presidente de la compañía, Sylvia Escovar, quien dice que si bien los proyectos están centrados principalmente en la consolidación de la operación en Colombia, en la medida en que se presenten oportunidades en otros países se evaluarán.

Terpel cuenta hoy con cerca de 2.000 estaciones de servicio, de las cuales 10% son propias y el restante 90% pertenece a los aliados comerciales. La firma proyecta un crecimiento de 5% en ventas para este año.

Pero el crecimiento no se daría solo en el mercado interno. México representa una gran oportunidad, más ahora que allí se llevará a cabo una reforma petrolera que permitirá la llegada de mayor inversión extranjera.

Se espera que el proceso de fusión, aprobado por las accionistas de cada una de las compañías en diciembre del año pasado y enero de 2014 y que también fue sometido a la opinión de los tenedores de bonos, culmine en los próximos días y los planes de la organización sigan viento en popa.

***
Tiendas con platos típicos

El fortalecimiento de un nuevo formato de tiendas de conveniencia es uno de los negocios en los que la firma trabaja actualmente. Se trata de las tiendas Altoque, en las cuales los usuarios pueden encontrar platos típicos de cada región, además de baños, televisión y hasta duchas para los transportadores. Hoy cuenta con 12 puntos de estas características y el objetivo es terminar el año con 19. A ello se suma el cambio de imagen de 165 estaciones en diferentes partes del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?