| 11/21/2008 12:00:00 AM

Obamanía

Los gustos de la familia Obama mueven el mundo de los negocios en Estados Unidos

Voy a cumplir la promesa que hice en mi campaña de comprarle un cachorrito a mis dos pequeñas hijas". Esta frase hizo parte del discurso de Barack Obama en la noche de su elección como presidente de Estados Unidos y ha motivado diversas reacciones a lo largo y ancho de ese país, no por la poca relevancia del tema en el primer discurso del presidente electo del país más poderoso del mundo, en momentos en que enfrenta la crisis más aguda de los últimos 80 años, sino por la curiosidad de saber qué raza escogerá Obama para la mascota de sus hijas.

No es sólo cuestión de tener el perro para las hijas del presidente; la presión que están ejerciendo los representantes de razas caninas en ese país, por medio de encuestas y promocionando las más inteligentes, amigables o preferidas por los niños, muestra la importancia de esta decisión en la Casa Blanca para su negocio. De otro lado, la posibilidad que dejó abierta meses atrás Michelle Obama, esposa del presidente electo, de que el escogido fuera un perro callejero fue aplaudida por la Sociedad para la Prevención de la Crueldad en Animales de Estados Unidos y por la American Humane Association, según el diario USA Today.

Otro de los focos de atención por estos días es la dura prueba que le ha puesto Obama a GlaxoSmithKline por haber elegido la famosa goma de mascar Nicorette como ayuda en su deseo de dejar de fumar. Considerando que en Estados Unidos hay más de 60 millones de fumadores, que al cigarrillo se le adjudica la muerte de al menos 440.000 personas por año, que el hábito de fumar le cuesta a ese país cerca de US$200.000 millones anualmente, y que cada fumador estadounidense gasta en promedio US$4.260 al año, según información de la Asociación para el Pulmón de Estados Unidos, la efectividad del chicle en Obama podría convertirse en una oportunidad de oro para la farmacéutica inglesa, o traducirse en el fracaso de uno de sus productos estrella. La otra cara de la moneda son los millones de fumadores que no están pensando en abandonar el cigarrillo por la curiosidad que ha despertado saber qué marca fumaba el futuro presidente.

Un aspecto que ha despertado gran interés en espera de la llegada a la Casa Blanca de la familia Obama son los deportes. El presidente electo es ex-jugador y gran aficionado del basketball y sus dos hijas practican fútbol y hacen parte de la American Youth Soccer Organization, una muestra de que el interés de Malia y Sasha por un deporte no estadounidense no es pasajero. En cuanto al deporte predilecto de Obama, el basketball, en entrevista con USA today, Adam Silver, comisionado adjunto de la Asociación Nacional de Basketball, dijo que esperaba que el campo de béisbol de la Casa Blanca fuera reemplazado por cestas, y añadió que "tal vez pasen una ley que haga del basketball el pasatiempo nacional oficial".



Publicidad gratuita

Por el lado de las marcas preferidas por Barack Obama, sus afortunados propietarios han sabido aprovechar la oportunidad única de ver crecer sus negocios como nunca lo imaginaron por cuenta de comentarios aislados del presidente electo, principalmente en sus apariciones públicas en tiempos de campaña electoral. Tal es el caso de los trajes Hart Schaffener y de su línea "El Trompetista de Oro", la preferida del futuro presidente, una marca estadounidense que produce vestidos con un precio que va de US$1.000 a US$1.300, cuando son hechos sobre medidas, como los de Obama, cuyas ventas se han disparado tras la victoria en las votaciones.

Otro caso llamativo se dio por cuenta de un comentario de su esposa en el famoso programa Tonight Show, del presentador Jay Leno, en el que afirmaba que llevaba puesto un vestido de US$330 que compró en la tienda en línea de J. Crew. El día siguiente se agotaron los vestidos de la referencia en las tiendas de J. Crew de todo Estados Unidos.

Pero son los productores de pasabocas los más entusiasmados y pendientes de cada palabra que dice Obama. Tal es el caso de Planters, que espera que las ventas de su barra Planters Trail Mix aumenten tras la declaración del presidente electo de preferir pasabocas saludables como ese. Por el lado de los chocolates, la predilección de la familia Obama por Fran's Chocolates tiene a la marca artesanal de Seattle trabajando largas jornadas para cubrir la creciente demanda nacional. Algo similar le está pasando a Honest Tea, una marca artesanal de té orgánico, luego de que Obama se hubiera declarado fanático del Black Forest Berry Honest Tea.

Por último, los directivos de Ford se han declarado muy complacidos de que la familia del futuro presidente de Estados Unidos se muestre recurrentemente en público a bordo de su camioneta Ford Escape de motor híbrido, de US$34.000.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?