| 8/3/2017 12:01:00 AM

El negocio de las ópticas está en la mira de las multinacionales

Las grandes multinacionales ópticas quieren sacar partido de un negocio que en Colombia mueve cerca de US$500 millones. ¿Cuál es el panorama de este sector?

El negocio de las ópticas, que por muchos años estuvo en manos de grupos familiares o independientes, se ha enfrentado a un reacomodo que hoy lo tiene en la mira de grandes multinacionales interesadas en aprovechar el potencial que existe no solo en el país sino en la región.

El interés no es menor, pues se trata de un sector que, de acuerdo con estimativos de los empresarios, mueve al año más de US$500 millones, un dato que ratifican estadísticas de la consultora internacional Euromonitor, según la cual la cifra en 2016 fue de US$490 millones, mientras en 2011 había sido de US$330 millones, lo que representa un crecimiento de 48%

Las perspectivas son aún mejores para los próximos años, pues la consultora prevé que en 2021 las ventas al detal alcanzarán US$579 millones, lo que supone un crecimiento de 18% frente al resultado del año pasado, un dato nada despreciable para las firmas extranjeras interesadas en tomar una tajada del mercado.

Visite: Fosyga y Consorcio Sayp no van más

La llegada al mercado local de multinacionales como GrandVision, dueña de Lafam; MultiÓpticas Internacional, propietaria de GMO, y la española Opticalia –que ingresó al mercado local hace dos años– ha cambiado los parámetros de comportamiento de un mercado que es completamente atomizado, pues Lafam –líder del mercado– cuenta con 5% de participación. Actualmente más de 80% del mercado está en manos de pequeñas cadenas independientes.

Analistas consideran que la llegada de grandes organizaciones al mercado local obedece a que, si las empresas nacionales quieren extender sus operaciones y redes de comercialización, deben efectuar inversiones muy altas y no siempre existen los recursos para hacerlo.

Planes de expansión

GrandVisión adquirió primero a Lafam y a través de esta, en 2014, se quedó con la firma nacional MultiÓpticas. La cadena –que hoy opera todas las tiendas bajo la marca Lafam–cuenta con 125 tiendas, dos laboratorios ubicados en Bogotá y Pereira, además de 3 clínicas de cirugías de ojos, situadas en Bogotá, Cali y Barranquilla.

En Bogotá tiene más de 40 puntos de venta y su meta, según su gerente general, Axel Mallmann, es continuar creciendo, pues considera que por lo menos la mitad de la población necesita algún tipo de ayuda visual, como los lentes.

Foto: Axel Mallmann Gerente General de Ópticas Lafam.

“La pirámide poblacional va cambiando y, en la medida en que las personas superan los 40 años, en algún momento pueden necesitar una ayuda”, señala el directivo.

La empresa ha venido realizando inversiones con el fin de potenciar su operación. El año pasado hizo un traslado de su clínica de Barranquilla a una nueva sede y lo propio hizo en Bogotá, en donde invirtió más de $1.500 millones en adecuación física. Un monto similar fue destinado en Barranquilla.

Recomendado: Programa integral de salud en Guainía muestra un diagnóstico favorable

Mallmann considera que hay espacio para crecer en más ciudades, pero no será un objetivo para el corto plazo, por ahora están enfocados en mejorar el servicio a precios asequibles.

Lafam ha crecido vía tiendas propias y adquisiciones con la idea de incrementar la participación de mercado. Si bien en algunos países la cadena GrandVision opera algunos de sus establecimientos a través de franquicias, en el caso de Colombia todas son manejadas de forma directa. Las tiendas representan 90% de los negocios de la organización.

Una de las primeras multinacionales en llegar al país fue MultiÓpticas Internacional, propietaria de GMO, que tiene presencia en diferentes regiones del territorio nacional. La multinacional española es, a su vez, filial de Luxottica –la mayor fabricante mundial de anteojos–, dueña de marcas como Ray-Ban y Oakley.

Le puede interesar: Gobierno podrá meterle la mano a EPS con problemas financieros

Hace dos años, la multinacional española Opticalia también anunció su ingreso al mercado local con la creación de Opticalia Colombia y llegó con el plan de abrir 100 puntos de venta en el primer año de operaciones.

Con un modelo de negocio que no es una franquicia, pues el esquema funciona a través de una sesión de marca y se hace un contrato con cada compañía con el pago de cuotas mensuales, la firma tiene la meta de alcanzar 350 locales con la marca para el año 2020 y prevén inversiones por US$4 millones en publicidad y mercadeo en cinco años, según lo anunciado en medios de comunicación.

Lentes para todos

Mientras la red de venta al detal se fortalece y cambia la dinámica del mercado, las empresas que se dedican a la importación y adecuación de los lentes tratan de ajustarse a los nuevos parámetros.

Abraham Ulloa Vargas, gerente financiero y administrativo de Austral Lens Colombia, una de las mayores importadoras de estos productos, manifiesta que alrededor de 99% de los lentes son importados, pues en el mercado local son muy pocas las empresas que los producen.

Esta empresa, que cuenta con 1.200 clientes en todo el país, importa los productos principalmente de China, de donde los hacen también los más de 50 importadores que hay en el territorio nacional.

Ulloa Vargas manifiesta que su empresa, que también tiene su propio laboratorio de talla de lentes en la capital del país y puntos de venta en Bogotá, Medellín y Barranquilla, trabaja en la entrega de productos de calidad con el manejo de por lo menos 6.000 referencias.

La compañía se especializa en atender a los clientes independientes que tienen entre una o un pequeño número de ópticas y no trabaja con grandes cadenas, pues en su mayoría estas tienen sus propios laboratorios.

Los pequeños empresarios del sector están a la expectativa de lo que suceda, pues los anuncios de la llegada de nuevas organizaciones internacionales no para. Se ha hablado de la llegada, por ejemplo, de Federópticos y también del interés que podría haber por VisionLab, uno de los más importantes laboratorios del país. Sin duda, el negocio óptico colombiano sigue en el “ojo” de grandes multinacionales.

Puede interesarle: EPS sin músculo financiero “no deberían existir” por el bien de los usuarios: OICI

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.