| 8/3/2016 12:00:00 AM

Odinsa se concentrará en construcción de carreteras y aeropuertos en 2016

La compañía saldrá de sus negocios en energía y puertos y se centrará en carreteras y aeropuertos. Las desinversiones le representarán recursos por más de US$200 millones.

Enfóquese y crezca. Tres palabras que podrían resumir al máximo lo que el presidente de Odinsa, Mauricio Ossa, busca imprimirle a la compañía en los próximos años. Los desafíos son grandes. Sobre todo porque no necesariamente al enfocarse en su core inicial de negocios, las vías y aeródromos, se garantiza un crecimiento orgánico. Claro, no hay que perder de vista que Odinsa no está sola en este camino. De su mano va su hermano mayor, el Grupo Argos, que con conocimiento y experiencia hará todo lo posible para que la compañía se convierta en el referente del ‘barrio’.

Para cumplir con las metas propuestas ya se han tomado decisiones. Una de las primeras fue desinvertir en dos unidades de negocios, que aunque le tendieron una mano a la compañía en momentos de desaceleración de los contratos de vías, hoy representan más una oportunidad para conseguir recursos frescos que permitan crecer en los negocios en los que siempre se ha desempeñado bien la empresa y en los que hay grandes oportunidades comerciales.

“Nuestra estrategia es centrarnos en vías y aeropuertos, eso nos obligará a adelantar desinversiones de nuestros negocios de energía en Chile y Panamá. Adicionalmente, estamos en el proceso de venta de nuestra participación del 12% que tenemos en la Sociedad Portuaria de Santa Marta”, explica Mauricio Ossa, administrador de empresas de la Eafit y presidente de Odinsa desde el 1o de febrero pasado.

Esas movidas empresariales le permitirán a la compañía no solo un reperfilamiento del negocio, sino recursos por cerca de US$200 millones.

“Teniendo en cuenta que la infraestructura es el negocio del futuro, queremos crear un verdadero concesionario, no necesariamente dedicado a los asuntos de construcción. Puede ser más bien un gerente de contratos con activos muy grandes”, explica el directivo.

En todo caso, no se descarta que más adelante Odinsa cuente con su propia firma dedicada a la ejecución de los proyectos. Lo que queda claro con este anuncio y enfoque de la compañía es que tienen un gran apetito por crecer, aprovechando el boom actual de la infraestructura y la construcción y capitalizado su larga experiencia en concesiones. Por ahora, está en la construcción de su mega para los próximos 10 años, que deberá quedar lista antes de finalizar el año.

El plan apenas está en formación. El directivo contó que hay otros planes en camino relacionados con posibles compras y movidas, pero eso es algo que se dará a conocer en las próximas semanas, una vez se cierren negocios o se materialicen intenciones. Lo que sí tiene claro Ossa, quien inició su carrera profesional en Argos como practicante hace más de 20 años, es que en unos 10 años la compañía debe ser un referente no solo en Colombia sino en toda Región. La tarea no es menuda, teniendo en cuenta que el anterior presidente de la firma, Víctor Cruz, había anunciado algo similar al llegar a la compañía en el año 2011. Las circunstancias ahora son distintas. No solo por el efecto ‘levapán’ (crecimiento sostenido) que Argos tiene en sus empresas, sino por las oportunidades que se dan en medio del reacomodo del sector.

Tras hechos que han marcado al sector en los últimos meses, como el escándalo de Conalvías, el lío que se armó con Odebrecht y el contrato del río Magdalena, sin hablar de la tibia respuesta de inversionistas internacionales al programa 4G, las empresas se están ajustando. Por ahora, además de Odinsa, también Corficolombiana está reestructurando todo su negocio de infraestructura bajo una sola sombrilla y se especula que cuatro o cinco trabajadores de Argos han ido a parar a la joya de la corona del banquero Luis Carlos Sarmiento.

El reacomodo está llevando al desarrollo de un mercado secundario con ventas de participaciones en proyectos de 4G o, incluso, de concesiones que hoy están en operación. De hecho, se esperan movidas y decisiones de jugadores importantes que todavía están a la expectativa, como Conconcreto o la misma ISA.

El reto regional

El año entrante, cuando Odinsa cumpla 25 años, la meta será tener el modelo que le permita a la compañía convertirse en una plataforma de logística en América. Son palabras mayores, pero no hay que perder de vista que Argos ya tiene varias banderas puestas en el mapa regional. En solo Estados Unidos, la apuesta es grande en estados muy dinámicos como Texas y Florida. “Quiero influir en toda la región”, fueron las palabras de este ejecutivo, bueno para charla como para los negocios.

Una vez cuente con la hoja de ruta bien definida, vendrán otros negocios atados al crecimiento, como una eventual emisión de acciones o bonos. Esa será una segunda etapa de esta compañía, cuyos activos ya llegan a $3,5 billones, ingresos por $1,5 billones y un Ebitda que fluctúa entre $400.000 y $500.000 millones. Los países más interesantes para la Odinsa próxima siguen siendo Chile, Perú y Panamá, sin descartar el complejo pero desafiante mercado brasileño.

Las últimas movidas

En septiembre de 2015, el Grupo Argos adquirió una participación de 54,75% de Odinsa, una decisión que le ha permitido a la compañía crecer en el mercado local. Una de las últimas movidas fue la ampliación de participación en la concesión Pacífico 2, en donde pasó de tener 25% a 69,65%. Este proyecto va bien y se espera suscribir en las próximas semanas el acuerdo definitivo con la banca, que permita lograr el cierre financiero. “Ha sido una negociación grande, que implica la firma de unos 90 contratos. Nuestra idea en ese cierre fue lograr un acuerdo muy sintonizado con regulaciones internacionales”, dijo Ossa. Esta jugada le permitirá a la compañía dejar una puerta abierta a un posible inversionista foráneo. Tampoco hay que olvidar que hace un par de años la compañía se hizo al 50% de la concesión del aeropuerto de Quito y que hace 10 años tiene una participación –cercana a 30%– en el aeropuerto El Dorado de Bogotá.

Entre los objetivos de Odinsa en el plano local están las autopistas urbanas que varios alcaldes impulsan.

El camino parece iluminarse para esta empresa germinada hace años por otros antioqueños emprendedores. Es poco probable que con la experticia y conocimiento de Argos no se cumplan las metas de volver a Odinsa un jugador de talla internacional. Ese sería el otro legado de las 4G.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?