| 6/8/2011 6:00:00 PM

Odisea del espacio

Las principales compañías tecnológicas del planeta libran una dura batalla por la computación en la 'nube', un mercado que llegará a US$55.000 millones en dos años. Estas son sus movidas.

El próximo 15 de junio, Google lanzará oficialmente el Chromebook, un computador portátil sin sistema operativo, ni disco duro o unidades de CD o DVD. Similar a lo que sucede con los celulares, los usuarios que lo compren -por cerca de US$400- tendrán que suscribirse a un servicio que les permitirá usar, a través de internet, las últimas versiones de los programas y tener espacio en línea para almacenar datos, por US$28 mensuales.

Con esta jugada, la empresa busca sacarles ventaja a sus competidores en la guerra por el jugoso mercado de la computación en la nube. Esta tendencia busca que las personas usen los programas que necesitan a través de internet y solo paguen por su tiempo de consumo, como si fuera un servicio público.

"Si la gente ya accede a todos los servicios y aplicaciones que necesita a través de internet, ¿por qué no poner el navegador de internet directamente en la máquina y eliminar el sistema operativo?", comentó Amit Singh, vicepresidente mundial de ventas de Google, mientras mostraba el equipo en Synergy Citrix 2011, el mayor evento global de cómputo en la nube.

Poco a poco, la computación 'en la nube' se está convirtiendo en la tendencia más importante de tecnología en el mundo. Mientras la analista IDC predice que superará los US$55.000 millones en 2014, la consultora Gartner anuncia que las 2.000 mayores compañías del planeta utilizarán alguna de sus modalidades para gestionar sus sistemas internos antes de 2015.

Más allá de elevar su productividad, los compradores han encontrado en la nube una oportunidad de oro para reducir los costos de administrar sus sistemas internos. Según la analista Gartner, la gestión de un solo computador tradicional en una empresa cuesta entre US$3.000 y US$5.000 anualmente.

El panorama es tan optimista que empresas como Microsoft, Oracle, Apple, SAP, IBM, Amazon, Hewlett-Packard y el mismo Google están enfrascadas en una guerra cuya clave está en utilizar internet como un medio para entregar sus productos como si fueran servicios.

Incluso cada jugada que hace alguna de estas organizaciones no solo busca ganar más clientes, sino también atacar a sus competidores. Para no ir más lejos, el Chromebook ha sido visto como un ataque frontal contra Microsoft, pues eliminar el sistema operativo -la plataforma donde reposan los programas en el computador- representa tener equipos sin Windows, la principal fuente de ingresos de la gigante del software.

Otras compañías de tecnología tienen visiones similares. Por ejemplo, este año la empresa de Bill Gates presentó Office 365, la nueva versión de sus programas de productividad y para la cual propone una fórmula 'híbrida': los usuarios pueden instalar Word, Excel o PowerPoint en sus computadores, pero también acceder a ellos desde cualquier navegador web cuando sea necesario.

El lanzamiento de este nuevo Office terminó lleno de 'puyas' contra Google Apps, su mayor competidor en internet. "Google intentó convertir una oferta para consumidores finales en una propuesta de valor empresarial en que decían a los clientes: 'Ustedes ya no necesitan Office'. Esa estrategia falló. Entonces ahora pregonan que 'Office es estático', algo que es falso", dice Tim O'Brien, gerente general de la estrategia de plataformas de Microsoft.

Y así, los otros proveedores comienzan a seguir los pasos de estos referentes. Mientras Oracle y SAP pelean por aliarse con Amazon, esta última intenta robarles clientes a IBM y Hewlett Packard, que también están en guerra entre ellas.

Las cosas están tan candentes en esta lucha que incluso Steve Jobs, el presidente de Apple, decidió salir de su licencia por enfermedad para presentar su servicio en 'la nube',

iCloud. Este les permitirá a sus usuarios comprar y reproducir música en línea, así como guardar otros tipos de archivos en los servidores de la compañía.



Los dueños de la nube

Mientras las compañías más reconocidas luchan por 'robarles' clientes a sus similares, existe un puñado de organizaciones -menos mediáticas- que se ha apropiado de la nube. Entre estas están Citrix y VMWare.

Para entregar sus herramientas a través de internet, los proveedores recurren a una tecnología llamada 'virtualización'. Esta 'les hace creer' a los usuarios que usan recursos que están a cientos de kilómetros en la vida real. Por ejemplo, en los servicios de correo electrónico en línea, los usuarios ven en sus navegadores web los mensajes que están almacenados en un equipo en Estados Unidos o Asia.

Estos proveedores de virtualización se han convertido en la fuerza detrás de los nuevos productos en la nube. "Sabemos que es un mercado muy competido, pero nosotros nos llevamos bien con todos sus jugadores. Estamos relacionados de alguna forma con todos ellos", dijo Mark Templeton, presidente de Citrix, a Dinero.

Si algo tienen en común el Chromebook de Google y el Office365 de Microsoft es que de alguna manera Citrix está detrás de ellos, ya sea dándoles acceso a los usuarios, aportando la infraestructura para sus proveedores o llegando directamente a grandes compañías para que creen sus propias 'nubes privadas'.

El poder de estas compañías es tan grande que, en Synergy, Citrix lanzó su propia plataforma para entregar toda clase de aplicaciones a usuarios finales, incluso las de Google, Microsoft, SAP y Oracle. Casi estaría lista para luchar contra sus propios socios.

Como en toda guerra, seguramente habrá caídos y vencedores. Pero en el caso de la computación en la nube, todo parece indicar que los usuarios terminarán beneficiados en todos sus escenarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?