| 12/10/2004 12:00:00 AM

Negocios 2005

Colombia volvió a estar en la mira de los inversionistas internacionales, lo cual debería provocar más movidas empresariales el próximo año. El TLC acelerará las decisiones.

El año 2005 podría ser muy activo en materia de negocios, para el sector privado y para el público. La firma del Tratado de Libre Comercio, TLC, con Estados Unidos acelera la consolidación necesaria en algunos sectores para enfrentar la competencia internacional de grandes jugadores y aprovechar los mercados ampliados que traería el acuerdo, pero también es un incentivo para que el gobierno invierta en los proyectos de infraestructura rezagados.

En el sector financiero, por ejemplo, se concretarán jugadas como la integración de las entidades financieras del Grupo Empresarial Antioqueño, que darían paso al banco más grande del país y el 17 de la región; mientras que la fusión entre Colmena y el Banco Caja Social deja claro que el sector financiero es uno de los que se concentrará en menos jugadores pero más poderosos.

Esto también ocurre en las telecomunicaciones, sector en el cual la llegada de dos grandes jugadores internacionales, como Telefónica y Telmex, con más de US$6.000 millones de caja libre, ha evidenciado la necesidad de realizar la integración de Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, Telecom y el negocio de telecomunicaciones de Empresas Públicas de Medellín para ser más competitivos y eficientes. Este proceso no será fácil y ya hay quienes piensan que deberán abrir las puertas para la vinculación de accionistas privados.

Esto muestra que muchos procesos de consolidación podrían estar a cargo de jugadores internacionales, por lo que se espera que continúe la dinámica privada de llegada de empresas multinacionales. En 2004, los inversionistas internacionales volvieron sus ojos hacia Colombia y se concretaron transacciones que se habían esperado por mucho tiempo, como la venta de Coltabaco a Philip Morris o la de Avianca al grupo Sinergy, del boliviano Germán Efromovich.

En 2005, los rumores sobre la posible venta de empresas colombianas de todos los tamaños y sectores no cesan. Como dice un banquero de inversión, ahora ya se acercan inversionistas a preguntar, cuando hace tres años estos brillaban por su ausencia. Por ejemplo, habría interés de Techint, de Argentina; Sidor, de Venezuela, y de Gerdau, de Brasil, en quedarse con el grupo siderúrgico Diaco-Sidelpa. No obstante, la venta podría postergarse pues el Grupo Mayagüez está valorando la posibilidad de no vender ahora mismo para aprovechar los altos precios internacionales del acero.

Pero no se trata solo de transacciones con grandes empresas. Según banqueros de inversión, los movimientos de empresas de tamaño mediano son cada vez más frecuentes. Sobre todo en sectores como alimentos, que es el que más preguntas genera por parte de los inversionistas, de acuerdo con ellos mismos. Se anticipan movimientos en las industrias láctea y arrocera, que pueden ser objeto de adquisiciones y procesos de consolidación.

La focalización de los grupos económicos, tal como viene sucediendo en los últimos años, dinamizará los negocios del próximo año. Por ejemplo, el Grupo Empresarial Antioqueño, que ha sido claro en advertir que se quiere concentrar en los negocios de alimentos, financiero y de cemento, podría vender su participación en la industria textil, donde compite con Fabricato-Tejicóndor, Confecciones Colombia y Enka.

Otro negocio más dependiente de la demanda interna que seguirá siendo un fuerte dinamizador será el comercio mayorista. Las cuatro principales cadenas de supermercados invertirán $675.000 millones, lo cual intensificará la competencia.

El interés y los posibles movimientos no se circunscriben a una industria y/o sector. Habrá que aprovechar que Colombia está otra vez en la mira de los inversionistas internacionales para acelerar los movimientos empresariales. Este buen momento podría acabarse con la llegada del año electoral, cuando tradicionalmente se postergan las decisiones de inversión.



Lo público

Si en 2004 se cerraron transacciones en el sector privado que estaban en el tintero hace varios años, en 2005 podrían arrancar los negocios públicos más grandes que llevan muchos años y gobiernos en discusión.

Ante la firma del TLC, la construcción de infraestructura y los grandes proyectos deberán acelerarse. Recientemente, el gobierno presentó a inversionistas privados un paquete de proyectos para construcción de infraestructura por más de US$6.500 millones, en diferentes sectores de la economía. Entre los proyectos presentados a los inversionistas están iniciativas en construcción de carreteras, concesiones de aeropuertos, telecomunicaciones, cárceles, puertos, energía y gas, acueducto y alcantarillado, entre otros.

En infraestructura vial, están la rehabilitación y mantenimiento de más de 2.000 kilómetros de vías por $850.000 millones. Además, la construcción del corredor Bogotá-Buenaventura. El tramo Bogotá-Girardot fue adjudicado en concesión y en el primer trimestre de 2005 se entregarán otros tramos, como Buenaventura-Buga y La Paila-Espinal.

Además, comenzará la construcción del túnel de rescate de La Línea, que busca disminuir el riesgo geológico del túnel principal.

Por otra parte, está la construcción de los sistemas masivos de transporte por US$1.300 millones en Cali, Bucaramanga, Barranquilla, Pereira, Cartagena, la segunda fase de Bogotá y el tramo a Soacha.

En aeropuertos está previsto en el tercer trimestre del año dar en concesión la terminal de Eldorado, de Bogotá, que según el Plan Maestro requerirá inversiones por US$874 millones durante los próximos 25 años. Además, hay otros aeropuertos como San Andrés y Providencia, Rionegro, Montería, Quibdó y Carepa, cuyo proceso de concesión se está estructurando.

En el caso de las concesiones portuarias, el DNP señaló que está analizando la prórroga de los períodos de concesión de los puertos. En puertos se requieren inversiones por $215.622 millones entre 2003 y 2020.

El año 2005, a diferencia de 2004, debería ser muy activo en el frente público. El gobierno planea conseguir $3 billones con la privatización de la Empresa Colombiana de Transporte de Gas, Ecogas y la venta de activos en sectores como el financiero y el energético.

Esto se uniría a la entrada en operación en el segundo semestre de la planta de gas de Cusiana, con una inversión de US$150 millones, que abastecerá el mercado del centro del país dejando los yacimientos del norte posibilitados para involucrarse en el proyecto de interconexión con Venezuela y Panamá.

Otro proyecto que lleva cerca de 9 años en discusión es la ampliación y modernización de la refinería de Cartagena. Su construcción arrancaría en el segundo semestre del año. Su elevada inversión -US$806 millones- tiene trabajando al gobierno en un mecanismo para vincular capital privado al proyecto.

La inminencia del TLC debería presionar al gobierno y al sector privado para que adelanten los proyectos que han tenido congelados por problemas presupuestales o de gestión en el primer caso, o por las condiciones de competencia en el segundo. Por eso, se espera que en 2005 los negocios largamente anunciados, por fin se concreten.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?