| 6/10/2005 12:00:00 AM

Organización Ardila LÜlle

Una vez superada la crisis en Postobón, los ojos están puestos en el exterior.

La Organización Ardila Lülle es el grupo que ha mostrado la mayor recuperación después de la crisis de finales de la década del 90. Este conglomerado, al que la caída de la economía lo pescó en un momento de expansión y de alto endeudamiento, ya ha reducido sustancialmente sus deudas, ha hecho una mayor inversión en su negocio líder -las gaseosas- y ha empezado a pensar en expandirse a otros países.

Postobón, que entre deuda financiera y deuda a proveedores sumaba cerca de $1 billón, a junio de 2005 tiene acreencias por $350.000 millones. La disminución del endeudamiento le ha dado mayor margen de maniobra a esta empresa, que es el mayor generador de caja de la Organización.

Esto permitió que la inversión en Postobón se reactivara en 2001 -llegó a $40-50.000 millones en 2004- y que la empresa pensara en abrir operaciones en el exterior. Aunque no hay nada definido todavía, la idea es buscar oportunidades en la región andina y en Centroamérica en los próximos cinco años.

Hasta el momento, la única experiencia del grupo con inversiones en el exterior es la fábrica de jugos que tuvo en España, pero que se cerró hace casi 10 años.

Postobón exporta a poco más de 15 países, pero sus exportaciones apenas son el 2% de sus ventas. La idea es llevarlas al 5-10% en los próximos cinco años.



Los otros ejes

La otra lección que dejó la crisis fue deshacer la imbricación de recursos que había entre las empresas, tarea en la que están muy adelantados y que los ha llevado a acudir al mercado de capitales como fuente de financiación. El Ingenio del Cauca, por ejemplo, hizo una emisión de bonos por $120.000 millones, Postobón otra por $130.000 millones, y se analiza una nueva emisión para RCN Televisión.

En el sector azucarero, el principal proyecto es la planta de alcohol carburante. Los ingenios del Cauca, Providencia y Risaralda tienen una inversión por $130.000 millones para el montaje de las destilerías de alcohol, que entrarían en operación este año. Este nuevo negocio podría reducir las exportaciones de azúcar, que están en el 55% de la producción. Es posible que bajen al 35-40%, debido a que parte del azúcar se iría a alimentar las refinerías.

Por su parte, Sucromiles aumentó su capacidad instalada en 50% el año pasado, RCN Televisión construyó tres nuevos estudios, Peldar reinició este año la operación de un horno que tenía parado y Coltejer tiene planeadas inversiones por US$22 millones en una nueva planta para tela de jean.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?