| 8/17/2007 12:00:00 AM

Nissan le apuesta a América Latina

La multinacional automotriz espera seguir creciendo a doble dígito en la región. La meta para este año es aumentar sus ventas 10% en unidades, sin incluir México.

Gilles Normand es francés, trabaja en Japón como vice presidente corporativo de Nissan Motor Co., y tiene a su cargo la región de América Latina. Esta mezcla de culturas, que podría ser un detalle común para un ejecutivo global, es una directriz explícita de la multinacional. En Inglaterra, por ejemplo, el presidente es de Estados Unidos y en los países nórdicos, de Suráfrica. Con esto se promueve la diversidad como una estrategia para alentar la multiplicidad de criterios en la organización. Todo con el objetivo de aumentar su participación en el mercado de forma rentable. Esta suma de diferencias les ha permitido abordar los problemas de mercado con mayor riqueza de criterio, y les ha dado resultados. En 1999, el margen operativo estaba en 1,4%, y hoy se mueve alrededor de 7,4%.

Nissan vende en América Latina, sin contar México, 100.000 unidades. El año pasado, sus ventas aumentaron 12%, y para este año, esperan crecer al 10%. En los mercados más maduros, como Europa y Japón, el sector decrece. De ahí la importancia que ha venido tomando América Latina. En Brasil, por ejemplo, la compañía invertirá US$150 millones para crecer a 50.000 unidades en 2009, mientras que el acuerdo arancelario entre Colombia y México, donde Nissan tiene dos fábricas, permitirá dinamizar el mercado en nuestro país. "Colombia tradicionalmente estaba por debajo de las 5.000 unidades, pero el año pasado se vendieron 7.000. Vemos una gran posibilidad en este país, y es probable que se vuelva el tercer mercado de la región", señala Normand. Hoy, Colombia está en el cuarto lugar, por debajo de Chile, Venezuela y Puerto Rico. "Mientras toda la región crece al 10%, Colombia crecerá más que esto", afirma el ejecutivo.

Los planes de Nissan son ambiciosos. A nivel mundial su objetivo para los próximos tres años es pasar de las 3.5 millones de unidades actuales, a vender 4.2 millones. Y esto lo quieren hacer con el mejor rendimiento económico de la industria, y por lo menos con un 20% de retorno sobre la inversión. La meta es tener un margen operativo que oscile entre 7 y 10%.

Aunque los objetivos son ambiciosos, la compañía tiene plena confianza en que podrá alcanzar estas metas. Para esto se apoya en su historia. Nissan logró revertir la crisis en la que estaba a finales de la década de los 90, gracias a un revolcón total en la estructura de la compañía, que implicó la venta a Renault de un porcentaje de la empresa, de tal manera que la multinacional francesa tiene hoy el 44,5% de acciones de Nissan, y ésta tiene el 15% de Renault. El cambio también se reforzó con su política Shift. "Shift es reconsiderar la forma de hacer las cosas", explica Normand. "Es enriquecer el producto y buscar distintos ángulos para responder a la problemática de la empresa", enfatiza. Dentro de esa política, además de los grupos multiculturales, se han creado reglas para aumentar, por ejemplo, el número de mujeres y de extranjeros en las distintas compañías.

La mezcla de culturas también ha dado resultados en América Latina, al fusionar un tema que apasiona a la región como el fútbol, con la compañía. De ahí que la multinacional concentre una gran actividad en la Copa Nissan Sudamericana de Fútbol, y que haya firmado a principios de julio su patrocinio, junto con Fox Sports, hasta 2010. Se espera lograr en América Latina una porción importante del crecimiento de la multinacional. ¿Logrará transmitir la pasión del fútbol a las ventas de automotores?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?