| 6/13/2014 3:00:00 PM

El nuevo socio

Uno de los más grandes grupos industriales de México ya tiene 12% de las acciones de Pacific Rubiales. ¿Movida estratégica o simple jugada financiera?

Sin mucho ruido, el Grupo Alfa, uno de los conglomerados industriales más grandes de México, ha venido adquiriendo una creciente participación de acciones de la firma Pacific Rubiales. En el último mes ha hecho dos pequeñas movidas. Primero, el pasado 20 de mayo, compró un paquete de 97.700 acciones en la Bolsa de Valores de Toronto a 18,43 dólares canadienses; y el pasado 5 de junio adquirió otras 729.700 acciones a 21,85 dólares canadienses.

La sorpresa para todos es que con estas dos operaciones el grupo mexicano llega ya a una participación de 12,26% en el capital de la compañía. La probabilidad de que siga creciendo la apuesta es alta. Actualmente, Pacific tiene 313,7 millones de acciones en circulación y por lo menos 30% de ellas están en manos de fondos internacionales estadounidenses, mientras el resto sigue en poder de pequeños accionistas. Los socios fundadores de la firma tienen cerca de 7%.

Las operaciones han sido explicadas por las fuentes oficiales como una movida normal del mercado de valores. En respuesta a un requerimiento de información, el vocero del grupo Alfa en México, Enrique Flores, director de comunicación corporativa del grupo, aseguró a través de un correo electrónico que “nuestra inversión en la compañía Pacific Rubiales tiene un carácter predominantemente financiero. Actualmente no tenemos objetivos para Colombia per se, ni otras ideas de negocios en su país”.

La apuesta ya empieza a tener dimensiones millonarias. Al precio de la última transacción 21,85 dólares canadienses, la participación de Alfa ya puede cotizarse en casi US$770 millones.

¿Cuál es la explicación de esta movida? A primera vista, como lo aseguran las fuentes oficiales, se trata de una simple operación de tesorería, con el objetivo de buscar rentabilidades a los excesos de liquidez del conglomerado. Un incremento en el valor de la acción de Pacific en los próximos meses podría resultar un millonario éxito. Cada punto de rentabilidad aumenta el valor de este activo para Alfa en casi US$7 millones.

Sin embargo, el comportamiento reciente de la acción de Pacific ha sido errático y muestra que entre los inversionistas aún hay desconfianza sobre este papel. Según las estadísticas de la Bolsa de Valores de Colombia, desde que tocó su máximo histórico de $67.000 en marzo de 2011, la acción ha tenido vaivenes, pero llegó a tocar un mínimo de $27.380, en febrero pasado; esto representa una pérdida de valor de la acción de casi 60%. En la Bolsa de Toronto, el comportamiento ha sido similar. Pasó desde los 34,81 dólares canadienses en abril de 2010, su máximo histórico en esa plaza, hasta los 14,90 en marzo pasado; una caída de 57%.

En el último mes la acción ha venido recuperando terreno y se ha valorizado casi 26%; actualmente ya supera los $38.000. Sin embargo, esto ha sido en medio de compras controladas de acciones por parte de la propia Pacific. Esta estrategia se ha adelantado durante el último año y continuará hasta mayo del próximo. En un comunicado enviado a las autoridades bursátiles de Colombia y Canadá, el pasado 5 de junio, la compañía explicó que viene comprando acciones y lo seguirá haciendo, “porque considera (i) que las Acciones Ordinarias eventualmente pueden estar subvaloradas con relación a sus prospectos de negocio actuales y futuros; y (ii) que podría haber disponibilidad de Acciones Ordinarias durante el término de la Oferta a precios que harían que la adquisición de dichas Acciones Ordinarias constituyera un uso apropiado de fondos disponibles en protección de los intereses de la Compañía y sus accionistas”.

Así que la movida con la acción de Pacific está agitada. Por eso, desde el punto de vista bursátil, tiene toda la lógica que un fondo de inversión espere retornos interesantes en el mediano plazo con esta acción. Valores Bancolombia, en su informe sobre los resultados de Pacific Rubiales a marzo de este año, se mostró optimista sobre el balance de la compañía y señaló que el precio objetivo de la acción, calculado con fundamento en sus resultados, es de $50.000. Así que las posibilidades de valoración son enormes.

¿Pura especulación?

Sin embargo, la movida de Alfa no debe ser vista únicamente como una posibilidad de especular en el mercado de valores con una acción que podría dispararse en cualquier momento.

Alfa no es un simple fondo de inversión. Se trata de uno de los grupos industriales más grandes de México. El año pasado los ingresos del conglomerado llegaron a US$15.870 millones, la mayor parte de ellos asociados a la producción petroquímica.

Según Andy Webb-Vidal, director ejecutivo de Latin-IQ, una consultoría de inteligencia de negocios especializada en América Latina, “para Pacific Rubiales es un salto importante en la formación de una alianza estratrégica con vistas a participar en el sector energético mexicano. En los últimos años, Pacific se ha expandido fuera de Colombia, pero en realidad hasta ahora no ha anotado goles interesantes en lugares como Perú y Brasil. Ahora, está apostando en grande con la venidera apertura del sector de hidrocarburos en México, que es muy prometedor”.

Desde esta perspectiva se puede decir que Alfa no solo busca rendimientos financieros. Ese grupo según Webb-Vidal, está en la zona norte de México, una posición estratégica, cercana a Estados Unidos y tiene el interés de incursionar en el mercado petrolero, donde apenas hoy tiene ingresos anuales por algo menos de US$200 millones

“La empresa (Grupo Alfa) está basada en la ciudad norteña de Monterrey, que podría convertirse en el Houston mexicano, por su cercanía geográfica con las regiones donde probablemente licitarán los primeros campos petroleros”, explicó el analista.

Así que esta es más que una compra coyuntural en busca de mejores rendimientos. Actualmente, Alfa cuenta entre su portafolio de empresas con Alpek, una petroquímica que es presentada como “la más grande de México y el más importante productor de poliéster en Norteamérica”. Los ingresos de esta compañía fueron US$7.028 millones en 2013.

Además, el conglomerado tiene la firma Nemak que elabora componentes de aluminio vehículos. Finalmente, dentro del conglomerado figuran Sigma, una compañía que produce carnes frías, quesos, yogurt y alimentos preparados, y que vendió el año pasado US$3.820 millones; Alestra ofrece tecnología y comunicaciones para empresas y vende al año US$395 millones. Y Newpek, que es la compañía petrolera y gasífera del conglomerado y hace exploración y explotación de hidrocarburos en México y Estados Unidos. Esta firma le aporta US$133 millones al año en ventas al grupo. Alfa es todo un conglomerado pues opera en 18 países y emplea 61.000 personas.

Visto en este contexto, la apuesta de Alfa por Pacific podría interpretarse como una movida para generar sinergias ante una eventual apertura petrolera en México.

La idea no es descabellada. El diario mexicano El Financiero en una de sus recientes ediciones citó a Ronald Pantin, el CEO de Pacific, señalando que México es “la mejor oportunidad a corto plazo” para su empresa. Citando a varios expertos en el tema, el medio mexicano resalta que la movida no tiene solo visos financieros sino que podría convertirse en una de las jugadas del año en el negocio petrolero.

La aparición de Alfa es una novedad para el negocio petrolero de Colombia y ratifica que México se está abriendo como el mercado del futuro en materia de hidrocarburos. Las movidas podrían ser sorprendentes. Por ahora, Alfa es un nuevo protagonista en el mundo empresarial de Colombia. En este frente todavía queda mucho por decir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?