| 9/30/2015 12:00:00 AM

Olam International: El gigante del campo

Olam International es una de las compañías agrícolas más grandes del mundo. Sunny Verghese, su cofundador y CEO, visitó Colombia y planteó las oportunidades y preocupaciones que hay para operar en nuestro país. Entrevista.

Olam International es una compañía basada en Singapur y que se concentra en la venta de productos agrícolas. Con una facturación que supera los US$13.500 millones, es uno de los protagonistas del sector agrícola en el mundo. Cuenta con 16 líneas de negocios, como cacao, café, nueces, azúcar, granos y especies, entre otras, que manejan 44 productos. Opera en 65 países, atiende 13.600 clientes en 70 mercados y emplea aproximadamente 25.000 personas en todo el mundo. Sunny Verghese, cofundador y CEO de la firma, visitó por primera vez Colombia y en entrevista con Dinero señala las posibilidades de nuevos negocios, pero también las limitaciones para la llegada de inversión al sector agrícola.

¿Cuáles son sus actividades en Colombia?

En Colombia nos concentramos en café, cacao y teka. En particular en café, Olam es uno de los exportadores más grandes del país. Actualmente hacemos 5,6% de las exportaciones totales de café colombiano. Nuestro objetivo es aumentar ese porcentaje a 7% para 2017. En Centroamérica, Olam tiene entre 10% y 15% de las exportaciones, razón por la cual creemos que podemos aumentar nuestra participación.

¿Cómo lo harán?

En el país operamos dos plantas de procesamiento de café verde y estamos en proceso para construir una tercera. También exploramos la posibilidad de integrarnos más verticalmente en la cadena de producción del café, incluyendo producción. Por otra parte, en Colombia también compramos cacao y teka.

¿Están estudiando sembrar café directamente en Colombia?

Sí. Olam también está en el negocio de la producción de materias primas agrícolas. En realidad somos unos grandes productores. Cultivamos directamente o nos abastecemos con asociaciones con más de 4 millones de campesinos en el mundo. Manejamos 23 cosechas diferentes en 26 países. En este momento, Olam cultiva café directamente en cinco países del mundo: Laos, Tanzania, Zambia, Etiopía y Brasil.

¿Cuáles son los factores que más pesan en la decisión de entrar a producir en Colombia?

Hasta hace poco Colombia era un productor de costos marginales muy altos –cercanos a US$1,25 por libra–, pero gracias a la devaluación, Colombia tiene un costo marginal de aproximadamente US$1,0 por libra. Estos costos hacen la producción en Colombia muy atractiva. Sin embargo, hay otros temas que nos preocupan.

¿Cómo cuáles?

Más específicamente la incertidumbre sobre los títulos de propiedad de la tierra en las regiones que quieren desarrollar, como la altillanura. Si no se resuelve ese tema, será muy difícil atraer grandes inversiones de multinacionales como Olam. Inversiones que a su vez favorecerían a los pequeños campesinos.

¿Cómo puede Olam ayudar a los pequeños agricultores?

Escoger entre el agricultor grande y el pequeño es una falsa disyuntiva. En muchos países, y sobre todo en zonas que se van a desarrollar, es necesario implementar modelos asociativos donde el grande y el pequeño coexistan. Nosotros generalmente hacemos una inversión semilla y nos asociamos con pequeños campesinos a los que les damos tecnología, experiencia y hasta les compramos la cosecha. Dada nuestra amplia experiencia internacional, tenemos una buena noción de lo que funciona y de lo que no. Y crearle interrogantes tan grandes a la titulación de la tierra va a retrasar el desarrollo de modelos modernos de producción agrícola.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?